Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

La educación en derechos humanos y el asesinato de practicantes de Falun Gong por sus órganos

18/11/2010 00:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta es la primera parte de una serie, que nuestro blog se complace en presentar a ustedes. David Matas se presentó en la Conferencia Internacional de Educación en Derechos Humanos, celebrada en la University of Western Sydney, también estuvo nominado al Premio Nobel de la Paz 2010, precisamente por este trabajo de investigación.

David Matas

David Kilgour y yo escribimos un informe publicado en julio de 2006, que concluyó que los practicantes de Falun Gong en China eran asesinados por sus órganos. Los hospitales chinos vendían esos órganos a pacientes de todo el mundo que necesitaran trasplantes. Falun Gong es un conjunto de ejercicios con una base espiritual, el Partido Comunista Chino lo prohibió en 1999.

David Matas (Woody Wu/AFP/Getty Images)

Tanto David Kilgour como yo somos militantes de derechos humanos, así como investigadores y escritores. Por la conclusión a la que llegamos no podíamos dejar de lado nuestro informe y seguir adelante. Teníamos que hacer algo para terminar con el abuso que identificamos.

Ese algo fue un intento de movilización pública a través de la educación en derechos humanos. Informamos a todas las personas de todo el mundo de los resultados de nuestro trabajo para intentar detener el abuso.

La participación en este esfuerzo presentó desafíos poco comunes. Por un lado, tanto David Kilgour como yo somos actores privados, no representamos a ninguna institución u organización. Por otra parte, hemos tenido que luchar contra el gobierno y el Partido Comunista Chino, no sólo debido a la esencia de nuestro trabajo sino también para poder comunicar nuestro mensaje.

Actuar como individuos tiene evidentes desventajas. No tenemos fondos ni personal de apoyo, nadie se encarga de hacer la investigación por nosotros. Estuvimos y estamos dedicados a muchas otras actividades y sólo podemos dedicar una parte de nuestro tiempo a este trabajo.

También tiene sus ventajas. Una es nuestra capacidad de seguir una sola agenda sobre China.

La esperanza de negociar con China, silencia tanto a la empresa privada como al gobierno en poner objeciones a las violaciones de derechos humanos. La realidad geopolítica silencia las críticas gubernamentales e intergubernamentales de China. La necesidad de obtener acceso a funcionarios chinos como a los visados para entrar a China amordaza a muchos eruditos chinos.

La riqueza de violaciones de derechos humanos en China y la tentación de centrarse en la más probable de ser subsanada, llevó a muchas ONG de derechos humanos a alejarse de la lucha en contra de la persecución a Falun Gong. El Partido Comunista se mantiene firme en su intención de perseguir a los practicantes de Falun Gong. Desafiar la persecución de Falun Gong es equivalente, en la mente de los funcionarios chinos, a cuestionar su permanencia en el poder. Plantear el tema con ellos conduce a la intimidación, la ira y amenazas. Desde que la persecución comenzó, el Partido/Estado no se ha movido ni un centímetro sobre el tema y no hay señales de que lo hagan.

El Partido/Estado cuando enfrenta las criticas de las ONG de derechos humanos en otras áreas, como la pena de muerte o la ausencia de un juicio justo, es más complaciente. Está dispuesto a reconocer que hay problemas y promete cambios. Las promesas pueden ser mera hipocresía; los cambios parecen nunca llegar o ser sólo superficiales. Sin embargo, para las ONG de derechos humanos, tienen la sensación de pasar del teatro de la furia y terquedad sobre Falun Gong en un campo del discurso donde la conversación es amable y trae el espejismo del cambio.

David Kilgour y yo no necesitamos equilibrar otras consideraciones, contra la necesidad de ser francos sobre los abusos del gobierno chino en derechos humanos. No tenemos intereses profesionales o de negocios que pudieran verse comprometidos al enfrentar al gobierno chino en la persecución a Falun Gong. Podemos darnos el lujo de expresar malestar al gobierno chino. Hemos luchado muchas batallas de derechos humanos en las últimas décadas y hemos desarrollado una piel gruesa, estamos acostumbrados a ser blancos de la crítica.

