Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La edad deportiva ya no tiene límites

18/11/2009 20:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El número de veteranos en competiciones deportivas ha aumentado en un cien por cien en los últimos cincuenta años. Ciclismo, maratones, triatletas, nadadores y todos las actividades físicas incluyen a gente mayor. Aquí un recorrido por este tema

La imagen del deporte de alta competición se podría resumir así: sobre el pódium un atleta joven con trazos aún de adolescente se inclina para que un venerable presidente sexagenario se ponga de puntillas y le coloque una medalla de oro sobre el cuello. El campeón levanta los brazos para recibir las aclamaciones del público. Se oyen las notas de un himno las banderas flamean.

Pero todo cambia en este mundo. Así nos podemos preguntar seriamente si en el 2050 no se invertirán las tornas. Si sobre el pódium no estará un atleta sexagenario y quien le colocará la medalla será un joven de 20 años que acaba de ser elegido presidente de la Federación Internacional de Atletismo.

¿Ciencia -ficción? Puede ser que no. En los últimos tiempos los veteranos están prolongando la vida deportiva más allá de lo esperado. ¿Es un comienzo aislado? Hemos visto y cada vez más frecuentemente a campeones con sienes blancas. En el fútbol Bobby Charlton fue llamado por el "Cosmos" cuando tenía 40 años y Pelé y Beckenbauer prolongaron su actividad futbolística en los Estados Unidos pasados los 38. Peter Shilton portero de la selección inglesa andaba rondando los 40 y seguía siendo internacional y a los 41 se retiró su colega Dino Zoff, campeón del mundo en 1982. En el ciclismo, Zoetemer ganador del Tour en 1980, a los 33 años. Francisco Moser recordman absoluto de la hora a los 35. Mención aparte: Poulidor y Agostinho.

Bartali contra Coopi, en paz y en guerra nunca sucia

Por no citar a otro jugador alemán, Lothar Matthaus, quien se retiró en el 2000 a los 48 años, sólo para dirigir un equipo como entrenador. Y el mismo Cruyff que volvía al ’ Ayax’ a los 35. En ciclismo Zoetelmelk ganador del Tour en 1980 a los 33 años (seis años después de sufrir una grave fractura de cráneo) y se fue con el título del ciclista más veterano al ganar el Campeonato del Mundo con 38. Dejó la competición un par de años después. Es con Armstrong y Gino Bartali el corredor que siempre ‘ ha vuelto’ , tras graves quebrantos de salud y lesiones. Terminamos esta lista a vuelo de pluma, con Francisco Moser recordman absoluto de la hora a los 35.

Mención aparte: Poulidor y Agostinho. Pero si vamos más lejos nos encontramos con que los organizadores del Tour han mencionado siempre con nostalgia a los dos eternos rivales Gino Bartali y Fausto Coppi que datan del final del conflicto mundial, como dos ídolos rivales en la guerra y en la paz, que supieron mostrar a Italia un ejemplo de reconciliación auténtica, sin guerra sucia. Aparte de esa guerrita entre los dos que ocupaba páginas enteras de la prensa europea, hay que decir que al ser desmovilizados no tenían ni bicicleta y fueron triunfadores con muy pocos recursos (algunas primas y dinero para desplazamientos). Gino Bartali consiguió una bicicleta que le prestó el veterano Biaggio Cavana y con ella empezó.

Añadiremos una pequeña leyenda: la de la misteriosa y bella Sindia Dochini la "Dama Blanca" que estaba casada pero seguía devotamente a Coppi en cada prueba, tratando de burlar a los ‘ paparazzi". El ciclismo era tan popular que hasta el Papa intervino para amenazar al ciclista con excomunión, públicamente, como si hoy el Papa se metiera con Armstrong. Coppi murió durante un safari en África, de unas fiebres, probablemente malaria. Y Bartali siguió ganando el Tour y el Giro de Italia.

