Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Prensa Libre Valenciana escriba una noticia?

Con el dolor también se hace negocio

01/11/2010 16:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Frente a la muerte de Kirchner, los ojos de los especuladores vieron una buena oportunidad de ganancias y se lanzaron a la compra de acciones de bancos y concesionarios de servicios privatizados de energía y telecomunicaciones

Ricardo Osvaldo Rufino mir1959@live.com.ar

A las 9.30 horas del miércoles 27 de octubre fallecía en su provincia natal, Santa Cruz, el ex presidente argentino, Néstor Carlos Kirchner. Ese día el mercado bursátil local no operó por el feriado del Censo, pero la bolsa de valores de Wall Street (en Nueva York) sí. Y allí cotizan firmas asentadas en Argentina.

Frente a la muerte de Kirchner, los ojos de los especuladores vieron una buena oportunidad de ganancias y se lanzaron a la compra de acciones de bancos y concesionarios de servicios privatizados de energía y telecomunicaciones, que llevaron a estas últimas a liderar las alzas registradas anteayer en el mayor mercado de Estados Unidos. El salto de hasta 40 por ciento en dichos valores será el rédito que le habrán sacado los especuladores a la muerte del ex presidente. En conclusión, a sólo horas de que se anunciara el fallecimiento del ex presidente argentino Néstor Kirchner se sabía que el riesgo país de Argentina bajaba y subían los precios de los bonos y las acciones de empresas argentinas en Wall Street y otras bolsas del mundo.

Analistas de distintos bancos, como el Barclays o Goldman Sachs, y fondos de inversión con intereses en activos argentinos no ocultaron el “entusiasmo” por el fallecimiento del ex mandatario, al señalar desde Londres que “se abre potencialmente la puerta para que llegue alguien que nos ayude a reducir los controles de capitales y a abrir un poco más el mercado”. En sintonía, desde Nueva York se sostenía que “el mercado estaba esperando cambios”.

“Las especulaciones lamentables siempre existen, pero no vamos a sacar los controles de capitales ni dejar apreciar el tipo de cambio. Los cambios en la cotización de las acciones son operaciones financieras especulativas de corto plazo. Lo mejor que les puede pasar a las empresas argentinas es que esta política económica se mantenga”, apuntaron a este diario desde el Directorio del Banco Central. En la entidad que conduce Mercedes Marcó del Pont recordaron que este tipo de comportamiento ante hechos desafortunados no es extraño. “Durante la crisis financiera global la cotización de algunas empresas subió cuando anunciaron despidos masivos de trabajadores”.

A pesar de que en los últimos años el país alcanzó sus máximos niveles de inversión, Guillermo Mondino, analista de Barclays y jefe de asesores de Domingo Cavallo durante el trágico 2001, consideró que “Kirchner era percibido como un obstáculo para la inversión y una mayor participación del mercado”. Por ese tipo de lecturas, las acciones de las empresas argentinas que cotizan en Nueva York registraron un elevado volumen de operaciones en relación con los valores observados en las jornadas previas y ocuparon los primeros lugares entre las 30 compañías con mayores variaciones porcentuales en Wall Street. Transportadora Gas del Sur, Edenor, Pampa Energía, Telecom, Nortel (propietaria del 54 por ciento de Telecom), IRSA, Banco Francés y Galicia compartieron ese listado con subas significativas que alcanzaron el 25 por ciento, para concluir la jornada con alzas entre 16 y 7 por ciento.

“Es cierto que son subas muy significativas, pero hay que tener en cuenta que son empresas con volúmenes muy reducidos de operaciones, son acciones ilíquidas, que con poco esfuerzo de inversión se pueden mover especulativamente”, se cubrió un analista de un banco de capital extranjero. Mientras tanto, las acciones del Grupo Clarín, que llevaban varios días de muy reducido volumen de operaciones, ayer logró trepar más de un 40 por ciento, en una jornada de especulaciones lamentables.

Como se sabe los mercados reaccionan con el bolsillo, no con el corazón, fué una frase que en Argentina hizo famosa un político a fines de la década de los años 80.

A pesar de que con el gobierno de su esposa, Cristina Fernández, la economía está creciendo a más del 9%, que hay superávit fiscal y comercial, y en el Banco Central las reservas superan los $US 50.000 millones, los mercados celebraron lo que perciben como el comienzo del fin del kirchnerismo. "Es un hecho positivo para los bonos y el panorama económico porque le da más posibilidades a la oposición que es más responsable a nivel fiscal y más amistosa hacia el mercado", le dijo al diario británico Financial Times Douglas Smith, jefe de investigación de América Latina del Standard Chartered. La discrepancia entre los datos macroeconómicos argentinos y la percepción de los mercados es curiosa. Según indicó Peter West, jefe de investigación de un fondo de inversión, Pam Global Investment, en Londres, esta "percepción" no se basa en un análisis estrictamente económico. "Hay un elemento psicológico e ideológico en el sentido que Kirchner era percibido como un 'enemigo de los mercados' y ahora se espera la llegada de alguien que sea más 'amigo' de los mercados", señaló West. Hay un elemento psicológico e ideológico en la reacción de los mercados. Kirchner era percibido como un "enemigo de los mercados", y ahora se espera la llegada de alguien que sea más "amigo" de los mercados.

El enfrentamiento de Néstor Kirchner con el Fondo Monetario Internacional, su política de control de precios y capitales, su enfrentamiento con algunas multinacionales emblemáticas como Shell, y la estatización del sistema de pensiones, en los que importantes entidades financieras internacionales tenían fuertes intereses, conformaron esta imagen de "enemigo". Esto a pesar que tanto Néstor como Cristina Kirchner participaron de la famosa apertura de sesiones de la Bolsa de Nueva York, defendieron la existencia de un "capitalismo popular", jamás hablaron de socialismo y, salvo casos puntuales, limitaron la presencia estatal a un mayor intervencionismo en casos en que se puede argüir que el mercado había fallado.

Sí, pese a todo esto, los “mercados” (esa definición que no dice nada, y al mismo tiempo encierra tanto contenido) no dudaron en especular en una jornada tan penosa y obtuvieron un jugoso rédito, resulta evidente, no tienen la menor cuota de sentimiento. Quedó rotundamente certificado una vez más.


Sobre esta noticia

Autor:
Prensa Libre Valenciana (108 noticias)
Visitas:
2743
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.