Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Requiem por nuestro amigo el Gorrion

22/03/2019 12:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La disminución ocurre en toda Europa: desde 1980 hasta 2013 la población ha caído un 63%. Y en España esta especie (el gorrión común) atraviesa su peor etapa, durante la última década, sufrió un descenso del 21%, lo que supone la desaparición de 20 millones de gorriones,

Los gorriones están desapareciendo. Quizá no se llegue a su extinción total, como los dinosaurios, pero al ritmo que sus poblaciones están disminuyendo en los campos y las ciudades su presencia pasará a ser anecdótica. Según la ONG ecologista SEO (Sociedad Española de Ornitología) / Bird Life entre 2015 y 2016, la población de esta pequeña ave se ha reducido un 21%, y se teme  que para este año siga la misma tendencia descendente. En los últimos 20 años, al menos 25 millones de gorriones han desaparecido de España. 

El país no es una excepción: la disminución está sucediendo en toda Europa: desde 1980 hasta 2013 la población ha caído un 63%. Y en España esta popular especie (el gorrión común) está atravesando también ahora su peor etapa, porque,  sólo durante la última década, su población ha sufrido un descenso del 21%, y esto supone la desaparición de 20 millones de gorriones, según el balance realizado por la SEO, la Sociedad Española de Ornitología

 En ciudades como Londres, es más fácil toparse con un zorro o una ardilla en un parque o en jardín que con un gorrión. En ciudades como Londres, Bruselas, Amberes o Hamburgo los gorriones han desaparecido ya desde hace años de forma alarmante.

“Este declive es increible, pues de no cambiar esta tendencia podríamos encontrarnos muy pronto con unas ciudades sin gorriones; pero también resulta inquietante, el que los factores  causantes de ese declive puedan afectar también al resto de habitantes de las zonas urbanas”, asegura Beatriz Sánchez, coordinadora de la campaña Aves de Barrio de la SEO. 

EN UN LIBRO recientemente traducido al español por la editorial Ariel, titulado “El ingenio de los pájaros”, la escritora Jennifer Ackerman advierte del declive rápido y masivo que en la actualidad está experimentando el gorrión: “En el pasado siglo, en Reino Unido se han perdido una media de 50 gorriones comunes por hora. Nadie sabe a ciencia cierta por qué”. Ya en 1962, investigadores de la British Trust for Ornithology detectaron una disminución del número de gorriones comunes (Passer domesticus) que pocos años después, en la década comprendida entre 1970 y 1980, se acentuaría con la desaparición de cerca de 20 millones de individuos. En los últimos años, este descenso se ha registrado también en otros países. La especie peligra. Se calcula que entre 1980 y 2013,  un 63% de estas aves ha desaparecido en Europa. En nuestro país, según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), se han perdido mñas de 24 millones de ejemplares en los últimos 20 años.

Pulsa en la fotoEjemplar posándose en la mano de un paseante en un parque.

Hay pocos pájaros a los que uno pueda acercarse hasta una distancia de un par de metros, pero el gorrión, de huesos delgadísimos y (según la delicada descripción del poeta Francis Ponge en ‘Notas tomadas para un pájaro’, un texto incluido en el libro La soñadora materia “miembros inferiores insignificantes, todo muy fácil de triturar, sin ninguna resistencia a una presión mecánica, protegido por muy poca carne”, se posará sobre tu mano si le ofreces alimento y eres manso. Ese pájaro, que en el parque enrosca sus uñas en tus dedos, se cuajó dentro de un huevo y pertenece a un orden de las especies que entronca con los antiguos dinosaurios. Tú, igual que el caballo, la ballena y el murciélago, fuiste gestado en un útero y, como ellos, procedes de la evolución de una rata ancestral. El esqueleto del pájaro es un entramado de huesos huecos por los que circula el aire que llega a través del aparato respiratorio. El viento atraviesa a los gorriones a la vez que los gorriones perforan el viento, lo que los hace ligeros y muy aéreos. Su cráneo es redondo y pequeño, termina por delante en un pico grueso; tiene dos enormes cavidades para los ojos, que, a diferencia de los nuestros, no se mueven, permanecen fijos como botones abrochados a ambos lados de la cabeza. Su cuello es muy móvil para compensar la parálisis de su mirada y conecta con un esternón en forma de quilla de navío indispensable para el vuelo. Bajo la masa de plumas, en fin, hay un cuerpo que nada tiene que ver con el nuestro.

