Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

El desierto del PP

18/06/2018 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CARMELO ENCINAS. DIRECTOR DE OPINIÓN DE '20MINUTOS'

image

Fue como dar la patada a un hormiguero. La marcha de Rajoy del Gobierno y la presidencia del PP sumió al partido en el desconcierto. Es verdad que el todavía presidente popular se ha comprometido a tutelar el cambio para garantizar la unidad de la formación, pero cualquier gesto o acción suya, por leve que sea, puede ser interpretado como una injerencia en el proceso o un dedazo camuflado.

En la cultura del PP no hay hábito de cambio sin el dirigismo del presidente saliente, y de ahí la pretensión de que todos los ademanes de recolocación sean ejecutados con el mayor tiento y discreción. Nadie quiere dar un paso en falso que le pueda dejar descolgado del nuevo equipo. Lo que acontezca estos días, en los que habrá movimientos tras el operado por José Ramón García Hernández, será crucial para configurar la pole de cara al congreso extraordinario del 20 y 21 de julio, que no puede permitirse una renovación cosmética. Al PP le tumbaron un Gobierno accionando la palanca de la sentencia Gürtel y, sin recuperar aún el aliento, le cayó la condena a su rama valenciana y las declaraciones explosivas de Ricardo Costa sobre la Fórmula 1. Un rosario con demasiadas cuentas que convierte en indefendible su socorrido mantra de los "casos aislados".

Es obvio que son mayoría los políticos honrados en el PP, pero no lo es menos que la financiación ilegal y las corruptelas que de ella se derivan estaban en el ADN del partido. La situación requiere una regeneración profunda que les permita presentarse ante la sociedad española con la cara limpia. No será fácil, hay que barrer cada rincón de una casa que tiene muchos recovecos y además de ser honrados, esforzarse en parecerlo.

Han de afrontar con dignidad y firmeza su necesaria travesía del desierto y no refugiarse en la supuesta deslegitimidad del Gobierno de Pedro Sánchez. Están en su derecho de cuestionar la idoneidad política de un presidente que quedó segundo en las últimas elecciones y que solo cuenta con 84 escaños propios de los 350 que componen la Cámara. Pero empeñarse en calificarlo de ilegítimo cuando ha sido investido con el voto de 180 diputados resulta tan deliberadamente falaz que se vuelve en su contra. Todos los voceros del PP que repiten tan desatinada consigna saben que la nuestra es una democracia parlamentaria en la que no se vota a un presidente, sino a un listado de representantes que son quienes han de elegirlo por mayoría absoluta del hemiciclo. Así ocurrió también en la vecina Portugal, cuyo primer ministro, Antonio Costa, no resultó vencedor en las elecciones legislativas y nadie, ni en la Unión Europea ni tampoco Rajoy, que le recibió con honores en la Moncloa, discutió nunca su legitimidad.

El camino de la recuperación que ansían no puede ser la rabieta ni la caza de supuestos escándalos o la crítica sobreactuada a un Gobierno que en su primera semana ha dado al menos un recital de reflejos variando de súbito la ignominiosa deriva del Aquarius y despachando en diez horas la crisis de gobierno por el asunto Màxim. Se pueden entender las ganas de responder a la afrenta del "no es no", que Sánchez les dedicó machacón mientras ellos mandaban, pero sería más sensato contenerlas, hacer examen de su propia conciencia y emplear las fuerzas en la travesía interna.

En el desierto las van a necesitar.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (43756 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
1570
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.