Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crsmb escriba una noticia?

El guepardo de las Antillas

21/08/2009 09:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace apenas un año que dio su primer zarpazo de animal mediático en la mejor estepa posible: Los juegos olímpicos

Su cuerpo esbelto y delgado parece curtido en miles de sprints a vida o muerte y podría inducir a confusión de encontrarnos ante un ejemplar adulto; pero en realidad es un cachorro. Sus gestos lo delatan. Le encanta fanfarronear ante los ávidos observadores; pero más le fascina jugar con sus presas, divertirse con ellas, aunque ni siquiera se digne a dirigirles una de sus felinas miradas hasta el instante final, cuando sabe que ya no tienen ninguna opción.

Se sabe apreciado por los focos, las cámaras lo persiguen como si estuviese en peligro de extinción, pero en realidad está en su explosión inicial. Hace apenas un año que dio su primer zarpazo de animal mediático en la mejor estepa posible: Los juegos olímpicos y desde allí, cada agazapada, cada ataque, cada salto, cada nueva victoria es seguida al detalle.

Pese a que la mayoría esperábamos una nueva hazaña, pocos pensábamos que estaría rozando los límites de lo creíble. Acariciando lo lejano y bello de la fantasía. De los dibujos animados. (No en vano, su homónimo, es un can con súper poderes en el mundo de Disney).

Pese a que la mayoría esperábamos una nueva hazaña, pocos pensábamos que estaría rozando los límites de lo creíble

Hace unos años alguien, probablemente poseído por el fervor creyente ante lo increíble, dijo en honor de otro grande: “Dios se ha disfrazado de jugador de baloncesto”. Quizá a dios, si existe, definitivamente le gusten los deportes y haya abandonado por un tiempo el mítico 23, para enfundarse la camiseta amarilla con vivos verdes que todos conocemos.

Todos lo admiran, incluso sus rivales, porque ellos han estado allí. Han sido testigos en primera persona de un instante en que la historia deja su impronta, aunque sea un fulgor de tan sólo 9, 58 segundos. Uno de estos rivales debe estar abrumado; una nueva cruz se le viene encima: ser el eterno segundón y esto un lastre muy pesado, pero no tanto como haber tenido un padre tan fanático de Evander Hollyfield, para haber puesto a su hijo el nombre con el que castigaría eternamente al verdugo de su ídolo.


Sobre esta noticia

Autor:
Crsmb (9 noticias)
Visitas:
4214
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.