Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Graciela Parra Chacon escriba una noticia?

El ejercicio físico intenso eleva el riesgo de sufrir arritmias

30/07/2009 23:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ejercicio es beneficioso para el corazón, pero sólo en su justa medida. La práctica de deportes de resistencia o una fuerte actividad física mantenida durante años eleva el riesgo de sufrir en el futuro la arritmia más frecuente en la población adulta

[cor.jpg]

imagen Http://www.bing.com/images

Tras analizar el tiempo que dedicaban a actividades físicas 107 pacientes que habían acudido al Servicio de Urgencias del Clínico con un episodio de FA de menos de 48 horas de duración y otros 107 individuos sanos, se deduce que la práctica de deportes de resistencia multiplica por siete el riesgo de padecer fibrilación auricular idiopática. "Lo difícil es determinar qué grado de actividad física es el adecuado y a partir de qué edad habría que bajar la intensidad".

Sabes que el ejercicio físico forma parte de los seres humanos desde que nacemos?. Todos necesitamos hacer actividades físicas para desarrollar correctamente nuestro organismo. Fíjate como los bebés mueven sus brazos y sus piernas en la cuna. Incluso antes de incorporarse, ya ejercitan sus músculos y se van entrenando para el momento en que se puedan levantar y ponerse de pie.

Hace años, la gente se movía más que ahora. No todo el mundo tenía coche, ni se podían hacer recados a través del teléfono o el ordenador. Y si querías estar con tus amigos, tenías que ir andando a verlos. No podías hablar con ellos por el teléfono o el "messenger". El caso es que antes no había más remedio que moverse, tanto para divertirse, como para trabajar. Y hoy en día no tenemos tanta necesidad de ejercitar nuestro cuerpo como antes.

Solo tienes que pensar en uno de esos pueblos de calles estrechas y empinadas. Imagínate que hace años, no había coches y que para hacer la compra o para ir a lavar la ropa, a visitar a un familiar o cualquier parte, tenían que subir y bajar esas cuestas más de una vez al día. Además, también había más gente que trabajaba en el campo o en el mar, y eso requería un importante esfuerzo físico todos los días.

Sin embargo, hoy tenemos coches para ir a cualquier lugar que suponga un poco de esfuerzo, y además los trabajos en la ciudad son mucho más sedentarios. Los mayores se pasan horas trabajando sentados delante de un ordenador, sin moverse para nada.

¿Y nosotros? La verdad es que antes se podía jugar en las calles, había más espacios abiertos y no existían tantos peligros. Hoy en día, las ciudades están llenas de coches que se consideran los dueños de nuestras calles, y hay algunos parques e instalaciones deportivas, pero muchas están lejos o no tienen un acceso fácil. Además, tenemos diversiones estupendas sin movernos de casa: la televisión, el ordenador, el móvil, los videojuegos... Con solo apretar unas teclas o unos botones podemos entrar en un mundo de diversión y comunicación impensable para nuestros abuelos. Y eso es algo muy bueno, pero hay que usarlo con moderación para que no se convierta en lo único que hagamos a lo largo del día.

Lo cierto es que hoy en día no tenemos la misma capacidad de resistencia física que ellos y eso perjudica mucho nuestra salud. Debemos esforzarnos en practicar algún tipo de actividad física, por lo menos tres o cinco veces por semana, para no anquilosarnos.

¿Es lo mismo ejercicio físico que deporte?

Entre la gran cantidad de posibilidades que te ofrece el tiempo libre, está la de llevar a cabo alguna actividad física. Practicando algún deporte, o simplemente hacer alguna actividad para ejercitar tu organismo, bien en lugares cerrados, como los gimnasios, o en espacios abiertos, al aire libre y en contacto con la naturaleza.