Prante la realización de este reportaje, Juan Carlos del Moral (coordinador del área de seguimiento de aves de SEO/BirdLife)  contó que el gorrión es un ave poco exigete para escoger habitat y alimentación. “Su existencia depende por completo de nuestra actividad. En los pueblos abandonados por los humanos, los gorriones que allí vivían, en vez de quedarse, optaron por seguir el viaje de la gente hacia otra parte”. Contrariamente a otras aves urbanas que en las plazas nos miran desde el desafecto, el gorrión tiene algo de hombrecillo emplumado que anhela-y envidia- nuestra suerte y forma de vida. Como si en su cerebro de dinosaurio hubiera brotado un corpúsculo de psique humana, fraguado en el transcurso de una convivencia milenaria. Se ha vuelto tan experto en adaptarse a cualquier entorno humano –escribe Ackerman– que podemos considerarlo nuestra sombra aviar. O bien al contrario, tal vez seamos nosotros la sombra de los gorriones después de todo. Esa convivencia es un patrimonio natural casi extinguido en ciudades como Londres, Dublín, Berlín, Hamburgo, Praga, Moscú, San Petersburgo…

¿Por qué desaparece elgorrión? Las causas constituyen un debate abierto, aunque ciertas evidencias apuntan al cambio climático. Seguramente se trata de una acción conjunta de factores muy nocivos, un cóctel mortífero compuesto de plaguicidas, electromagnetismo, emisiones de CO2 y una tendencia por parte de nuestra especie a generar entornos cada vez menos saludables.Y el clima. Influyen también la competencia con nuevas especies invasoras y los edificios cubiertos por fachadas de cristal que impiden a las aves cobijarse y armar sus nidos. Lo que sea que esté afectando tan negativamente al gorrión, sin duda repercute en nuestra calidad de vida. Ambas especies coexistimos desde hace 10.000 años y hasta ahora nuestros destinos nunca se habían desvinculado. 

Otros pájaros en peligro

 Desde las últimas décadas del siglo XX, esta especie ha visto disminuir sus ejemplares año tras año, sobre todo, en las grandes capitales de Europa. Y éste es el caso de Berlín, París y Praga, en las que las poblaciones han disminuido de forma drástica.

Una quinta parte de las especies de aves que existen en el mundo viven en ciudades y muchas de ellas están amenazadas, como el gorrión, por cusas análogas.

Para intentar frenar este declive de las aves urbanas, este miércoles se celebra el Día Mundial del Gorrión.

 

El gorrión común y el alpino son las especies más comprometidas

En España hay cinco especies de esta ave: el gorrión común (Paser domesticus) y el molinero (Passer montanus) son los más populares, el chillón (Petronia petronia) –más abundante en ambientes forestales-, el moruno (Passer hispaniolensis), que se encuentra sobre todo en Andalucía y Extremadura y el alpino (Montifringilla nivalis), que vive en las altas cumbres por encima de los 1.000 metros. 

Si este ave está desapareciendo significa que la calidad de nuestras ciudades no es buena tampoco para nosotros

De todas ellas, las más comprometidas son el común, el molinero y el alpino. Este último sufre terriblemente las consecuencias del cambio climático y el aumento de las temperaturas en su hábitat, pero en el caso de los dos primeros, las causas tienen relación directa con la actividad diaria del hombre. El común es el más golpeado: su población ha tenido un declive global del 15% desde 1998.

 

El gorrión común y el molinero anidan en edificios y árboles viejos. Pero los nuevos tipos de construcción, con mayor uso del cemento y el acero, y menos huecos en sus estructuras, hacen imposible que puedan penetrar en cavidades para armar sus nidos. En cuanto a los árboles, las ramas viejas que se retiran para evitar incidentes o caídas en días de vendabal  también reduce los sitios donde pueden  hacer su tosco nido en que depositar sus huevos.

t

La limpieza urbana también condena al gorrión

Pero no son las únicas causas: la mayor limpieza en las ciudades perjudica su búsqueda cotidiana de comida, que la tiene que realizar entre los desperdicios urbanos. Además, el gorrión se enfrenta a la competencia de otras especies cuya población crece al punto de ser consideradas plagas urbanas, como la paloma común y la cotorra en Argentina y otros opaises sureños. 

El gorrión acompaña al hombre allí donde éste va. Y si se abandona un pueblo, las aves también desaparecen. Es lo que sucede en la España deshabitada. Sin humanos que contribuyan a su alimentación condenan a la especie a la migración o muerte. El uso de pesticidas e insecticidas en los cultivos también golpean su población, precisan en la SEO, ya que estas aves también se alimentan de semillas. 

Así como hasta hace pocas décadas los mineros bajaban con un gorrión enjaulado para detectar posibles fugas de gas, la desaparición de esta especie en los campos y ciudades evidencia el deterioro del ecosistema, y más todavía de un ave que se adapta como pocas a los entornos urbanos.

Cada vez que vemos, por ejemplo, una bandada de palomas urbanas comiendo frente a nuestro banco enel parque, echamos de menos al gorrión que se metía puntualmente entre ellas para robarles una migajas. Entonces pensábamos “hay menos gorriones”. Era una tendencia evidente en las ciudades pero también en el campo, donde la despoblación rural está pasando factura a dos de las cinco especies que habitan en la península, según los datos del programa de seguimiento de aves comunes en primavera de SEO/BirdLife. Se trata del gorrión común, con un declive global de su población por encima del 15% desde 1998; y del gorrión molinero, que presenta una caída del 6%. Hoy, 20 de marzo, Día Mundial del Gorrión, la ONG ambiental llama la atención sobre el impacto que el abandono del campo tiene sobre la biodiversidad.