Otra ventaja similar es nuestra capacidad de ser selectivos. Los gobiernos, las organizaciones intergubernamentales y organizaciones no gubernamentales, al protestar por abusos en particular, cumplen con las peticiones de una gran variedad de actores que se oponen por igual a otros abusos. Todos los países, sin excepción, tienen algunas violaciones de derechos humanos. Tan pronto como una entidad dice algo sobre esto, de inmediato se reúnen para consultar, ¿qué pasa con eso?

Aunque David Kilgour y yo nos reunimos para consultas similares, tenemos una respuesta sencilla, no podemos hacer todo. Nuestras limitaciones presupuestarias y de tiempo se convierten en ventajas, lo que nos permite justificar una campaña activa contra una violación sin hacer campaña activa contra todas las otras.

Una tercera ventaja que tenemos es que no hay un consejo de administración o de personal, o director de medios de comunicación o secretario general a quienes tengamos que complacer. Podemos reaccionar inmediatamente a los medios de comunicación o a invitaciones a hablar sin necesidad de autorización. Podemos tomar cualquier posición que elijamos.

La naturaleza del grupo de victimas ayuda a nuestra flexibilidad. Algunos grupos de victimas se organizan. Abogar oponiéndose a la victimización de grupos organizados, incluso si los defensores no forman parte del grupo de victimas, intentar trabajar en coordinación con ellos, por lo tanto conlleva algunas limitaciones de organización.

Falun Gong no es una organización. Se trata de un número de individuos dispersos en todo el mundo atraídos por el mismo conjunto de ejercicios. Es un grupo sin afiliación, sin empleados ni oficinas, sin cuentas bancarias, sin fondos. Hay un líder espiritual, Li Hongzhi, pero no hay jerarquías de organización para aprobar o desaprobar nuestros esfuerzos, que nos limiten de algún modo.

Los practicantes de Falun Gong se han unido, a veces con otros, para participar en una serie de actividades. Está el periódico La Gran Época, la radio El Sonido de la Esperanza, la televisora New Tang Dinasty (NTDTV), Shen Yun Performing Arts Compañía de Danza, el sitio web Minghui, en algunos países hay asociaciones de Falun Dafa, y la Coalición para Investigar la Persecución a Falun Gong (CIPFG).

"Iluminando la Tierra Divina" de la compañía Shen Yun Performing Arts. (The Epoch Times)

Fue la Coalición para investigar la persecución contra Falun Gong, la que nos pidió investigar la acusación de que en China, los practicantes de Falun Gong eran asesinados por sus órganos. La Coalición, sin embargo, no nos dio instrucciones, ni fondos ni ningún dato. Después de aceptar su solicitud de investigar el asunto, lo que hicimos fue lo que desde nuestro punto de vista era necesario hacerlo, estábamos por nuestra cuenta.

La Coalición se ofreció a pagar nuestros gastos para la investigación que condujo a nuestro informe. Nunca nos aprovechamos de este ofrecimiento. Ninguno de nosotros pidió ni tomó de la Coalición ningún dinero.

Algunos practicantes de Falun Gong de manera individual nos facilitaron pistas y datos útiles en nuestra investigación. Por ejemplo, varios practicantes de Falun Gong detenidos en China que lograron salir de la cárcel y luego salieron de China nos hablaron de sus experiencias en prisión dentro de China. Reunir y analizar los datos fue nuestro trabajo.

Cómo fueron pagados nuestros gastos de viaje, dependía en gran medida de la naturaleza de las invitaciones que recibíamos. Si una organización o institución nos había pedido que habláramos, por lo general la organización solicitante o la institución pagaba nuestros gastos. Recibimos reembolsos de gastos de viajes de Organizaciones no gubernamentales anfitrionas, hospitales y universidades. Si practicantes de Falun Gong de forma individual decidieron asumir la organización de un evento al que fuimos invitados a hablar, los practicantes pagaron los gastos del evento de su propio bolsillo.

Cuando nuestro informe salió por primera vez, hubo mucho interés mundial. Recibimos un gran número de invitaciones no solicitadas para hablar sobre él. Sin embargo, con el tiempo, la conmoción de la novedad desapareció. Lamentablemente, la violación que identificamos persistió. Así que tuvimos que idear una estrategia para mantener vivo el tema.