Pero estamos hablando de ciclismo y los ciclistas fueron creciendo en edad y se sucedieron veteranos como Jean Robic, Rafael Geminiani, Louison Bobet, René Vietto, Hinault, alcanzando activos, algunos, los 40. Llegaron después Eddy Merckx "el caníbal" que seguía corriendo aún longevo.

Pero aparte de Armstrong que es el "abuelo" de los ases de hoy, abundantemente aireado por la prensa actual como ciclista aunque también es triatleta y maratoniano, hay otros deportes ultra profesionales, que son difíciles de tratar sin ser especialista y entender hasta de mecánica. Nos referimos al automovilismo, siempre hablando de los pilotos de más edad. En la Fórmula 1, encontramos nombres hoy olvidados como Louis Chiron que ganó por última vez un Grand Prix a los 55 años y 9 meses seguido por Philippe Etancelin, que subió al pódium también con casi 56 años y Arthur Mark Martin que competía en la "Nascar con 50 años."

En 1979, la FIA establecía el Mundial de rallies y Bjorn Waldegaard fue su primer campeón. El piloto sueco es el ganador más longevo de esta disciplina: obtuvo su última victoria a los 47 años y siguió participando en el Mundial un par de años más. Hoy a sus 65 años sigue corriendo como aficionado. Todo eso por no citar al supercampeón argentino Juan Manuel Fangio que sobrepasa la leyenda y a la ‘ banda de los cuatro’ también de Fórmula 1 con Prost, Nigel Mansell, Aytor Senna y Nelson Piquet que juntos hacían los ciento y pico años. Sin olvidar a Jacques Lafitte quien corrió hasta los 40 años y sólo se retiró al rompérsele las dos piernas en el Gran Premio de Inglaterra (1987).

El heptacampeón de Fórmula 1 Michael Schumacher renunció finalmente a sustituir a Felipe Massa y lo que hubiera sido el sensacional retorno del ídolo de Ferrari, a sus 40 años, se quedó en nada por los estragos que le dejó en la nuca el motociclismo, más de cuatro accidentes. Así que la Fórmula 1 le perdonó siempre y el motociclismo le puso la zancadilla. Así que quedó en los 39, en nuestra historia.

También anda por ahí la veteranía de Webber del inglés Jenson Button y de Rubens Barrichelo y dejamos ya muy detrás a Jackie Stewart, Jacques Villeneuve y otros. Esta no es una crónica exhaustiva sino unos cuantos ejemplos.

Pero lo que realmente da pie a nuestra esperanza es el número de los que prolongan la vida deportiva, no las excepciones como Stanley Matthews quien jugó en el Stoks City hasta los 56 y Willy Van der Kerhov, que siguió tiempo en el PSV Eindhoven a los 40. El término de ‘ veterano’ ha desaparecido del lenguaje deportivo. Así se llamaba antaño a los dinosaurios del esfuerzo, mientras que hoy son deportistas a parte entera, sin edad. ¿Se puede imaginar uno a un veterano de 50 años ganar la maratón de Londres sin haber corrido hasta después de los 40?. Eso estuvo a punto de suceder en 1982. Y en Inglaterra bien grabada la imagen de Francis Chichester, 68 años, quien dio la vuelta al mundo en su velero en solitario, acompañado sólo de su úlcera de duodeno, 30.000 millas marinas en nueve meses.

El deporte de veteranos incluso triatletas se abre paso a golpe de éxitos. Nadie duda hoy día de los beneficios que aporta el ejercicio físico en relación a la calidad de vida. Promoción de la salud, prevención de la dependencia y envejecimiento activo son los tres vértices de un recorrido triangular que cada vez cuenta con más seguidores. La actividad física racional la recomiendan médicos y expertos, sobre todo, para personas de edad madura que pueden ‘ dar vida a los años’ si realizan un ejercicio continuado y de acuerdo a su condición y capacidad. Pero más allá incluso de la práctica de esta actividad física tan recomendable, se sitúan aquellas personas que, a pesar de los años, se esfuerzan por seguir superándose, compitiendo y haciendo del deporte una parte fundamental de su vida.