Palpitaciones, sensación de falta de aire, dolor torácico o mareo son las principales características de esta cardiopatía, tienen una causa desconocida en personas de menos de 65 años

Por supuesto que para hacer deporte no tienes que ser una estrella. Es más, la mayoría de los chicos y chicas de tu edad son normales, como lo puedes ser tú. Pero por eso no vais a dejar de hacer deporte. ¿no te parece? Todos debemos ejercitar nuestro corazón y fortalecer nuestros músculos para estar más sanos... Así que, no te lo pienses y ponte ya a hacer algo de ejercicio... la vida sedentaria tiene muchas complicaciones. Te pones gordo, comes muchas chucherías de forma desordenada, y eso perjudicas tu sistema cardiovascular porque te sube el colesterol en sangre y cuando seas adulto sufrirás las consecuencias, que por cierto, no son nada agradables ... ¡Ah! y no pienses que por ver mucho deporte en la tele o jugar a muchos videojuegos de deporte vas a estar más sano. En el sillón no se consumen calorías ni se entrena el corazón. Es más, seguro que, por lo menos, te apetece tomarte un bocata y un refresco viendo ese partido tan importante... ¿a que sí?

Durante el tiempo de ocio es tan importante desarrollar la mente como el cuerpo. De esa forma nos mantenemos más sanos y hasta más felices. ¿Sabes que al hacer ejercicio físico liberas unas sustancias, llamadas endorfinas, que producen euforia sobre tu estado de ánimo? ¡Por eso te sientes tan bien cuando haces ejercicio!

Fíjate qué cantidad de ventajas tiene lo que te proponemos... y hay más...

Pero, antes de seguir vamos a ver cual es la diferencia entre el concepto de ejercicio físico y de deporte.

El ejercicio físico es simplemente mover nuestro cuerpo para ejercitar los huesos y los músculos, a la vez que fortalecemos el corazón y los vasos sanguíneos. Sin ningún interés competitivo. Solo con la intención de mantenerte en forma. Por ejemplo, las salidas a correr por las tardes. Eso es un ejercicio físico, porque vas a dedicarte un rato todas las tardes a correr, sin otra intención que la de no apoltronarte en un sillón. O el salir a pasear todos los días una horita, aunque sea para que el perro estire un poco las patas y no se anquilose.

Pero el deporte es algo diferente, ya que requiere un orden, una regularidad, un rendimiento. Y aunque forme parte de tu ocio, tiene más exigencias físicas y psicológicas.

Por ejemplo, si tu deporte es la gimnasia rítmica, tienes que entrenar todas las semanas, participar en competiciones, trabajar colaborando con tu equipo, rendir al máximo para intentar ganar... Pero no olvides que se trata de tu tiempo de ocio, y que, por tanto, lo más importante es que te divierta y te entretenga, a la vez que mejoras tu forma física y tu salud. En cuanto se convirtiera en una obligación, dejaría de formar parte de tu ocio saludable.

Problemas derivados de la actividad física Aunque, claro... no todo el ejercicio que hagamos es beneficioso para nosotros. Es importante seleccionar cuál es la actividad más adecuada para nosotros porque hay algunas que pueden perjudicarnos. No es bueno abusar tampoco y puede que si lo hacemos sin que nos orienten, no la hagamos correctamente y nos lesionemos sin querer... y entonces diremos que eso del ejercicio no es tan bueno como dicen y que mejor te quedas sentadito delante del ordenata o la tele... y de eso, ni hablar...

Si no seleccionas la actividad más adecuada para ti...

Recuerda que una actividad de ocio tiene que gustarte, resultarte divertida y hacer que disfrutes con ella. No debe suponer un sacrificio, porque entonces deja de ser ocio saludable... ya sabes.. Por eso, lo primero que tienes que hacer es seleccionar una actividad física que cumpla esos requisitos.

Hay muchísimas posibilidades, así que no remolonees, y decídete. Puedes nadar, salir a pasear (pero no vale ir de compras, ¿eh?), montar en bici, hacer senderismo, correr, practicar algún deporte... seguro que aunque seas alérgico al ejercicio físico, hay algo que te anime a moverte del sillón.

Si no entrenas antes...

Si vas haciendo algo de ejercicio todos los días, irás entrenándote y de esta manera el organismo se va adaptando progresivamente al ejercicio. Por eso no debes empezar por pegarte una paliza el primer día. Hay que hacerlo progresivamente. Y luego, ve aumentando progresivamente la intensidad y duración del ejercicio. De esta manera no sufrirás las complicaciones que conlleva una mala práctica del deporte.

El ejercicio físico es aquel que nos mantiene en forma, pero nunca debemos abusar de èl

fuentes

Http://www.correofarmaceutico.com

http://www.bing.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Graciela Parra Chacon (714 noticias)
Visitas:
18056
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.