Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

El abrazo de los amantes

20
- +
17/09/2020 05:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Somos un vapor y un viento

Fuente Literaria/ N 15

Un día, me desterraron, bebí agua y miro unas boyas en el canal de agua,

Hay mucho silencio, tan salvaje y delicado que corroboran su propio sentir.

Es una desapegada pasión.

 

Así es la sangre en la tinta, disimulo mi fatiga que le esta ganando al corazón, ¿Mujeres?

Solo en las líneas de cada escrito, con certeza no disfruto de esa pasión, estoy encarcelado

Entre mi imaginación y la creación.

 

Gozo al ver esa gata esparciéndose por el solaz de los caprichos humanos, no trueca.

Solo el invierno presta el sol, son los muros de rosa, acribillan mi alma en ritmo perfecto

Que, al término, el viaje es solo para dos.

 

Es fácil ir por los zaguanes, fuga de espacio y tiempo, todo es sumisión onírica,

Su sueño es confundir los planos paralelos, son sueños distintos, emociones sin rostros,

Es la estrofa suprimida.

 

Es un adiós solitario, una muerte en el Castillo, donde huirán todos, nada sin sentido.

A la vera del lecho me persigno y continuo el camino.  Es un pálido rostro, una imagen.

Es la fusión carnal que se desgaja.

 

Es la tormenta, es preludio de la persecución, deja junto a los amantes felices, la luna se oculta

Es la estrofa eliminada, es el verso en una pura implicación poética. Es una ilusión

Es la fiesta íntima y la música, el sueño virginal.

 

Emiro Vera Suárez// 14.09.2020

 

Fuente Literaria/ N° 14

Haz que tu luz sea al puro amor

                                                    A Omaira Micaela Yépez Leones

La pereza de la muerte se acerca ante los rayos de luz en su afán estéril,

Cobija sus rayos en mi rostro, herido por lo años.

Al cerrar los ojos, observo tu vasta sombra, es una tiniebla primaria

Somos una memoria del tiempo.

 

De niño jugamos a ver los aviones desde el pasillo del superbloque

Tu mamá traía entre sus manos un bolsón de pan y nos obsequiaba cuatro,

Dos para ti y dos para mí.

Eras una niña risueña.

Me agradaste.

 

Omaira Micaela, empezaste a decirme Camco, corrías hasta el final

Del pasillo, gritabas ¡Camco! ¡Camco!

Cantamos y nos vamos

En Puerto Cabello, me llamaban por maracucho, ¡maracucho!

 

Omaira, somos una galería oscura, un montón de huesos, temblamos

Ante nuestra alma.

Entonces, nuestras almas se copiaron en la niñez, jugando entre Los Leones.

El cielo, abre hoy sus ojos, rosa de los deseos.

 

Brotan de noche, tus sueños, llevamos vendas para descubrir lo eterno.

Viajas en el vientre de tu madre, Rita, hacia los lienzos que trazan un camino,

Es el nuevo nacimiento.

 

Tu resplandor, cubre tu sombra, pasa el fuego respira dentro del pecho

De tu madre, solo aguas, frente al aeropuerto y las olas del mar, es el farol.

Sino el tiempo, nos recordamos en la jornada de la familia tenemos que estar unidos,

Hubo un silencio largo, respiro dentro del pecho.

Todo esta escrito, los pechos se abren para dejar tu cofre guardado a quienes amas.

Es la cima, es la mano ausente, es tu huella desde niña.

 

Te vi, muy pequeña, creciste hasta mujer. Conciencia nos queda, una corona

Es invierno, goteas tus lágrimas.

Omaira, tu rostro está en el Castillo del Cerro Azul, eres la tercera que está allí,

Ya no vuelven, solo el mañana.

 

Es el eco, es una flor que se deshoja. Verán la conciencia  de cada hoja de nuestra vida

De una luz que es silente en el viajero.

Están en el cristal del aire que no hiere, a mi lado esta Jehová.

El no hiere, el nos ama, faltan dos pasajeros en ese cristal

Iremos al Tercer Cielo, ustedes ya albergan las banderas del tiempo.

 

Las velas, la llevaremos en el mañana, me trasfundo en la niebla y me dejo caer,

El superbloque, corrías y corrías, agarrabas a Rita por las pantorrillas y esperabas el pan,

Para mi y, para ti.

 

Somos niños, correteamos en el camino de Mamo, sobre la arena, más allá el mar abierto del Caribe,

Luces calladas, mis sentimientos hacia ti, ya nos vamos, nos despedimos entre dictadura

Para no conocernos. Somos la lluvia para vivir de recuerdos.

“Somos libres, nos adherimos al polvo como el grano de trigo en la tierra, somos lluvia para al fín olvidar el presente”

Camco

 

 

Emiro Vera Suárez/ 13/09/ 2020


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1579 noticias)
Visitas:
292
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.