Hay campeones con más de 40 que dedican tres o más horas diarias a entrenar para intentar estar entre los mejores y demuestran que la competición no está reñida con la edad y que la vida de un deportista profesional no tiene por qué acabar a los 30 . Caminamos hacia un deporte para veteranos. Lo cierto es que el aumento de la esperanza de vida y la nueva pirámide poblacional hace que cobren peso las competiciones entre adultos mayores. Tanto las disciplinas de equipo como las individuales comienzan a sacar la cabeza y a exigir el protagonismo que se merecen en el mundo del deporte, donde había primado la juventud y la jubilación más que anticipada. Ahora el atletismo es ahora el claro ejemplo de que existe un amplio plantel de deportistas profesionales que no dan por finalizada su carrera después de los 40.La categoría de veteranos/as pueden proporcionar grandes satisfacciones a nuestro mundo y crear no la tercera edad sino la tercera juventud.

El París-Dakar, ahora Argentina-Chile, pruebas para jóvenes atletas

Vamos a un deporte no popular y en sí antipático ecológicamente, incluso para nosotros. Pero estamos hablando de la edad. Fundada la prueba en 1977 por el sacrificado Thyerri Sabine (60 años), que murió en el desierto en trágico accidente en 1986. Es una prueba para ‘ guerreros modernos’ -como dijo el mismo Thierry- a disfrutar no en un cómodo estadio o piscina, sino al aire libre de calor, la sed, la soledad, el humo de los motores en las llegadas y salidas, los numerosos accidentes muchos de ellos graves y casi todos dolorosos. Claro que tiene la parte comercial de la que entendemos. Es un hecho.

Se cambió del África a Latinoamérica este último año, por circunstancias políticas pero sustituyendo al Sahara por las llanuras pampeanas de la Patagonia y el desierto de Atacama, más árido todavía que el Sahara, nada de carreteras asfaltadas. El total del recorrido 9574 kilómetros, o sea, a primera vista, una prueba para jóvenes superatletas.

Pero yendo a la meta de llegada en Valparaíso (Chile) nos encontramos con que el ganador en motociclismo es el catalán Marc Coma, a quien la prensa llama veterano, tiene ‘ sólo’ 32 años. Eso suscita nuestra curiosidad y averiguamos la edad de los demás ganadores de diversas modalidades, a cuyo lado Marc Coma resulta ser un chaval.

Genye de Villiers, sudafricano, vencedor en coches tiene 37 años. El checo Machacek primero en Quads, 52 años, y en camiones (que es otra dura prueba) se la llevan los rusos Fidaus Kavirov, 44 años, Agdar Bedyaev, 45 años y Andrey Mokeev 40 años. Y la prueba, tan dura y arriesgada, según Thyerry para guerreros modernos o sea, atletas jóvenes bien preparados física y mentalmente, la ganan señores que rondan los 40, con una fuerte vocación deportiva, una dosis más que razonable de locura, un desafío al entorno etc.

Si decimos por ahí que la edad media de los vencedores es de 40 años en años próximos quizá algún promotor con buen humor nos enviará un e-mail para pedirnos que promocionemos algo más razonable para la edad de los 20 a 30 años.

Inauguramos la natación ante una joven de 79 años

Vamos a examinar brevemente a algún deportista de la Diáspora. Presentamos a Ibone Belaustegigoitia, una niña de la guerra civil española, vasca ella, que nació en Bilbao (Euskadi) en 1930 y con su familia tuvo que exiliarse a México con un año. La vida de Ibone no estuvo pues marcada por la guerra sino por el deporte. Su gusto por el salto de trampolín y en especial por los clavados, comenzó a los 17 años y desde entonces no ha dejado de practicar. Actualmente cuenta con 79 años y ha logrado un record de medallas en México con unas 300 que para sí querrían muchos deportistas de aquí. La fortaleza de esta mujer hace que aún hoy participe en competiciones. En su familia todos han sido deportistas famosos empezando por su padre que fue un jugador de fútbol célebre en el Athletic de Bilbao y en el Olympique de Marsella.

