Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Lerma Garay escriba una noticia?

El Eclipse Solar de Oaxaca

20/08/2017 06:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Eclipse Solar de 1970

Recuerdo muy bien aquel mediodía del  7 de marzo de 1970, cuando presencié, encerrado en la sala de mi casa, el primer eclipse de sol en mi vida. Mi madre, hermano y hermanas, en compañía  de una tía y sus hijos,   veíamos con atención en la televisión a Pedro Ferriz narrando los pormenores del fenómeno desde algún lugar de Oaxaca. La calle donde vivíamos estaba desierta, nadie se encontraba en ella excepto una familia cuya religión no era la católica.  Una de las muchachas de esta familia se encontraba en avanzado estado de embarazo.

Pedro Ferriz narraba al aire lo que podía decir acerca de este fenómeno. Supongo que él se encontraba en Mihuatlán, Oaxaca, que fue donde el eclipse tuvo su mayor intensidad y mayor duración:  ahí, la noche provocada por el eclipse duró tres minutos con veintiocho segundos.  La estela oscura proveniente del Océano Pacífico penetró por el Istmo de Tehuantepec, avanzó hacia el estado de Veracruz, se internó al Golfo de México, pasó por la Florida, cruzó otros estado del país vecino para luego llegar hasta la costa este de Canadá para continuar en dirección noreste.

Producto de creencias ancestrales provocadas por los eclipses, la calle donde yo vivía se encontraba desierta, excepto la aludida familia. En un momento de distracción de las mayores, medio abrí la cortina y pude ver a la familia aquella trabajando a la media luz del sol como si nada sucediera, mientras que nosotros y, creo, todos los vecinos nos resguardábamos de dicho fenómeno en la seguridad de nuestras casas, esperando, claro, que aquellas viejas creencias no se hicieran realidad. De repente vino el regaño de mi madre, la cortina debía estar cerrada.

Pasó el eclipse en cuestión de minutos. No obstante, por aquello de las dudas, mi madre y tía no nos permitieron siquiera abrir la puerta de la casa hasta que, pensaron ellas, ya era seguro.

Nada nos sucedió. Por la tarde todos los niños salimos a jugar a la calle como si nada hubiera pasado. Crea usted lo que le plazca, pero lo cierto es que uno o dos días después del eclipse aquella muchacha embarazada tuvo un aborto espontáneo y el producto venía deforme.

Lee uno que los científicos aseveran que carecen de fundamento aquellos antiguos temores que se tienen de los eclipses.  No obstante, me dice un vecino nativo de un pueblo de la sierra de Concordia: “podrán decir lo que quieran, pero siempre que hay eclipse muchas hembras de los establos abortan y sus productos están malformados.”

(En el enlace: recorrido  del eclipse de 1970)

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Eclipse_solar_del_7_de_marzo_de_1970#/media/File:Solar1970.gif

 


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Lerma Garay (105 noticias)
Visitas:
5373
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.