Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fernandoar escriba una noticia?

Egon Schiele en Viena: Retratos

31/05/2011 22:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De vez en cuando en la historia del arte aparecen personajes difícilmente clasificables en corrientes o estilos, artistas con un lenguaje estético tan intenso y personal que son de alguna manera para siempre un estimulante misterio que nos deleita y perturba alterna y simultáneamente llevándonos entre la zozobra y el éxtasis a lejanos paisajes internos que no podemos olvidar.

Tal es el caso de Egon Schiele (Tulln, Austria, 1890-Viena, 1918), probablemente uno de los artistas de vida y obra más atormentadas y obsesivas del siglo XX y una de las estrellas más rutilantes y fugaces de aquella crepuscular y fascinadora Viena modernista del período de la Belle Epoque con cuya desaparición se desvaneció todo un mundo y una manera de estar en él que orbitaba en torno de lo que podemos llamar la cosmovisión danubiana.

Junto a Gustav Klimt, de enorme influencia en su obra, y Oskar Kokoschka, Schiele fue uno de los más destacados artistas del modernismo vienés. Aunque su obra estuvo considerablemente enraizada en un principio en el Art Noveau, pronto desarrolló un estilo que combinaba las estructuras ornamentales con el empleo y de una línea quebrada y un uso asimismo violento y fracturado del color que constituye uno de los mejores ejemplos del primer expresionismo.

Sus trabajos más poderosos e impactantes son tal vez los retratos de hombres y mujeres desnudos donde las figuras expresan a través de sus posturas una gama de emociones que van de la desesperación a la pasión. Una estremecedora polaridad entre el amor y la soledad, así como entre la muerte y la vida pone en tensión toda su obra, incluso en sus penetrantes desnudos, cargados de un descarnado erotismo expuesto sin tapujos ni paliativos y no exento de una cierta desafiante y orgullosa tristeza.

Son precisamente sus retratos y autorretratos—Schiele se pintó a sí mismo más de 150 veces, con la única excepción de Rembrandt, cuya vida fue mucho más larga, no conocemos en toda la historia un pintor que haya practicado tanto el autorretrato—tal vez lo más representativo de su extraordinaria obra, pese a lo cual extrañamente jamás se había organizado una exposición que los tuvieran como único tema hasta la muestra que presenta estos días, y hasta el próximo 13 de junio, el Museo Belvedere de Viena www.belvedere.at

Se trata de una muestra comisariada por Agnes Husslein-Arco, y Jane Kallir, con toda probabilidad la máxima autoridad mundial en el trabajo de Schiele, que reúne una cantidad aproximada de cien piezas que incluyen óleos, dibujos, acurarelas y gouaches (incluidos los retratos de sus modelos-amantes, de su esposa Edith, de los prisioneros de guerra rusos que tuvo que cuidar cuando estuvo reclutado y de una de sus mayores obsesiones artísticas, el niño Erich Lederer) procedentes de museos, galerías y colecciones privadas tanto de Europa como de Estados Unidos que constituye por derecho propio uno de los grandes acontecimientos artísticos del año.

Además, como adecuado complemento de la exposición, en el Museo Leopold de Viena puede admirarse el mayor conjunto de obras de Schiele en el mundo.

Para mas detalles http://www.leopoldmuseum.org/

Paul Oilzum

Si alquila apartamentos en Viena no se pierda esta formidable exposición. Podemos asegurarle que es de las que dejan huella.

Contáctame


Sobre esta noticia

Autor:
Fernandoar (1378 noticias)
Fuente:
only-apartments.es
Visitas:
3330
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.