Aficionarse a algún deporte era para Ibone tanto como comer. Con 17 años descubrió gracias a un pequeño trampolín de una piscina local los saltos que empezó a practicar en el equipo de natación Deportivo Chapultepec de la capital mexicana. Fue seleccionada y participó en los Juegos Olímpicos de Londres de 1948 pero como estaba acostumbrada a la piscina de 4 metros de profundidad y la de Londres era de 3 metros, al saltar chocó con el fondo rompiéndose el brazo. Tras dos años más en diversas competiciones, en 1950 le llegó el momento de retirarse, ‘ quería dedicarme a otras cosas porque estaba acomplejada con los clavados’ . Pero no podía pasarse sin el trampolín que era su droga y volvió a los 57 años y siguió con sus saltos. Como pronto va a cumplir los 80, algún personaje del deporte mexicano habló de hacerle un homenaje pero ella pensó que era para pasarle a la galería de las celebridades deportivas de México y le dijo: ‘ Oye espera un poco a que me retire...’

Los viejos maratonianos según los expertos médicos de varias universidades

Como el fenómeno de la edad es universal: en pruebas de maratón de Londres, Nueva York, Boston, Berlín Estocolmo, París, Barcelona, Oporto, Madrid y luego los maratones de Latinoamérica los organizadores han pensado en restringir las inscripciones que hay que hacer ahora con mucha antelación antes de que se cierren. Indirectamente se trataba de una selección de los más capacitados y el dejar por el momento aparte a los menos. Y estos son sobre todos veteranos. Y crear una mediamaratón para ellos.

Algunos científicos norteamericanos e ingleses atraídos por la propaganda de los maratones han puesto su lupa sobre la edad y las marcas de los maratonianos. Y han descubierto muchas cosas muy interesantes pero nos ceñimos a la edad tema de este trabajo y no tanto a las marcas específicas. Los estudiosos han descubierto que los corredores de maratón mayores de 50 años, en especial las mujeres, pueden mejorar las marcas en mayor medida que los atletas más jóvenes.

Según un estudio publicado en el Brittish Journal of Sports Medicine los hombres que consiguen reducir más el tiempo en llegar a la meta son los de edades comprendidas entre los 60 y los 79 años, mientras que en las mujeres esta capacidad para mejorar las propias marcas se manifiesta antes, sobre todo entre los 50 y 69 años.

La investigación desarrollada por científicos de la facultad de medicina de la Universidad de Yale se centraron en el análisis de las marcas de los 415.000 corredores que participaron en el maratón de Nueva York en entre 1983 y 1999. Comparándolos con los veteranos, los maratonianos jóvenes especialmente los comprendidos entre los 20 y 30 años ‘ apenas se observaron mejoras significativas’ . A la vista de estos resultados no es sorprendente que el número de participantes de edad avanzada que se encuentran ‘ en buena forma’ para participar en competiciones de gran desgaste sea cada día mayor.

Hasta ahora se creía que la capacidad de adaptación al entrenamiento disminuía con la edad pero esos estudios con veteranos que entrenan intensamente (edad media 60-70 años) muestran que con preparación adecuada de resistencia los individuos muestran mayor mejora en la actividad de sus músculos que personas más jóvenes. El envejecimiento no dificulta la capacidad de los mayores para incrementar su fuerza o detener su hipertrofia muscular (de ahí que la superación en marcas haya extrañado a los científicos y aunque no retrasa el envejecimiento lo ralentiza algo y lo dificulta aunque poco hasta edades avanzadas en que la hipertrofia muscular es notoria.

Se ha comprobado que diversidad de procesos fisiológicos se vuelven menos efectivos en las personas mayores y se ven éstas con menos defensa ante las tensiones ambientales. La tolerancia térmica se reduce con el andar del tiempo. En resumen el entrenamiento aunque sea intensivo no retrasa el envejecimiento pero lo que hace es darle a quien lo practica mejor nivel de tolerancia incluso que a personas sedentarias elevando sus respuestas en la actividad deportiva.