Una manera, fue un sitio web que creamos: www.organharvestinvestigation.net . Aceptamos la comunicación en el sitio web, lo cual fue muy útil para identificar información posterior, así como voluntarios dispuestos a unirse con nosotros en nuestros esfuerzos.

Otro esfuerzo que se llevó a cabo fueron las revisiones. Sacamos una segunda versión del informe en enero de 2007 y una tercera versión en forma de libro en noviembre de 2009. Las revisiones eran necesarias, simplemente porque la situación en el terreno seguía cambiando. La persecución continuó pero varió la forma.

La elección de un formato de libro para la tercera versión tenía una desventaja. No está disponible como un libro electrónico, sino disponible en copia impresa. Un libro tenía ventajas, como las reseñas del libro, invitaciones a presentaciones en librerías y ferias del libro, y una oportunidad para abordar la cuestión con la extensión de un libro.

Una forma de comunicar nuestro trabajo fueron las traducciones. La primera versión estuvo disponible en dieciocho idiomas, la segunda en diecinueve publicadas en nuestro sitio web. Esta técnica de varios idiomas no podía mantenerse para el libro, había mucho más que traducir y se necesitan editores en los diferentes países.

Tratamos de aceptar todas las invitaciones que teníamos. Siendo solamente dos personas, a veces era muy difícil al principio, cuando las invitaciones llegaban torrencialmente. Tratamos de organizar viajes para combinar tantas como fuera posible. Hubo muchos días en que estuve en tres países el mismo día y un día estuve en cuatro. Entre los dos estuvimos en más de cuarenta países y ochenta ciudades para hablar de nuestro trabajo.

Visitamos muchos de estos países más de una vez. Este es mi quinto viaje a Australia desde que salió nuestro informe, y el segundo este año.

Como las invitaciones no solicitadas disminuyeron, tuve que provocarlas, poniendo resúmenes y propuestas para una variedad de conferencias, incluso ésta. Cada conferencia es un nuevo público, no sólo porque la gente en la sala es diferente, sino porque cada conferencia reúne a su propia comunidad. Esta conferencia reúne a educadores de derechos humanos, que nos da la oportunidad de llegar a la comunidad de la educación de derechos humanos.

En agosto de este año estuve en Melbourne dirigiéndome a una conferencia de las Naciones Unidas en salud mundial. Mi discurso se desarrolló en el marco de un panel internacional sobre el abuso de trasplantes de órganos, que yo había propuesto a los organizadores de la conferencia.

David Kilgour o yo nos hemos dirigido a las Naciones Unidas así como a su Evaluación Periódica Universal de su Grupo de Trabajo en Ginebra de la Comisión de Derechos Humanos cuando China se acercó a su consideración, a su Comité contra la Tortura también en Ginebra cuando el informe de China se evaluaba de conformidad con la Convención contra la Tortura, a través de reuniones con su Relator sobre la Tortura, Manfred Nowak en Viena, y en calidad de representante de una ONG anfitriona de la Cámara de Derechos Humanos del Consejo. La organización no gubernamental representada fue la Interfaith International, que nos dio la autorización para hablar en su nombre en la base de que se lucha contra la intolerancia religiosa.

Nos hemos engranado a la comunidad de ONG de derechos humanos, informando a cuantas ONG interesadas podíamos: Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Derechos Humanos en China y así sucesivamente. Dos organizaciones no gubernamentales, además de Interfaith International, han participado activamente sumándose a nuestros esfuerzos; la Sociedad Internacional para los Derechos Humanos, con sede en Frankfurt y Derechos Humanos sin Fronteras, con sede en Bruselas.

Hemos hecho todo lo posible por atraer a los medios de comunicación. Las preguntas de los medios vienen de todas partes. A menudo bastante detalladas. Por lo general el periodista tiene plazos cortos.

Cuando los grandes medios de comunicación vienen, no tiene sentido estratégico darse cuenta de que responder a sus preguntas es aconsejable. Para nosotros, sin embargo, ningún medio de comunicación es demasiado pequeño, o demasiado lejano. Si tengo una entrevista de un periodista en un periódico de preparatoria en un lugar del que nunca había oído hablar, haré mi mejor esfuerzo por responder a ella.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (982 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
1422
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.