 

Tanto el gorrión común como el molinero, una especie de menor tamaño y aspecto delicado, guardan una estrecha relación con la actividad humana, hasta el punto de que su casa ha estado siempre en edificios importantes y otras construcciones. Pero también hacían en cualquier hueco su nido. A menudo, cuando el ser humano abandona un espacio, estas aves siguen su camino aunque hay otros factores que están contribuyendo a su declive. Entre ellos, la intensficacion agraria, que también puede derivar en menos gente en campo; y el mayor uso de pesticidas. En la ciudad, se suman cuestiones como la escasez de alimento, la contaminación atmosférica o la ausencia de lugares de nidificación.

No corren tan mala suerte otras dos especies de gorriones –chillón y moruno–, cuyas poblaciones han aumentado desde 1998 gracias a su expansión por diferentes zonas de la península. En ambos casos, su dependencia de la actividad humana es menor.

 

La última de las cinco especies de gorriones que habitan la península ibérica es el gorrión alpino, propio de cumbres montañosas donde existen neveros. De todos, resulta el que más afectado por el progresivo calentamiento del planeta debido al cambio climático.

 

(Los datos sobre el estado del gorrión alpino se recabaron gracias a la información que han generado cientos de voluntarios que participan en los programas de seguimiento de SEO/BirdLife. De forma sistemática y siguiendo una metodología científica, los participantes comunican sus observaciones a los técnicos de la ONG, donde la información es analizada. La organización ambiental también aprovecha los datos que miles de aficionados a la ornitología suben a la app móvil e-bird

TRATAR DE SALVARLOS

La desaparición de los gorriones de nuestro entorno urbano y rural es un hecho desde hace decadas. En ciudades como Londres, ha desaparecido casi en su totalidad, tan sólo queda un 10% de su población. Hay muchas ciudades europeas que están llevando el mismo camino que la capital británica. En España, la población de gorriones no está tan al límite de su desaparición pero si no se toman medidas,   es probable, que pronto,   lleguemos a los niveles de esas otras ciudades europeas. Es el momento de actuar, por lo que mi propuesta pueda ayudar a frenar el descenso de su población en la ciudad de Madrid. En este caso voy a centrarme en los problemas y soluciones para los gorriones del entorno urbano. Los dos principales problemas- hay más, pero me centraré en los más importantes- que tienen estas aves son: - Escasez de insectos. La falta de insectos es debida al uso de productos químicos en jardines o la falta de zonas verdes. Faltan zonas dónde crezcan hierbas variadas, las mal llamadas "malas hierbas". - La contaminación del agua. Tienen poco acceso a lugares con un agua aceptable por lo que se ven en la necesidad de beber agua de charcos, la cual está muy contaminada por los gases de automoviles, colillas de cigarrillos, otros productos químicos. Los insectos es el alimento que necesitan principalmente en época estival pues es cuando llevan a cabo la reproducción. La ingesta de proteinas es fundamental. La contaminación, en este caso del agua, es, cómo es fácil de imaginar, absolutamente dañina para ellos. Les afecta, por ejemplo, en la calididad de las puestas de huevos, menos cantidad y los polluelos son más débiles por lo que muchos no salen adelante. Por ello, proponemos la instalación de comederos y bebederos en parques, árboles en calles y plazas. El diseño de estos dos envases serían de tal manera que las palomas, cotorras y otras aves que compiten con el gorrión por alimento, no podrían acceder a estos recursos. No deberían ser de plástico corriente pues éste podría contaminar el agua y la comida con las altas temperaturas del verano. En verano, los comederos se tendrían que rellenar de gusanos de la harina, pienso para insectivoros... En invierno, tendrían trigo, alpiste, semillas en general. El agua de los bebederos tendría unas gotas de vinagre de manzana para mantenerla limpia e higienizada. El vinagre no es dañino para ellos. Lo más costoso de mi propuesta es el mantenimiento de estos envases, pues habría que rellenarlos por operarios cada cierto tiempo y mantenerlos en buen estado. Tengo la suerte de poder contar con la ayuda Ángel Febrero, persona muy conocedora del mundo de las aves, de sus problemas y soluciones. Tiene el diseño homologado de los comederos y bebederos por lo que no haría falta realizar ningún estudio previo sobre ellos. Incluyo su web http://angelfebrero.blogspot.com.es/ Mi propuesta no creo que necesite una gran inversión, cómo he comentado anteriormente, el mayor coste sería la del mantenimiento de los envases. Esta propuesta también ayudaría a la educación ciudadana sobre estas aves y la fauna urbana. Es importante saber que el gorrión es un animal que nos indica la calidad de nuestro entorno. Si este ave está desapareciendo significa que la calidad de nuestras ciudades no es buena tampoco para nosotros. El gorrión se adaptó a nuestro entorno desde hace cientos de añosSi este ave está desapareciendo significa que la calidad de nuestras ciudades no es buena tampoco para nosotros. El gorrión se adaptó a nuestro entorno desde hace cientos de años y ellos ahora están en peligro, por lo que es nuestra obligación ayudarlos a que sigan embelleciendo nuestras ciudades.

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1599 noticias)
Visitas:
2927
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.