Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

Il divo y la coraza judicial

16/09/2009 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Giulio Andreotti, en la película Il Divo, ve como se fisura la coraza que lo protegió de la persecución judicial

Il Divo es la más reciente película sobre el legendario y misterioso político italiano, Gulio Andreotti, el demócrata cristiano que, durante cerca de medio siglo, rigió los destinos del País liderado, ahora, por el escandaloso Berlusconi, con quien, sin lugar a dudas, compartiría visiones políticas, aunque no comportamientos mundanos.

Tan grande fue el poder que acumuló Andreotti dentro del Parlamento, del Ejecutivo y de la Justicia que las denuncias acerca de sus vínculos con la mafia eran archivadas o servían para procesar a los propios denunciantes. El Divo era inmune a todo tipo de ataques.

Un buen día su suerte cambió y ocurrió lo inesperado. La coraza se fisuró. Sus compañeros del Parlamento dieron la autorización correspondiente para que un juez lo investigara. Una vez en manos de jueces ansiosos de protagonismo se convirtió en la víctima del complejo aparato judicial italiano y todos los que le temían le perdieron el miedo. Comenzó su calvario. Las pruebas que anteriormente no tenían valor adquirieron la categoría de pruebas plenas: grabaciones magnetofónicas realizadas sin autorización judicial, declaraciones parcializadas de choferes y guardaespaldas de mafiosos, fotografías casuales junto a los capos. A lo largo de varios años enfrentó severos procesos judiciales.

Su Estructura intelectual, espiritual y física nada tenía de semejante con la de Berlusconi o la de los socialistas latinoamericanos del siglo XXI. Cuando le entrevistó la célebre periodista Oriana Fallaci dijo de él: “… me daba miedo … replegado en sí mismo … tenía el aire de un enfermito … el miedo me lo inspiraba la fuerza que se escondía tras aquellas cosas … el verdadero poder no precisa arrogancia … te estrangula con cinta de seda, con el donaire, con la inteligencia. Tenía inteligencia y fe. Tanta como para permitirse el lujo de no exhibirlas …”. No era ostentoso, dilapidador de fondos públicos ni demagogo. Era austero, honrado, católico practicante, amigo de los papas y cardenales, conservador y anticomunista, escritor elegante y dueño del mejor archivo político con la historia personal de sus aliados y adversarios.

Lo que Andreotti tenía en común con Berlusconi, Chávez, Correa, Evo, Ortega, era la coraza de protección frente a los enemigos políticos y la justicia.

En el caso del gobernante venezolano ni siquiera Oliver Stone pudo ver dentro de la pesada coraza chavista cuando hizo el documental sobre el coronel. El cineasta gringo no vio el autoritarismo de un régimen que tiene a los principales opositores en el exilio, a varios medios de comunicación críticos cerrados y a la mayoría de la población en la miseria en medio de la más alta inflación del continente.

En el Ecuador la coraza presidencial todavía no tiene fisuras.

El asambleísta sin credencial, Balda, de firme denunciante de alteraciones al texto constitucional, el poder gubernamental lo transformó en deudor de pensiones alimenticias y forjador de grabaciones magnetofónicas. No existen procesos judiciales por cambios a la Constitución sino por manutención de vástagos y publicidad de grabaciones.

La experiencia de andreotti es ilustrativa sobre la temporalidad de las corazas judiciales. el italiano, actualmente, se ha rehabilitado con su retorno como senador ad vitem

El Presidente sustituyó al Ministro del ramo para que un ayudante terminara unilateralmente los contratos con su hermano mayor y el problema dejara de ser del inquilino de Carondelet para convertirse en una disputa entre el ayudante y su hermano mayor.

Habló el Mono Jojoy de apoyos materiales a la causa de los socialistas del Siglo XXI, cuando luchaban por conquistar la Presidencia, y resultaron judicialmente perseguidos no los beneficiarios de la supuesta asistencia del Mono sino los comentaristas de la trama. De lo que se conoce, dos distinguidos ciudadanos, Edgar Terán Terán y Mario Pazmiño, ya han sido procesados penalmente por haber ejercido su derecho a la libre expresión y comentado, en público, no en secreto ni con afanes conspirativos, acerca de esos auxilios materiales.

Hace más de dos años se difundieron las grabaciones de las negociaciones de los bonos de deuda externa y de los acuerdos para destituir a los diputados opositores. Quien hizo las grabaciones y participó en las negociaciones, como alto funcionario del Gobierno socialista, logró que, desde las altas esferas del poder, se encarcelara temporalmente a uno de los denunciantes, el célebre Quinto, desde entonces en completo silencio.

El hermano mayor hizo, el viernes 11 de septiembre, una admonición en el sentido que cuidará de su hermano menor cuando, una vez rota la coraza, se encuentre solo, acosado judicialmente por los errores que le hicieron cometer sus perversos asesores del círculo rosa.

La historia de Andreotti es ilustrativa. La coraza no es eterna. Algún día se fisura o se rompe.

A Chávez se le ha comenzado a resquebrajar fuera de Venezuela, en Andorra, con motivo de la investigación de las cuentas bancarias de sus allegados y parientes, abiertas en ese paraíso europeo, para financiar supuestas actividades ilícitas.

Www.luisfernandotorres.com


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
6161
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.