Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

EEUU lanza nuevas amenazas de guerra contra Venezuela y sugiere a Maduro descansar en una playa mejor que Guantánamo

05/02/2019 05:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Eric London, wsws

El presidente Trump, el vicepresidente Pence y el asesor de seguridad nacional John Bolton intensificaron las amenazas para iniciar una guerra contra Venezuela, mientras grandes manifestaciones a favor y en contra del gobierno llenaban las calles de Venezuela el sábado.

En una entrevista con el programa "Face the Nation" de la CBS que se emitió ayer antes del Super Bowl, Trump reiteró que la intervención militar "es una opción". Pence aseguró a una multitud de exiliados venezolanos en Miami el viernes que "este no es el momento para el diálogo, es el momento de la acción, y ha llegado el momento de poner fin a la dictadura de Maduro de una vez por todas ... Los que están mirando tienen que saber esto: todas las opciones están sobre la mesa".

Bolton, quién ayudó a escribir el manual de estrategia que se usó para lanzar la invasión de Irak en 2003, lanzó una contundente amenaza el viernes ?que Estados Unidos mataría o encarcelaría y torturaría al presidente venezolano Nicolás Maduro si no renuncia. Comparando a Maduro con Nicolae Ceau?escu y Benito Mussolini, ambos asesinados, Bolton le dijo al presentador de radio de derechas Hugh Hewitt: "Cuanto antes se aproveche de eso (es decir, la renuncia), más pronto tendrá un retiro tranquilo en una playa bonita en lugar de estar en otra zona de playa como Guantánamo".

Junto al autoproclamado "presidente interino" Juan Guaidó, los EEUU y sus aliados en América del Sur y Europa están preparando una nueva provocación con el objetivo de obligar a los militares venezolanos a abandonar a Maduro, con Guaidó anunciando que los EEUU entregarán asistencia en los próximos días.

Mientras que Maduro y el liderazgo militar venezolano han dicho que rechazarán la ayuda, los EEUU esperan que las imágenes de multitudes que se reúnen para recibir alimentos y medicamentos provoquen que el ejército deserte y se pase a la oposición y ayude a distribuir la ayuda o proporcione valiosas imágenes de propaganda que justifiquen la necesidad de una intervención "humanitaria".

Durante el fin de semana, cientos de soldados armados colombianos vestidos con uniforme de batalla se desplegaron en uno de los tres centros de "distribución de ayuda", en Cúcuta, en la frontera entre Venezuela y Colombia. El presidente de extrema derecha de Colombia, Iván Duque, emitió una declaración en la que proclamaba: "Le quedan pocas horas a la dictadura venezolana". En una conferencia de prensa la semana pasada que anunció los movimientos de Washington para derrocar a Maduro, Bolton sostenía bajo el brazo un cuaderno con las palabras escritas a la vista: "5.000 soldados a Colombia".

Guaidó también anunció que una de las ubicaciones de la "ayuda" sería la frontera con Brasil, que desplegó tropas en la frontera el año pasado, mientras que la tercera sería una isla en el Caribe.

La creciente presión produjo una grieta inicial en el ejército venezolano, que sigue siendo la columna vertebral del gobierno de Maduro. Durante el fin de semana, un general de la Fuerza Aérea y un pequeño grupo de oficiales de la Fuerza Aérea de nivel medio desertaron y emitieron declaraciones públicas pidiendo a sus colegas que se unieran a ellos.

Germán Ferrer, un legislador venezolano y miembro del Partido Socialista Unido que se opone a Maduro, le dijo a la CBC que Maduro ha discapacitado los aviones de combate por temor a que la Fuerza Aérea se vuelva contra el gobierno.

Estados Unidos está imponiendo sanciones generales al petróleo venezolano que equivalen a bloquear las exportaciones de petróleo. Este acto de guerra económica está destinado a aumentar la miseria social.

Shannon O'Neil, del Consejo de Relaciones Exteriores, dijo en una conferencia telefónica a banqueros, funcionarios gubernamentales y ejecutivos petroleros la semana pasada que las sanciones conducirán a "más privaciones, incluso dada la baja base en que estamos, más entre la población". Las sanciones obligarán a miles de personas a huir del país, agregó: "Verán más refugiados entrando en países de todo el hemisferio y en otras partes del mundo".

La Brookings Institution explicó que la etapa actual de la operación golpista tiene como objetivo "construir una rampa de salida para el régimen de Maduro". En el lenguaje del imperialismo estadounidense, los países cuyos líderes no toman la "rampa de salida" son, como Saddam Hussein en Irak, Gadafi en Libia y Asad en Siria, sometidos a una lluvia de bombas y misiles desde el aire y tropas estadounidenses o ejércitos representantes en tierra.

Como lo dijo O'Neil del Consejo de Relaciones Exteriores en la conferencia telefónica, "si [las sanciones] no funcionan para desalojar a este régimen, no queda mucho en la caja de herramientas, aparte de cosas como la intervención militar".

Una intervención militar en Venezuela ?que tiene 30 millones de habitantes? podría matar a cientos de miles o millones de personas y transformar a América Latina en un matadero imperialista.

El grupo de expertos en inteligencia geopolítica Stratfor señaló recientemente: "Una intervención militar podría convertirse rápidamente en una de las operaciones militares más grandes del mundo desde la invasión de Irak en 2003".