De ahí que las comprobaciones en los resultados para mejorar las marcas deportivas tal como hemos dicho en párrafos anteriores, sean aún más interesantes. Si no mediara el inexorable envejecimiento los campeones serían siempre personas mayores por su mayor experiencia y adaptación. El fenómeno de que trata este trabajo es que el techo para la edad deportiva se ha ido elevando y aún no se sabe hasta donde puede llegar. Por ahora no muy lejos.

Dejando de lado a los científicos, hablan los hechos y las cifras

Vamos a revisar algunos maratones unos pocos (razones de espacio), deteniéndonos en lo curioso y en detalles relacionados con la edad deportiva que es el objetivo de hoy. Viajamos pues a Boston la cuna del primer maratón norteamericano (1896). Cada abril se espera allí a más de 20.000 participantes.

A Boston se le conoce como el ‘ maratón de los maratonianos’ aunque bien se podría decir lo mismo hoy del de Nueva York al margen de la antigüedad. Con objeto de limitar el número de participantes que exceden a la capacidad organizativa de la ciudad -como hemos apuntado antes- para poder inscribirse hay que acreditar una determinada marca con un tiempo mínimo de acuerdo con la edad de cada participante conseguido éste en algún maratón internacional del año. La tabla es suficientemente laxa (tanto por edad como por la marca personal) de manera que se calcula la rebaja en número por la capacidad de perfomance se limita a los más mediocres. De las 10 categorías de hombres y mujeres por edades sólo mostraremos tres pues esto se haría interminable y ‘ globedia’ dudamos que lo admitiera.

Así pues en la primera categoría (de 18 a 34 años) se exige una marca mínima de 3 horas 10 minutos para hombres y de 3 horas 40 minutos las damas. De 50 a 59 años el mínimo son 3 h.45 min. y para ellas 4h.15.Y saltando por sobre otras diremos que de 70 a 80 años se necesita un record de 4h.45 min. y para ellas se pasa también ya a las cinco horas.

En este reportaje todo sobre los veteranos, el envejecimiento deportivo y por qué se retiran los atletas

Esas marcas podrían despistar al usuario pero señalemos que la plusmarca mundial del maratón es de la inglesa Paula Radcliffe (2horas, l5min. 25 seg.). Es decir que de hecho casi todos los participantes entran en ese tiempo mínimo exigido para jóvenes y veteranos.

No se disponen de datos en cuanto nacionalidad de los participantes pero casi el 80% son norteamericanos. Pero señalemos el hecho que de acuerdo a datos de Pate y O´Neal (para el 2007) las edades de 50 a 60 años son tan frecuentes como las de 20 a 30. Es decir que la explosión de participantes veteranos masculinos y femeninos en todos lo maratones de las Américas es impresionante si bien desciende algo respecto a las damas. Un dato específico; el número de inscritos hasta 20 años fue en 2007 sólo de 114. Siendo el de veteranos de 60 a 70 años de unos l.500.

Y eso prueba la tesis de este trabajo incluso en el detalle pues los inscritos de de 40 a 50 años superaban los 11.000, en cambio de 70 a 90 había sólo 174. En definitiva el entrenamiento y la medicina deportiva están a punto de derrotar plenamente el dogma del ‘ organismo cansado’ , término casi desfasado pero en el problema de envejecimiento se ha avanzado muy poco.

Eso nos permitiría concluir diciendo que en el 2050 la cohorte de campeones podría tener más atletas de 40 años que de 20, exagerando un poco. Pero sin exagerar entre los 30 mejores de un deporte cualquiera entrarán cinco veteranos o más. Lo decimos en el plano estadístico pero en el idealista recordamos siempre que lo importante es participar. Aunque hay que recordar también que un maratón son más de 42 kilómetros por lo se ha popularizado la media maratón al alcance de todos.

