Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pedro Borrero escriba una noticia?

El estrés

08/04/2010 19:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hoy en día el estrés nos agobia y nos pone en riesgo nuestra salud. Debemos seguir ciertos consejos dados por los Psicologos y los Psiquiatras para prevenirlo o manejarlo

Se define al Estrés como “Situación de un individuo, o de alguno de sus órganos o aparatos, que, por exigir de ellos un rendimiento superior al normal, los pone en riesgo próximo de enfermar”. En nuestra vida diaria lo consideramos como el equivalente a una respuesta o reacción del organismo, que puede ser de índole física o emocional a toda situación que produzca demandas o inicie cambios reales o imaginarios que lleven a una situación de adaptación y / o tensión. Esta respuesta puede ser aguda y producir alarma o crónica, que se prolonga en el tiempo y produce un estado de vigilancia permanente, puede ser adecuada o inadecuada, si la respuesta es inadecuada o exagerada se producen alteraciones físicas y emocionales que con el tiempo van a ser origen de enfermedades. El estrés puede ser también considerado como un desajuste entre las expectativas que se tiene sobre una situación y la realidad.

Causas

Cualquier suceso que genere una respuesta emocional, puede causar estrés. Esto incluye tanto situaciones positivas (el nacimiento de un hijo, matrimonio) como negativas (pérdida del empleo, muerte de un familiar). El estrés también surge por irritaciones menores, como esperar demasiado una cola o en tráfico. Situaciones que provocan estrés en una persona pueden ser insignificantes para otra.

Síntomas

El estrés afecta órganos y funciones de todo el organismo. Los síntomas más comunes son:

· Palpitaciones rápidas.

· Diarrea o estreñimiento.

· Depresión o ansiedad.

· Dolores de cabeza.

· Insomnio.

· Indigestión.

· Sarpullidos.

· Disfunción sexual.

· Nerviosismo.

Un estudio epidemiológico publicado en la revista Circulation, en el año 2002, realizado con mujeres japonesas demostró que tener niveles altos de estrés mental duplica el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares y de muerte por enfermedad cardiaca.

Comparadas las mujeres con un bajo nivel de estrés con aquellas que presentaban un estrés mental alto tenían una mortalidad 2 veces mayor. El exceso de mortalidad era particularmente evidente por infarto de miocardio y hemorragia cerebral.

En los hombres, se detectó una asociación similar entre el estrés mental y el infarto de miocardio. Un análisis parecido al anterior, mostró que aquellos que presentaron un nivel de estrés medio o alto tenían un riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares 1, 74 veces mayor que los hombres que presentan un nivel de estrés bajo.

Los efectos que el estrés puede producir, llevando a la aparición de enfermedades cardiovasculares y de infarto al miocardio son:

· Aumento de la frecuencia cardiaca y de la tensión arterial.

Cualquier hecho genera una respuesta emocional, lo cual puede causar estrés. Esto incluye tanto situaciones positivas como (matrimonio) o negativas (muerte de un familiar)

· Desordenes nerviosos u hormonales, que disminuyen las defensas naturales, disminuyendo la capacidad que tiene el corazón y las arterias de adaptarse a los nuevos requerimientos del organismo, frente a situaciones de estrés.

· Hiperagregabilidad plaquetaria, esto significa que las plaquetas se pegan unas de otras con mayor facilidad, produciendo un estado que facilita la obstrucción de venas y arterias, de infarto al miocardio y la trombosis cerebral.

Consejos para prevenir el estrés:

· Dormir lo necesario: Lo normal es ocho horas, pero depende de cada persona. El sueño debe ser reparador, hemos de sentirnos descansados cuando nos levantamos de la cama.

· Hacer ejercicio físico: Debe ser adaptado a la edad y condición de cada persona, lo cual ayuda a liberar tensiones y facilita el aumento de las endorfinas, sustancias que provocan sensaciones placenteras.

· Cuidar la alimentación: No sólo llevar una dieta equilibrada, sino comer con tiempo suficiente.

· Organizar bien el tiempo: La precipitación, las prisas y la acumulación desordenada de tareas causan estrés. Dediquemos a cada cosa su tiempo, sin olvidar reservar un tiempo para nosotros mismos.

· Técnicas de relajación: Tomarse quince o veinte minutos al día para practicar estas técnicas. Si no se conocen, intentemos informarnos. La siesta diaria, aunque breve, es otra opción.

· Separar el trabajo de la vida personal: No llevar trabajo a casa y aprender a olvidarse de él cuando no trabajamos. Una opción; buscarnos otras “obligaciones” cotidianas cada día.

· Aprender a comunicar nuestras cosas: Hablar de nuestros problemas con gente de confianza alivia tensiones internas.

· Romper la monotonía: La rutina es un factor que acompaña a la tensión emocional y genera insatisfacción y aburrimiento. Busquemos cosas diferentes que hacer cada día.

Ante cualquier duda y si usted piensa que no puede manejar la situación, busque ayuda especializada, su Médico puede sugerir a que consulta especializada debe acudir.


Sobre esta noticia

Autor:
Pedro Borrero (76 noticias)
Visitas:
6075
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.