Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Neaistoria escriba una noticia?

El arte bizantino I

09/03/2011 12:50
0

El Arte Bizantino es la expresión artística propia del antiguo Imperio Bizantino, que se desarrolló en el sureste de Europa durante la Edad Media. Este arte es básicamente religioso, y se explica su origen en la Historia del Imperio Bizantino y de la Iglesia Cristiana Ortodoxa. Pero también está enraizado con el mundo helenístico y se considera la forma evolucionada del arte paleocristiano (siglos I – III d.C.) en el Este de lo que fuera el Imperio romano.

Hacia el año 330 el Imperio Romano fue invadido por los bárbaros del norte de Europa, así que para defenderlo mejor se dividió en dos: el Imperio Romano de Occidente cuya capital fue Roma y después Rávena, y el Imperio Romano de Oriente cuya capital fue Bizancio, a la que le cambiaron el nombre por el de Constantinopla, en honor al Emperador Constantino el Grande. Por eso su cultura y arte se consideraron como el conservador de la cultura romana, aunque eventualmente tuvo sus formas que lo distinguieron de la cultura y el arte romanos; aunque ellos se llamaban así mismos: "romanos", y a su Imperio "Romania". Pero también este arte es la expresión espiritual del Cristianismo practicado en ese Imperio y que perdura en nuestros días con la Iglesia Ortodoxa, que en su momento era parte de la Iglesia Católica, y que a pesar de tener básicamente las mismas creencias, la forma de sus ritos son distintos, demostrándose esto en el mismo arte sacro.

A lo largo de los poco más de 1000 años de historia del Imperio bizantino se va dando la evolución del arte de Bizancio, en donde se localizan tres Edades Doradas:

• Primera Edad Dorada (siglos VI – VII): se forma el arte bizantino en sus formas básicas.

• Segunda Edad Dorada (850 – 1204): se consolidan los aspectos formales y espirituales del arte bizantino.

• Tercera Edad Dorada (siglo XIV – 1453): florecimiento del arte bizantino, en el este de Europa y Rusia.

Arquitectura bizantina.- La arquitectura bizantina es en cierto modo, contraparte de la griega antigua, donde se daba importancia a la belleza del exterior de la construcción, y en este arte es más importante el interior, por eso son muy suntuosas las iglesias orientales por dentro, más que por fuera.

En el siglo VI, durante la época de Justiniano I, se realizaron las más importantes obras arquitectónicas bizantinas. Hereda elementos romanos y paleocristianos, pero que empieza a mostrar un estilo propio, que lo diferencía de los anteriores. Se destaca la decoración de los capiteles, evolución del capitel corintio, tras una fallida imitación del corintio. Mientras que la arquitectura de las iglesias son de planta basilical o con forma de cruz griega (con todos los lados iguales, a diferencia de la cruz latina, con un lado más largo) y domina el uso de la cúpula semiesférica que evolucionaría en cúpula abulbada.

El gran logro de la arquitectura bizantina es la iglesia de Santa Sofía, o de la Santa Sabiduría, construida por Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto entre 532 y 537, siguiendo las órdenes directas del Emperador Justiniano I. La iglesia fue de hecho, considerada por ese Emperador, como superior al Templo de Salomón. En 1453, con la toma de Constantinopla en poder de los turcos, la iglesia de Santa Sofía, se volvió mezquita o templo musulmán, se taparon con yeso sus mosaicos, se les agregaron ornamentos musulmanes y los alminares o torres para llamar a los fieles.

Además de Santa Sofía, la arquitectura bizantina floreció fuera de Constantinopla y su Imperio:

• Durante la Primer Edad de Oro, en el norte de Italia, destacan las iglesias de San Apolinar y de los Santos Sergio y Baco, en Rávena.

• De la Segunda Época dorada destaca la Catedral de San Marcos en Venecia (Italia), y la expansión de la arquitectura bizantina hacia el noreste europeo. En Kiev (Ucrania) se contruye otra iglesia de Santa Sofía, y la iglesia de San Jorge en Nóvgorod (Rusia).

• En la Tercera Época de Oro, se sigue extendiendo hacia Rusia, Valles del río Danubio y Europa Oriental. En Moscú destaca la Catedral de la Asunción en el Kremlin, así como la del Arcángel Miguel y las otras catedrales de la misma plaza, donde las cúpulas bulbosas en cada lado de la planta de la cruz, sustituyen a la única cúpula semiesférica del centro.

Pero no solo en la arquitectura religiosa destacaron los bizantinos, también lo hicieron en la ingeniería civil. Aunque siguieron usando las técnicas de construcción de griegos y romanos, los bizantinos las perfeccionaron, dado que la geografía balcánica es muy montañosa y que hay alta sismicidad, por lo que las construcciones debían no solo funcionar bien, sino ser resistentes. Aquí destacan los acueductos, como el de Acueducto de Valente; además del Hipódromo de Constantinopla y las Murallas de Constantinopla.

Actualmente, la arquitectura bizantina, sobrevive solo en la arquitectura sacra ortodoxa, en la que no influyen mucho las modas arquitectónicas de la época.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en