El maratón de Londres el más informal, casi un Carnaval deportivo

No es el más antiguo aunque lo crean muchos londinenses. Nació en 1908 con los juegos Olímpicos allí celebrados. Participan más de 35.000 personas de todas las edades, razas, nacionalidades, celebridades y artistas famosos, deportistas, mujeres jóvenes y muy mayores, gordos, flacos, altos, bajos, niños, ancianos (algunos con bastón). Todos.

La meta de llegada el año pasado era Buckingham Palace que tuvo la sapiencia de que quien dio la mano al ganador y saludó a todos fue la princesa Ana y no el de Edimburgo aunque casi todos hubieran deseado que estuviera allí, tal como era Lady Di.

Es bueno leerse todas las pancartas del trayecto, por su humor típicamente ‘ british‘ . He aquí una. ‘ Gracias, madre, por participar y darnos el ejemplo’ , bajo lo cual un bromista había añadido:.. ‘ es que nosotros estamos muy cansados...’

Inspirados en el maratón de Nueva York probablemente todas las ciudades importantes de América Latina organizan anualmente el suyo o una media maratón aunque los de Buenos Aires Ciudad de México y Montevideo sean aún más antiguos que el de Nueva York. Los sureños recuerdan siempre al olímpico Juan Carlos Zabala biznieto de vascos que es no un mito sino un canto al tesón y a todas las virtudes deportivas.

Acuden a esos maratones hasta 10.000 participantes o más y en Ciudad de México por ejemplo aunque antaño los viejos era una especie rara ahora para los premios se ha establecido la categoría de ‘ Veteranos Plus’ que incluye a los mayores de 65 años hasta el final. Una revista incluía una fotografía que llamaba sublime. El pie reza así: ‘ Un hombre de 103 años en la maratón marcha conversando animadamente con una mujer de 94 a la que sostiene de la mano. Ellos entre los 12.000. ¿A quién le cabe la duda de que cruzaron la meta?. A nosotros no’ .

Y para terminar con las maratones hay uno que no se puede calificar de ortodoxo ni tampoco de olímpica pues no hay 42 kms. 195 metros para recorrer, sino que hay que subir 86 pisos (1.576 escalones) para llegar a la meta, en las alturas. Se trata de la prueba consistente en subir desde la planta baja hasta el repetido piso 86º del rascacielos más emblemático y antiguo de Nueva York el Empire State Building.

Recorrido cerrado, sin ventanas para la ventilación y escalera muy estrecha por lo poco utilizada pues los ascensores son muy buenos. En la última edición de esta prueba había casi 400 inscritos, aunque luego a la salida acudieron solo unos 300.

No es de extrañar que un periodista recalcitrante y ortodoxo, pidiera que se prohibiera o que se limitara esa prueba hasta los 65 años, por temor a los infartos de miocardio y lo difícil que es a las autoridades sanitarias, por falta de espacio, el acudir a los numerosos accidentes y emergencias que normalmente suele haber.

Al parecer nadie hizo caso a esa ‘ sensata’ exigencia y eso permitió a Ginette Bedard, 75 años y seis meses, llegar al piso 86º entre los 35 primeros y sonriente. La australiana SuzyWalsham ganó por 3ª vez la prueba, con la camiseta roja de sangre no por un atentado o agresión machista, sino porque tropezó, cayó y se dio contra la pared de cemento un golpe tremendo. Dicen que dijo: ‘ ...a partir del paso 60, mis pies eran de plomo...’

Los participantes veteranos (unos 10) llegaron todos.

El tenis un refugio para veteranos profesionales de todo el mundo

Nacido efímeramente en Francia en el siglo XV, en seguida cruzó el canal de la Mancha para nacionalizarse inglés. Era un deporte casi tan elitista como el cricket, pero luego dejó de serlo, aunque la practica individual precisa unos requerimientos, de hecho, no accesibles a todos: cancha, césped o tierra, raquetas, árbitros, vestuarios... club y afiliación, ropa mínima, etc...El torneo más antiguo es el de Wimbledon (1877) pero a este han seguido los torneos del Gran Slam: Francia (Roland Garros), Open de Australia, Copa Davis y la Copa Wightman, 1923, solo para damas.

