Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Leonardo Pittamiglio escriba una noticia?

"Ecce Cor Meum" de Paul McCartney y la cuarta publicación de música clásica del ex-beatle

31/01/2010 02:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Ecce Cor Meum" (Behold My Heart) es el cuarto álbum de música clásica de Paul McCartney, un Oratorio en cuatro movimientos compuesto para coro y orquesta

"Ecce Cor Meum" (Behold My Heart) es el cuarto álbum de música clásica de Paul desde su primer trabajo en 1991, "Liverpool Oratorio". "Ecce Cor Meum" (Behold My Heart) es un Oratorio en cuatro movimientos compuesto para coro y orquesta. Las partes vocales, predominantes en el trabajo coral, fueron escritas por Paul McCartney tanto en latín como en inglés. Acerca de este trabajo, que costó al músico 8 años de meditación y práctica, McCartney declaró: "es una pieza coral que pude ser cantada por la gente joven en todo el mundo del mismo modo que el Mesías de Handel".

Sus cuatro trabajos de música clásica, o quinto si consideramos la banda sonora "The Family Way" grabada en 1967 (en plena era Beatles), tienen la virtud de enseñarnos un McCartney musicalmente maduro y abierto a nuevas (o antiguas) experiencias melódicas. Su perpetuo modelo pop-rock, al cual se pliega con mucha naturalidad, llegaba en 2005 hasta el hartazgo de "Chaos and Creation in the Backyard". Quien oyera ese álbum -no genial, ni mucho menos delicioso-, encontrará en esta nueva vertiente musical del ex Beatle (la clásica), una manera efectiva para volver al calor melódico del delicado Paul.

Los trabajos de música clásica grabados desde la década pasada a 2006 ("Liverpool Oratorio" de 1991, "Standing Stone" de 1997, "Working Classical" de 1999 y "Ecce Cor Meum" en 2006) se ajustan de modo armónico con sus otras producciones realizadas para el gran público que simultáneamente grababa justo a éstas ("Off the Ground" de 1993, "Flaming Pie" de 1997, "Driving Rain" de 2001, "Chaos and Creation in the Backyard" de 2005, y los rockeros "Choba B CCCP" de 1991 y "Run Devil Run" de 1999). La magnífica producción, no toda apasionante, no hace sino probar que Paul McCartney ha sido un músico que se tomó muy en serio su profesión de músico y compositor.

Indagar en su discografía -amplia, variada, experimental ("Liverpool Sound Collage" de 2000), tierna, llana, directa, rústica, electrónica ("McCartey II" de 1980 y sus grabaciones bajo el nombre de "The Fireman" en 1994 y 1998)- podría probar lo que informo.

Sus cuatro trabajos de música clásica tienen la virtud de enseñarnos un McCartney musicalmente maduro y abierto a nuevas (o antiguas) experiencias melódicas

Como hemos dicho, muchas partes del texto de Ecce Cor Meum han sido escritas en latín. Pero lo primero en meditarse fue la música. La suerte le llevó a un concierto de John Tavener en la Iglesia de San Ignacio de Loyola en Nueva York. Acerca de este hecho, y en relación con el nombre de este álbum, McCartney ha comentado: "Mientras yo esperaba a hacer mi parte, miraba alrededor la iglesia y vi una estatua, y debajo de ella estaba escrito 'Ecce Cor Meum'. Yo había estudiado algo de latín en la escuela y siempre le tuve apego al idioma. Así que lo resolví. Creo que significa contemplar mi corazón".

El resultado final de "Ecce Cor Meum" que desde hace algunos años atrás disponemos en tiendas de discos y en la red, atravesó una serie de contingencias que han llevado a la música imaginada por Paul por un proceso de evolución desde 1998. Tres años después, Paul McCartney ya tenía en mano la versión inicial de "Ecce Cor Meum", la cual fue interpretada ese año por el Coro del Colegio Magdalena, conducido por Bill Ives en el Teatro Sheldonian de Oxford.

"Finalmente hice que todo quedara bien a través de la corrección de muchas equivocaciones -mucho fue aprendido antes de la interpretación en Sheldonian, pero mucho de ello fue aprendido después"- diría luego. "Un compositor coral con experiencia sabe que no pueden dar a niños pasajes sostenidos de gran escala; ellos no tienen la energía y la resistencia. En el Sheldonian hubo algunas partes que no me había dado cuenta lo difícil que eran antes porque las había hecho con el sintetizador (que tiene la resistencia interminable!), pero durante aquella primera interpretación, el niño que hizo el solo agudo no lo pudo dar para la segunda mitad de la obra- ¡creo que lo consumí en la primera mitad!-. Éstas son cosas que la gente aprende porque se lo enseñan inmediatamente en la primera lección o que aprendes durante los años, así que rehicimos la obra varias veces, eliminamos varias secciones corales y se las dimos a la orquesta. Si hubiera sido una canción de los Beatles hubiera sabido como hacerlo. Pero este era un juego de pelota completamente diferente", declaró el maduro compositor.

Los cuatro oratorios de Ecce Cor Meum (Behold My Heart) fueron grabados em el año 2006 entre el 13 y 17 de marzo y fueron interpretados por Kate Royal (soprano); los Muchachos del Coro de Colegio del Rey, Cambridge; los Muchachos del Coro de Colegio Magdalena, Oxford; y la Academia de San Martin in The Fields. La conducción estuvo a cargo de Gavin Greenway.


Sobre esta noticia

Autor:
Leonardo Pittamiglio (55 noticias)
Visitas:
10993
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.