Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blogdefarmacia escriba una noticia?

Dormir bien es bueno para el corazon

30/03/2011 11:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El estrés, la familia, el trabajo, las responsabilidades, los amigos: demasiadas cosas que atender en tan sólo 24 horas. Los días resultan cada vez más cortos y con ellos incluso se acortan las horas dedicadas al sueño. Si esto te parece conocido, tomate unos minutos para ojear este artículo y descubre porqué tenderse es bueno para el corazón.

Si crees que el hombre de la casa debe ser cachas y vigoroso, que no puede parar un minuto ni perder tiempo descansando o durmiendo, deberías comenzar a replantearte este pensamiento contradictorio.

¿Por qué contradictorio? Porque echarse no es de vagos ni haraganes (a menos que pases todo el día acostado en la cama, claro). El reposar y descansar correctamente es poco clave para ser el hombre resistente y vigoroso que deseas ser.

Tanto, que descansar menos o mal puede causarte problemas serios de lozanía, comenzando con el corazón. Al respecto, un estudio nuevo desarrollado por unos investigadores de la Universidad Brown de Providence, Rhode Island, en los Estados Unidos, encontró que el adormilarse menos se asocia con un engrosamiento de la albarrada de la arteria carótida del cuello en los hombres, que es uno de los signos más significativos de enfermedad cardíaca.

Esta no es la única vez que un estudio se refiere a la privación que tiene nuestro cuerpo de adormecerse adecuadamente. Otras investigaciones ya lo han mencionado, como una desarrollada por profesionales de la Universidad Carnegie Mellon, igualmente en Los Estados Unidos, según la cual tenderse menos de siete horas por sombra incrementa tres veces las posibilidades de contraer un resfrío, mientras que descansando aún menos tiempo, el peligro aumenta cinco veces.

Otro número que hay que considerar es que es necesario descansar correctamente. Esto se refiere a amodorrarse profundamente y conquistar que el cuerpo verdaderamente se relaje y recupere la energía. Muchos hombres suelen levantarse varias veces por la tinieblas o tienen problemas a la hora de adormilarse como por ejemplo, roncan o padecen de apnea del sueño (esto provoca que se corte la respiración durante algunos segundos). Aunque no lo noten si no les permite descansar correctamente, les afecta y puede afectar su vigor.

Otro motivo que perjudica al buen yacer es la televisión. Muchos tienen la costumbre de mirar televisión ayer de ir a descansar pero el cansancio los vence y se duermen frente a la pantalla. En estos casos, el cuerpo siquiera descansaría como debiera.

Acerca de este tema, otra investigación realizada en roedores detectó cierta relación entre adormilarse expuesto a luces (como las que genera la televisión) y la depresión. Esto sucedería porque la luz que el cuerpo recibe al yacer podría afectar al hipocampo (una parte del cerebro que se encarga, entre otras cosas, de regular los ciclos de tenebrosidad y de día, tanto en los hámsters como en los humanos).

¿Todavía sigues pensando que el realizar actividades sin parar es señal de fortaleza? Imagínate si mantuvieras el coche encendido todo el tiempo, consumiría mucho combustible y sus piezas se romperían más rápido, ¿verdad?

Pues poco similar ocurre con tu cuerpo. No sólo necesita alimentarse para funcionar, asimismo es necesario detenerlo a diario y para que descanse correctamente, para que todas sus partes se recuperen y para puedan retornar a originarse al día venidero.

No dudes más, ni sientas culpas: apaga las luces y... a descansar.


Sobre esta noticia

Autor:
Blogdefarmacia (7914 noticias)
Fuente:
blogdefarmacia.com
Visitas:
4443
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.