Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Amara Ábrego Cruz escriba una noticia?

La educación: el futuro de mi nación

15/03/2019 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La educación es la mejor herramienta para el desarrollo de un país

Estudiar educación no fue la primera opción para mi futuro, sin embargo, hoy me doy cuenta que va de la mano de mis sueños  y metas, ahora lo miro desde otra perspectiva, y está dentro de mis creencias que la educación es la base de una nación para que esta se transforme en una nación próspera, de trascendencia e impacto mundial,  y no la debemos olvidar para lograr salir adelante porque trae consigo beneficios para todas las áreas de un país, es el futuro y la esperanza de la humanidad.

Cuando hablamos de la educación del siglo XXI, ya no podemos seguir hablando de la misma de siglos pasados, ha evolucionado y por lo tanto las personas también. Si no vamos  tan lejos y comparamos un teléfono y un auto actual con uno de hace 20, 30 o 50 años encontramos gran diferencia, sin embargo, si nos trasladamos al ámbito educativo y comparamos un aula actual con una de hace 50 años, no hay gran cambio, porque seguimos educando personas para ser obreros y trabajadores, como si se estuvieran fabricando productos y eso explica que los estudiantes sean acomodados en filas y columnas para aprender, como se hacía anteriormente en las fábricas, y se les dice durante su estancia en la escuela qué es lo que tienen que pensar, se les hace competir por un “10”, número que determina la calidad de un producto, por eso se dice “esta carne está de 10”.

Yo no elijo seguir educando como hace 20, 30, o 50 años se hacía, porque gran parte de ese mundo ya no existe, el mundo de hoy es un mundo muy diferente, ha progresado, y, en este nuevo mundo no requerimos darles las herramientas del ayer para construir el mañana, ellos no requieren recitar libros para aprender, porque eso es sinónimo de buena memoria, más no de inteligencia, sabiduría o astucia, el conocimiento no es entendimiento; este mundo requiere seres humanos que piensen de manera creativa, innovadora, e independiente, porque aunque los estudiantes son el 20% de la población, son el 100% del futuro de esta generación.

“Todo el mundo es un genio, pero si juzgan a un pez por su habilidad para trepar un árbol; este vivirá toda su vida creyendo que es tonto” dijo Albert Einstein alguna vez, y creo que la educación actual no solo hace que los peces trepen árboles, sino que también  los hace bajar y correr, convirtiendo a millones de personas durante años en robots, matando así su creatividad, niños sin encontrar sus dones, reprimidos y creyendo que son tontos, muchos  se sienten identificados con este pez.

Me parece asombroso que un doctor sea capaz de recetar diferentes medicamentos a  diferentes personas para tratar distintas enfermedades, pero un docente enseñe la misma cosa de la misma manera a 20 o más niños que tienen diferentes fortalezas, destrezas, habilidades, requerimientos, posibilidades y estilos de aprendizaje. Pero con todo y sus deficiencias  muchos docentes son héroes dentro del aula y fuera de ella también, tienen la labor más importante del mundo, se les critica demasiado pero no todos son el problema, ellos trabajan en un sistema sin muchos derechos u opciones, siendo mal pagados. Un doctor puede realizarle una cirugía de corazón a un niño y salvarle la vida, pero un buen docente logra alcanzar este mismo corazón, transformarlo y así permitir que realmente viva; tanto el esfuerzo del doctor como el del docente son de importancia, por lo tanto ambos deberían cobrar bien.