El tenis fue incluido en los primeros Juegos Olímpicos (1896) y ya en 1900 era popular, también entre veteranos Charlotte Cooper, la supercampeona se retiró a los 43 años en 1912. El tenis siguió siendo olímpico hasta París 1924 pero el creciente profesionalismo, hizo que en realidad, los veteranos salieran, en principio, perjudicados. Ya funcionando el Gran Slam, el tenis se ensanchó, y hubo muchas más tenistas profesionales veteranos en el mundo.

Fue Wimbledon el torneo más clásico... y más longevo. Allí contaba casi tanto la experiencia, como la destreza. Así un poco al tun-tun, se han retirado después de los 40 en Wimbledon campeones tales como Al Gore, Gardnar Mulloy, E. M. Ryan, Martina Navratilova, etc... y con más de 50, Jesiah Richtie, A.E.O´Neill, C.O.Tuckey y yendo a los mayores de 60 Jean Borotra y Bill Tilden considerado casi hasta el final, entre los 10 mejores del mundo.

El atleta-robot o el pundonor al límite de lo humano

El marchador Jesús Angel García Bragado, 40 años, desafía toda clasificación previa prevista. Ha participado en mundiales con nueve medallas en su haber. Pero ahí es nada. Se trata de un atleta-robot. Corre con dos caderas artificiales, una que le ‘ tunearon’ hace tres años. Y la segunda en el 2008 en la clínica Dexeus. Allí le operaron de un choque femoroacetabular, un atrapamiento, que dificulta la flexión de la cadera producto de los miles de kilómetros que lleva recorridos en pruebas y entrenamientos diarios. Este espécimen de motor diésel humano es irrepetible. Teniendo en cuenta que en 1993, ganó el campeonato del mundo en Marcha Olímpica.

A causa de la primera intervención quirúrgica, en la cadera derecha, le hacía de hecho y según muchos técnicos, minusválido no apto para el deporte de competición, pero García Bragado consiguió participar en Pekín y para asombro de todos, se clasificó en cuarto lugar. Entre sus planes de futuro está el participar hasta el Campeonato de Europa a celebrar en en Barcelona en el 2010. Para eso sigue entrenando.

Hay otros -ellos y ellas- que alimentan nuestra esperanza, la de todos, es el número creciente de los que prolongan su carrera casi artificialmente. No son sólo las excepciones de longevidad, como, la del futbolista inglés Stanley Mathews ya citado, quien tanto admiró al equipo de Euskadi, cuando lo vio en 1937.

¿Por qué se retira un campeón? No sólo es por el envejecimiento

Sino por la pérdida de la rutina de los entrenamientos que hace que un mero tirón te aleje un par de meses y luego... Pero también es causa de abandono la de los que quieren oro o plata en todas las pruebas y no se conforman con ser un anónimo más en el pelotón. Y el gran peligro para ellos es echar mano a las drogas para ese poco que les hace falta. Tal es el caso del tenista Andre Agassi, según recientes y sensacionales revelaciones, publicadas por decisión propia. Es un caso muy complejo de honor y, marketing, pero no exactamente sólo de veteranía. Podía seguir, conformándose con el numero 130 en el ranking, pero el quería seguir siendo el número uno, lo cual ocurre incluso en el surf de Biarritz.

El más bello ejemplo del deporte: una nadadora de 97 años y Alfred Proksch, saltador olímpico, 100 años. Ella se llama Bernarda Angulo la ha descubierto el suplemento de un gran periódico de Madrid. Campeona de Europa de espalda 50, 100 y 200 metros para veteranos. En septiembre pasado subió al podio para que el impusieran tres oros conseguidos en los campeonatos de Europa de natación. No hay nadie en la categoría de 95 años plus que se le oponga. Vive en un barrio humilde de las Palmas de Gran Canaria.