Francisco Toro, columnista del Washington Post y analista del grupo de expertos anti-Maduro, dijo al Consejo de Relaciones Exteriores que se reunió que una intervención militar conduciría a "una especie de guerra civil como en Siria" y hacia un enfrentamiento entre las potencias con armas nucleares.

Él dijo: "Existe una amenaza definitiva de que si una operación militar toma cualquier cantidad de tiempo en Venezuela, otros países también comiencen a entrar también allí. Y te puedes imaginar, fácilmente, a Brasil moviéndose hacia el sureste, Colombia hacia el suroeste. Te puedes imaginar a Rusia tratando de defender sus intereses petroleros, porque Rusia tiene grandes inversiones petroleras en Venezuela. Puedes imaginarte a China haciendo quién sabe qué. Y Cuba ya tiene penetración de inteligencia en las fuerzas armadas venezolanas".

La estrategia de Maduro es triple. Primero, está tratando de presentarse como aceptable para el imperialismo estadounidense y abierto a la negociación con la oposición de extrema derecha. En segundo lugar, está utilizando la amenaza de "otro Vietnam" como palanca de negociación contra una intervención militar de los Estados Unidos. En tercer lugar, aplastar violentamente la oposición de la clase trabajadora con la inflación, la pobreza y los niveles récord de desigualdad social.

Maduro rechazó la demanda de varias potencias imperialistas europeas de que anuncie hacia el 2 de febrero la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales. A medida que pasaba el plazo, los gobiernos europeos, incluidos el del Reino Unido, Francia, España, Austria, Portugal, Bélgica, los Países Bajos y Alemania, se unieron oficialmente a los Estados Unidos para reconocer a Guaidó como presidente.

Maduro ahora participará en los grandes ejercicios militares programados desde el 5 hasta el 10 de febrero. Según las noticias, su gobierno también ha armado a decenas de miles de miembros en una fuerza de reserva civil con rifles de cerrojo de la Segunda Guerra Mundial en previsión de una posible invasión.

La clave para la estrategia del gobierno es una ofensiva severa de represión militar contra las manifestaciones de la clase obrera y los disturbios por alimentos. Mientras que el ejército y la policía han mantenido una presencia más pasiva en las manifestaciones "oficiales" realizadas por la oposición de derechas, las fuerzas gubernamentales han asesinado a decenas de trabajadores y jóvenes que participan en manifestaciones por falta de acceso a alimentos, agua y otras necesidades básicas.

El régimen de Maduro ha respondido a estas manifestaciones, que en gran parte tienen lugar por la noche en los barrios marginales, con redadas de medianoche por parte de los escuadrones de la muerte, "desapareciendo" opositores de la clase trabajadora en un esfuerzo por aterrorizar a las áreas que antes eran bastiones de apoyo para el antecesor de Maduro, Hugo Chávez Frías. Los medios corporativos no informan de estas medidas de represión severa.

De esta manera, Maduro está tratando de demostrar a sus oponentes en los Estados Unidos y Europa, así como a sus partidarios en Rusia y China, que sigue siendo la mejor opción para terminar con la inestabilidad y mantener el flujo de petróleo.

En sus raíces, los esfuerzos cada vez más intensos de Washington para cambiar el régimen en Venezuela son parte de un "pivote hacia América Latina" destinado a erradicar la influencia china y rusa y transformar todo el Hemisferio Occidental en una plataforma de recursos primarios y mano de obra barata exclusiva para el imperialismo estadounidense.

En Noviembre de 2018, cuando Bolton anunció la "Troika de la tiranía", Cuba, Venezuela y Nicaragua, estaba elaborando el punto de vista estratégico de que los EEUU no pueden llevar a cabo operaciones contra Rusia en Europa del Este, contra China en el sur de Asia o contra Rusia y China en Asia Central, sin eliminar su presencia en el "patio trasero de Estados Unidos" y liberar los recursos de la región para la maquinaria de guerra de los Estados Unidos. El establecimiento de una "Fortaleza de las Américas" gobernada por los Estados Unidos fue un componente central de la política exterior del movimiento "América Primero" a principios de los años cuarenta.

En un documento de marzo de 2018 publicado por el Colegio de Guerra del Ejército de los EEUU titulado "La relevancia estratégica de América Latina en la estrategia de seguridad nacional de los EEUU" , el ejército señala que, tras la caída de las dictaduras de los años setenta y ochenta, las sociedades del hemisferio occidental "son irresponsables y no consolidadas, lo que representa una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos por parte de actores externos (como China y Rusia) que se oponen a los intereses estadounidenses en la región".

El documento de estrategia indicaba otra razón para las posibles operaciones militares en Venezuela: la necesidad de que el ejército de los EEUU pruebe su capacidad operativa en áreas urbanas superpobladas.

"Las grandes ciudades latinoamericanas también son un laboratorio para el Ejército de los EEUU en cooperación con sus socios estratégicos para abordar otro tema importante o, quizás, un problema antiguo en el sistema internacional posterior a la Guerra Fría: cómo combatir una guerra convencional en un entorno no convencional", afirma el documento. "Las grandes ciudades son el nuevo escenario para los conflictos en el siglo XXI. Por lo tanto, el gobierno y el ejército de los EEUU no pueden darse el lujo de ser pillados por sorpresa cuando se les pide que ejerzan y cumplan su misión".


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (4731 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
531
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.