Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jaferlui escriba una noticia?

El granjero atareado

15/08/2009 10:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La actividad sin rumbo no conduce a nada

Un granjero muy trabajador se levantó de madrugada como siempre, tenía tanto que hacer que debía empezar su jornada cada día más temprano.

Tenía en mente comenzar a mover la tierra y arar para la próxima siembra así que se dirigió al galpón donde, entre otras cosas guardaba el tractor, caminó con decisión, ya llevaba en mente todo lo que tenía que hacer: Revisar el nivel del agua, el aceite, revisar las llantas controlando la presión de aire, verificar los accesorios para remover la tierra y hacer los surcos, en fin, todos los detalles necesarios para emprender su tarea.

Mientras caminaba hacia el galpón pasó junto al chiquero donde los cerdos, al sentir su presencia comenzaron a gruñir, recordó el hombre que debía alimentarlos así que se dirigió hacia el lugar donde se guardaba el alimento de los cerdos.

¡Cuac, cuac!, los patos reclamaron lu suyo, nuestro hombre se caminó hacia el estanque pues recordó que tenia que cambiar el agua de estos graciosos animalitos y en el camino cruzò por delante del gallinero, desvió su camino para proporcionar alimento a las gallinas, mientras iba en camino portando un pesado saco de grano recordó que le faltaba regal las hortalizas que había sembrado recién, dejó pues de inmediato el saco en el suelo y fue a por la manguera que utilizaría para regar sus plantas.

¿Amigo lector, le resulta familiar la situación?

Con ese proposito se encaminó hacia donde tenía las herramientas y eso le recordó que reparar el molino, tomó las herrammientas necesarias y se dirigió hacia la máquina malograda con el propósito de cambiar las piezas descompuestas.

Antes de llegar al molino recordó que la vieja camioneta en la que transportaba sus suministros al mercado necesitaba unos ajustes en el motor, dando la vuelta vaminó hacia la camioneta.

Por el camino pasó cerca de una alambrada y vio una vez más que el alambre de púas estaba deteriorado y necesitaba cambiarlo, ya iba avanzada la mañana así que fue a la ferretería del pueblo para comprar el alambre de púas. Acercàndose a la ferretería decidió hacer un pequeño desvío para comprar en la bodega algunas ocsas que su esposa le había pedido hacía ya unos días. Iba llegando a la bodega cuando recordó que necesitaba un recorte de cabello así que enmendó su rumbo y fue hacia la peluquería.

Un poco antes de llegar pensó - Pero tango tanto que hacer que no tengo tiempo para el cabello, lo haré despuès - y retornó a su granja.

Así pasó el día hasta que llegó la noche y nuestro hombre se acostó a dormir pensano mil veces y sin entender el por qué después de trabajar tanto no avanzaba en su trabajo y aún le quedaba mucho por hacer, en fin, mañana empezaría de nuevo.

Un granjero muy trabajador se levantó de madrugada como siempre, tenía tanto que hacer que debía empezar su jornada cada día más temprano

¿Amigo lector, le resulta familiar la situación?


Sobre esta noticia

Autor:
Jaferlui (116 noticias)
Visitas:
4474
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.