Fue senderista hasta hace más de 50 años. Ha recorrido a pie las siete islas canarias. También ha hecho mucho senderismo en Alemania. Tenía 24 años cuando estalló la guerra civil española. Soportó el franquismo entre los 27 y 63 años. Enviudó a los 64 años en 1976. La natación fue y es su bálsamo y arma contra la soledad. Sus marcas son la un premio a la voluntad y capacidad de superación.

Aprendió a nadar a los 47 años. Ahora ‘ nado mucho mejor que lo que camino’ explica sin sorna. Entrena cada día de 500 a 800 metros según los ánimos. Empezó a competir 35 años después de aprender a nadar lo cual le enseñaron sus hijos ‘ Fue como empezar una nueva vida. Con la natación mi existencia se ha transformado’ .

Su entrenador Argimiro García le solía decir: ‘ si sigues así nadarás hasta los 110 años’ nosotros creemos que por lo menos nadará hasta los 120.

El atleta en activo de más edad del mundo es el austriaco Alfred Proksch quien ha celebrado su 100 cumpleaños tras una carrera deportiva en la que logró entre otros el sexto puesto en salto con pértiga en los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín.

Según la información de la televisión austriaca ORF Proksch sigue aún practicando el atletismo e incluso añadiendo títulos a su palmarés ya que el pasado marzo 2009 logró la medalla de oro en lanzamiento de disco en el campeonato de veteranos plus en Clermont-Cerrand. El veterano atleta recordó que en su época de saltador olímpico las pértigas eran aún de caña de bambú y en vez de caer sobre colchonetas especialmente diseñadas los atletas tenían que aterrizar en un montón de arena... ‘ aterrizábamos como un gato sobre las cuatro patas, de lo contrario uno se podía lastimar gravemente’ .

Se recordará que fueron los Juegos Olímpicos de Hitler organizados por los nazis y el atleta del que hablamos quedó sexto en pértiga con un salto de 4 metros y un año después en Londres cuando tras romper su pértiga de bambú y sufrir un fuerte golpe, un contrincante inglés le prestó la suya para un nuevo intento, logró saltar 4, 18 metros. Esa marca fue durante muchos años el record nacional austriaco en salto de pértiga.

El sedentarismo enemigo del deporte y de la salud

A menudo se conversa sobre el sedentarismo con resignación incluso con prejuicios y subestimación. Resignación porque pareciera que el tiempo invertido en el ejercicio siempre fue antaño.‘ Ayer no lo hicimos, en su momento, y ahora ya es demasiado tarde’ . No se dan cuenta que nunca es ‘ demasiado tarde’ .

Prejuicios porque muchos piensan que la actividad física es sinónimo de pérdida de tiempo reservado sólo para quien no tiene nada que hacer o para el que rinde culto a su físico y ha perdido el sentido de su vida. Subestimación porque si se hiciera un ranking de aquellos hábitos que debiéramos reivindicar en nuestras vidas es probable que apareciera primero nuestra dieta alimenticia, más horas de sueño, más comunicación con los amigos, aumento de nuestras lecturas, más televisión etc.

Pero son cada vez más los estudios científicos que señalan que el ejercicio físico mejora el bienestar individual y social reduce la ansiedad y la depresión mejora nuestras relaciones laborales afectivas y sociales así como las relaciones con nuestra familia amigos y compañeros de trabajo.

El sedentarismo puede ser considerado como una tara de la sociedad actual. Por lo general las personas sedentarias no consideran que lo son y solo se dan cuenta cuando frente a un médico constatan que la enfermedad o el mal que les aqueja, pudieron haberlo prevenido con la práctica de un deporte regular. Con el sedentarismo no podríamos ni soñar en ampliar la edad deportiva, aunque sí en hacer más agujeros en nuestro cinturón, hasta que no nos sirva. Entonces es que entramos en la obesidad.¡ Buen provecho!.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1230 noticias)
Visitas:
2922
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.