Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manuel Penella escriba una noticia?

El Debate Sobre Las Pensiones

14/03/2018 21:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como era de prever Mariano Rajoy no respondió a las demandas ciudadanas, claramente expresadas estos días por miles de pensionistas de toda España. Dio la callada por respuesta, hablado mucho eso sí, con su aplomo característico, en plan trilero además. Hasta se dio el lujo de recordar que los primeros hachazos contra los pensionistas los asestó Rodríguez Zapatero. Dejó bien sentado que las "reformas" son irreversibles, y que hay que continuar por el mismo camino, a juzgar por los excelentes resultados... Lo dicho, con tanto triunfalismo, resultó vomitivo. Quizá sea oportuno recordar los primeros ataques graves a los pensionistas fueron perpetrados, en efecto, por Rodríguez Zapatero. Ocurrió a raíz de una cartita que le envió Jean Claude Trichet (un Diktat de la peor especie). El socialista capituló sin ofrecer ni la menor resistencia... y seguidamente urdió en secreto algo muy sucio en complicidad con el líder popular: la modificación clandestina del artículo 135 de la Constitución. España se comprometió a pagar a sus acreedores en primer lugar, en cualquier circunstancia. ¿Y si los españoles sufren? ¡Que sufran! Seguramente, Zapatero hizo entonces algo que no quería hacer. Y es probable que a Rajoy no le haga ninguna gracia desairar a los pensionistas en estos momentos cruciales. ¿Acaso no figuran entre ellos los votantes que le han apoyado contra viento y marea? Maltratarlos viene a ser lo mismo que cargarse su base de sustentación. Está claro que pesa sobre él la pesada mano de los mismos chantajistas que torcieron el camino de Zapatero, a los cuales el destino de los pensionistas españoles presentes y futuros les importa un carajo. Pero, claro es, de dichos chantajistas no se habló. Porque, ¿quién esta seguro de poder pararles los pies? ¡Haría falta una combinación de fuerzas dispuesta a jugar fuerte tanto aquí como en la arena internacional! Se ha discutido sobre la voluntad del señor Rajoy, sobre sus deseos y capacidades, sobre sus prioridades, pero no sobre ese problema de fondo. Él juega la carta de atenerse al guión de los chantajistas, y como elemento dócil espera ser premiado por ellos. Los otros, sugieren alternativas más o menos interesantes, pero sin contar con dichos chantajistas. Como si no existieran. El caso es que ni Rajoy ni sus oponentes tienen el futuro asegurado. El neoliberalismo tiene una bien ganada fama: destruye partidos y sistemas políticos. Ello forma parte de su esencia. (El previsible hundimiento de Rajoy no inquieta a los chantajistas, por la sencilla razón de que ya tienen a Rivera, otro político de usar y tirar a añadir a la lista fatal.) El drama de los pensionistas españoles presentes y futuros forma parte del proceso de destrucción del Estado de Servicios y no se puede entender al margen de la tenebrosa lógica subyacente. Y su movilización generalizada, apoyada por la mayoría de los españoles, nos sitúa ante una alternativa clara. O se está de su parte, del lado de la justicia y la humanidad, al amparo de la Constitución (con la salvedad del citado artículo 135), o se está de parte de los chantajistas y sus cómplices, ya entregados a la barbarie. Desde el punto de vista moral, los pensionistas se encuentran en un plano de superioridad tan clara que cualquier cosa que se diga para burlarlos convierte a quien lo intente en un bárbaro. De ello cualquiera puede extraer alguna lección positiva para la izquierda, hasta la fecha completamente desorientada. Los pensionistas no piden el cielo, piden lo justo, a saber, lo que se les debe. De ello se deriva su poder. Es cuestión de calentarse y de comer, aquí y ahora además, algo que no puede esperar la traída de una República o cualquier otra aventura a lo Puigdemont. Viéndose en los manifestantes de la tercera edad de estos días, como también en la generalizada movilización de las mujeres, quizá ciertos elementos de Podemos aprendan a razonar.


Sobre esta noticia

Autor:
Manuel Penella (210 noticias)
Fuente:
incursionesintempestivas.blogspot.com
Visitas:
760
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.