Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La economía es la ciencia más importante para el hombre laico

12/07/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageDe todas las ciencias naturales y sociales, la economía1 es la más importante para los seglares inteligentes. Esto se debe a que el entendimiento económico entre el público marca la diferencia entre la barbarie y una sociedad saludable. Si bien las otras ciencias son importantes, sólo requieren una pequeña minoría de especialistas con un profundo conocimiento de esos temas para que los frutos de esas disciplinas se extiendan por toda la sociedad. Pero una buena política pública a menudo depende de una buena comprensión de la economía y, por lo tanto, depende de la comprensión de la misma por parte del público.

Cuando los pasajeros están sentados en el autobús, volando de las Bahamas a Nueva York, no importa si alguno de ellos entiende las leyes de la aerodinámica, o algo sobre la ingeniería mecánica del avión en el que están volando. La operación exitosa del avión continúa, siempre y cuando un grupo pequeño y especializado de personas lo entienda. Cuando millones de personas toman sus medicamentos cada noche, no importa si entienden la química subyacente a sus píldoras y jarabes, siempre y cuando un número relativamente pequeño de químicos que produjeron el medicamento supieran lo que estaban haciendo. Un barco de crucero no se pierde en el mar de camino a, digamos, Alaska, basado en la experiencia en navegación de aquellos que juegan al laser tag en su cubierta, si el capitán y su tripulación saben lo que están haciendo. Un país, por otro lado, es un barco que sólo flota si los que lo habitan saben cómo manejarlo con éxito.

Incluso una mayoría sin derecho a voto afecta la política

Aceptando el papel clave del sistema económico en el bienestar de una sociedad, es claro por qué las repúblicas representativas u otras formas de gobierno democrático con poblaciones que favorecen el libre mercado tienen mercados libres, y aquellas con poblaciones que favorecen el intervencionismo tienen intervencionismo. Los políticos buscan la elección, y si los votantes en masa realmente demandan ciertas políticas, los políticos seguirán esas políticas. Pero, ¿por qué a los Estados no democráticos les debe importar en absoluto lo que piensen sus poblaciones? ¿No tiene la dictadura todas las armas? ¿No pueden dejar que la gente pase de un lado a otro sus problemas con el austriaco mientras los señores continúan con sus asuntos, sin ser molestados detrás de sus batallones? Como Mises dijo en La acción humana:

Al final prevalece la filosofía de la mayoría. A largo plazo, no puede existir un sistema de gobierno impopular. La diferencia entre democracia y despotismo no afecta al resultado final. Sólo se refiere al método por el cual se produce el ajuste del sistema de gobierno a la ideología de la opinión pública. Los autócratas impopulares sólo pueden ser destronados por trastornos revolucionarios, mientras que los gobernantes democráticos impopulares son derrocados pacíficamente en las próximas elecciones.2

Enfatizando la fuerza de la opinión pública frente al poderío militar del Estado, explica el Dr. Robert Murphy:

Y si crees que eso es ingenuo, bueno, entonces si tenías razón, eso significa que los Estados más totalitarios en los que el líder puede hacer que alguien desaparezca por la noche.... entonces allí deberían tener acceso libre y abierto a Internet, pueden dejar que las escuelas enseñen lo que quieran.... si alguien se pasa de la raya, simplemente lo matan». Pero no, es precisamente en esas sociedades totalitarias donde pueden matar a la gente a su antojo donde quieren el control más estricto sobre la información.3

Más sobre

De hecho, en prácticamente todos los casos, los Estados más militarizados y totalitarios, los más dispuestos a usar la fuerza contra su propio pueblo, son los más preocupados por controlar la educación, el habla y el pensamiento de sus súbditos. El razonamiento que subyace a estos esfuerzos es claro a la luz de dos hechos. En primer lugar, la gente es numerosa y el Estado es escaso. En segundo lugar, los agentes constituyentes del propio Estado, incluidos los miembros de la policía y del ejército, no son inmunes a la infección por la disidencia, y pueden llegar a apoyar el cambio de régimen. Las pirámides invertidas de fuerza se construyen sobre la base de la opinión. Incluso si, como dijo Lenin, un hombre con un arma puede controlar a cien sin ella, la opinión puede hacer que un hombre se vuelva contra sus amos.

En algunos aspectos significativos, las dictaduras y monarquías se enfrentan a limitaciones de opinión popular aún más fuertes que las democracias. Mientras que los funcionarios electos son típicamente expulsados del cargo en una sola pieza, los hombres fuertes y sus seres queridos a menudo se enfrentan a muertes grotescas cuando son expulsados. Además, el entendimiento entre el público de que los políticos democráticos pueden ser expulsados pacíficamente cada pocos años puede generar paciencia hasta las próximas elecciones, mientras que los sujetos de los hombres fuertes saben que el cambio no llegará a menos que y hasta que la gente tome acción. Por lo tanto, los dictadores tienen más en juego en la batalla por la opinión popular que los políticos democráticos, y no tienen la esperanza de un cambio periódico de régimen pacífico para calmar el malestar entre las masas.

De todas las ciencias naturales y sociales, lo más importante es que el laico inteligente tenga un sólido dominio de la economía, porque su comprensión de la economía dará forma al funcionamiento de la organización más poderosa de todos los países del mundo: el Estado. «El florecimiento de la sociedad humana depende de dos factores: el poder intelectual de los hombres sobresalientes para concebir teorías sociales y económicas sólidas, y la capacidad de estos u otros hombres para hacer que estas ideologías sean aceptables para la mayoría».4

Fuente.

1.Las humanidades como la teología, la filosofía y la historia no están incluidas en esta afirmación.

2.Ludwig von Mises, Human Action, The Scholar's Edition, p. 859.

3.Robert P. Murphy, «Economics of the Stateless Society», misesmedia, 28 de julio de 2016.

4.Mises, Human Action, p. 860.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1851 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1016
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.