He notado que la educación en México se enfoca en el conocimiento, en que los estudiantes aprendan asignaturas como matemáticas, biología, español, etc. Y no está mal pues estos son conocimientos básicos, sin embargo, si ellos no lo hacen son vistos como “burros” o “incompetentes”, como mencioné antes, son conocimientos básicos y claro que la teoría es importante, pero yo primero les enseñaría otras cosas que para mí son indispensables en una persona, como lo son el respeto, ya que les permite tener una buena convivencia y en la medida que ellos se respeten los demás también lo harán; honestidad, que les hablen con sinceridad a las personas, y honren su palabra como si su vida dependiera de ello; gratitud, que sean agradecidos por todo lo que tienen y por todo lo que sus padres y otras personas hacen por ellos, simplemente que agradezcan; confianza, que crean en la propia capacidad para desarrollar actividades que cada uno tiene; que se amen y se valoren, los apoyaría a elevar su autoestima, a que se permitan perdonar y ser perdonados; les enseñaría cosas como la puntualidad para que respeten su tiempo y el de los demás; compromiso, esa vinculación afectiva al logro de sus objetivos con la que transformarán sus promesas en realidades, pues es la acción que habla más alto que las mismas palabras; responsabilidad, para que sean capaces de reconocer y aceptar las consecuencias de sus actos, también influye en la elección y el modo en que lleven a cabo una acción; lealtad, así tendrán el carácter de una persona que expresa un sentimiento de respeto y fidelidad hacia otro ser humano o compromiso; ética, que les permitirá saber diferenciar el bien del  mal,   lo cual sin duda los llevaría a ser personas con criterio para actuar apegados a sus principios; orden, pero no me refiero solamente a la organización de las cosas materiales, sino a que tengan la capacidad de definir prioridades al realizar tareas, estableciendo los planes de acción necesarios para alcanzar los objetivos fijados, mediante la utilización óptima del tiempo y de todos los medios y recursos; visión, para fijar metas y objetivos, que vean más allá en tiempo y espacio, que vean con los ojos de la imaginación, en términos del resultado final que pretendan alcanzar; resiliencia, para que puedan hacer frente a las vicisitudes de la vida, transformar el dolor en fuerza motora para que logren superarse y salir fortalecidos de ellas; trabajo en equipo, ya que cuando se trabaja en equipo, se complementan entre sí las habilidades de todos, y el esfuerzo se enlaza en un solo resultado coordinado, donde el total es más y diferente, que la suma de sus partes individuales. Tal vez sean cosas que se enseñan desde el hogar, pero los padres, los abuelos y generaciones pasadas también fueron educados en una escuela.

 Con estos conocimientos lograría formar y educar líderes, emprendedores, innovadores, soñadores y buenos ciudadanos, no jefes y empleados, para que entonces el niño al que se le facilitan las matemáticas pero no el español se apoye del que sí y viceversa, así, trabajarían juntos y en equipo, porque desde mis creencias, así el mundo funciona mejor.

Aún con todas las irregularidades del sistema educativo tengo fe en las personas y en la educación, y sé que si somos capaces de personalizar cosas como nuestra habitación, nuestro celular, nuestras redes sociales, entonces también tenemos la capacidad de hacer lo mismo con la manera de educar, actualizándola y transformándola para lograr resultados realmente óptimos.

La danza, la música y el arte también tienen importancia, como las matemáticas u otras ciencias, por ello se debe dejar de obligar a los peces a trepar árboles, al contrario, debemos trabajar unidos para sacar el espíritu de todos los estudiantes y apoyarlos a cumplir sus sueños y metas, porque hay virtudes y talentos que no se educan ni se empoderan, y pienso que los docentes, independientemente de estar preparados, deben de estar dispuestos a crear, forjar y educar un mejor futuro para esta nación.

La educación es el camino para dejar un poco mejor este mundo a comparación de cómo lo encontramos, pues, como dijo Nelson Mandela, esta es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

Sé que me serán dadas las herramientas que requiero para lograr hacer un cambio positivo en la educación, pero también deberé poner mucho empeño, porque que el maestro enseña desde el ejemplo.

Amara Ábrego Cruz

 

Este trabajo fue realizado como una colaboración para la asignatura Filosofía de la Educación impartida por José Luis Ramos Ortigoza de la Universidad Iberomexicana de Hidalgo.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Amara Ábrego Cruz (1 noticias)
Visitas:
3285
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Presidentes
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.