Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gisela Santibáñez escriba una noticia?

Educación

18/03/2011 18:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres? Debe ser fruto de la educación.

Alejandro Dumas, escritor francés (1803-1870).

El sistema educativo actual fue diseñado y concebido para una época completamente diferente a la actual; nuestros jóvenes hoy viven sobre estimulados: mi hija Nadia, de 15 años estudia chateando y escucha su ipod mientras ve de reojo MTV o alguno de los más de 100 canales por cable que tiene al alcance de su control remoto, todoal mismo tiempo. Y saca buenas calificaciones en todas sus materias.

Son expertos en enfocar su atención en muchas cosas a la vez. Están acostumbrados a objetos multifuncionales: un simple reloj de manecillas que solamente da la hora, es algo que no utilizan. Viven en una cultura digital.

En Estados Unidos cada 9 segundos un niño deja la escuela. Los jóvenes viven en un mundo creado por ellos, sus cerebros están programados digitalmente. En un salón de clase tradicional se aburren y se distraen y entonces se les medica por "déficit de atención". Dentro de este caduco sistema educativo, no tienen ningún control, son totalmente objetos pasivos.

"Aprender sin reflexionar es malgastar energía" Confucio

En este sistema conductista, la palabra del maestro es la verdad absoluta; cuestionarlo se considera falta de respeto y quien se atreva a contradecirlo se arriesga a ser reportado. En clase, la participación del alumno en la mayoría de los casos se limita a contestar las preguntas del maestro. Se da la mayor importancia a la transmisión de contenidos y a la imposición de normas y restricciones. Por adoctrinar y meter a los alumnos en moldes prefabricados, los educadores descuidan el desarrollo dela creatividad. Se prefiere al alumno callado y obediente (para "meterle" más fácilmente información), que uno despierto y vivaz.

La educación sigue una secuencia lineal, estandarizada, tipo línea de producción; no se estimula el pensamiento divergente que lleva a encontrar muchas respuestas a una sola pregunta; en vez de ello se prefiere el pensamiento lineal: "sólo hay UNA RESPUESTA, es ésta, apréndetela de memoria". Se mata la creatividad y espontaneidad. Se fomenta además la competitividad en lugar de la colaboración.

EducareNo significa"meter algo" sino "hacer salir" lo que el sujeto trae dentro.

Nos da miedo la palabra autonomía. Educar es entrenar para la libertad y debe ser lo contrario a autoritarismo: actividad pro activa frente a pasividad receptiva. Se necesitan personas que crean, entiendan, analicen, decidan, apliquen y colaboren. Se necesita una educación participativa que fomente el libre pensamiento, la visión desde diferentes perspectivas, la originalidad y la creatividad.

Un sistema donde los alumnos comprendan, acepten y hagan suyas las normas y reglas, en lugar de que las vean como imposiciones arbitrarias e irracionales. En la escuela donde estudia mi hija redactan maestros y alumnos en conjunto una especie de contrato donde acuerdan lo que estará permitido en clase y lo que no, las razones de ello y las consecuencias (siempre relacionadas con la falta) que tendrá incumplir algún acuerdo.

Educar es formar personas aptas para gobernarse a sí mismas, y no para ser gobernadas por otros.

Herbert Spencer

La educación Montessori fomenta la participación activa del pequeño, motiva la colaboración. El niño escoge su propio trabajo según su interés y habilidad; trabaja por el tiempo que quiera en sus proyectos y a su propio paso. El maestro es sólo su guía. La organización internacional conocida como "AA" (Alcohólicos Anónimos) trabaja de manera similar, pues no depende de figuras poderosas, no existe una autoridad que dirija. Son grupos intensamente participativos y auto-dirigidos.

"Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo". Benjamín Franklin

Tuve la fortuna de estudiar mi secundaria y preparatoria (bachillerato) en una escuela activa muy poco tradicional. La primera mitad de la mañana se dedicaba a investigación personal, y en ese tiempo, cada materia tenía su salón: uno era de Ciencias Naturales, otro de Geografía, etc. En cada uno se encontraban todos los maestros de todos los grados escolares de esa materia. Igualmente, había varios libreros y ficheros, de cada año. De modo que al principiar la mañana tenía la opción de administrar mi tiempo a mi mejor conveniencia o a mi completo antojo.

Si estaba atrasada en Historia, me dirigía a ese salón, y agarraba la ficha correspondiente al año que cursaba. Ahí venían los temas y subtemas que se debían tratar a lo largo del bimestre. Algunos temas los podía consultar en los libros que se encontraban en ese librero, algunos no estaban y debía ir a la Biblioteca a buscar lainformación. No tenía límites, podía concretarme a informarme y escribir lo esencial o ampliarme todo lo que quisiera.

Aprendí a encontrarle mucho gusto a leer y a investigar. Recuerdo una vez que el proceso de fotosíntesis me fascinó tanto que investigué hasta volverme casi una experta en el tema. La segunda mitad, después del recreo, se llamaba "toma de contacto". Allí regresábamos a nuestros salones y llegaban por horarios los maestros de cada materia. Nos sentábamos todos en círculo y compartíamos lo aprendido. Los "exámenes" eran puestas en común. Allí exponíamos al grupo todo lo aprendido sobre el tema que la maestra nos indicaba en ese momento, mientras nos evaluaba.

Aprendí muchos datos interesantes, pero sobre todo aprendí a aprender, a buscar información y a aplicarla, más que a memorizar datos. Aprendí a responsabilizarme de mí misma y de mi educación. A trabajar por mi cuenta sin esperar que alguien esté diciéndome todo el tiempo lo que debo hacer. A ser disciplinada, a administrar mi tiempo y a organizarme. Aprendí a pedir ayuda cuando es necesario. A considerar opciones y tomar una decisión. A exponer mis ideas frente a los demás. A comprometerme y buscar lo que necesito.

Al contrario de lo que se pensaría, no era un caos. Aprendí a crearme una estructura interna, no impuesta desde fuera. Agradezco ese sistema educativo que, además de conocimientos, me permitió adquirir habilidades que ahora, viéndolo hacia atrás, marcaron una diferencia en mi vida.

Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela.

Albert Einstein


Sobre esta noticia

Autor:
Gisela Santibáñez (25 noticias)
Fuente:
giselasantibanez.blogspot.com
Visitas:
2312
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.