Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Se divide Panamá entre explotación minera y protección ambiental

28/01/2011 13:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El gobierno de Panamá, animado por el apetito mundial por los metales, está empeñado en reformar un código minero para atraer inversión extranjera, en medio del rechazo de ambientalistas e indígenas de áreas mineras. Durante la semana promotores de la actividad minera y detractores manifestaron su opinión en las llamadas “consultas” de la Comisión de Comercio del Parlamento, ante el proyecto gubernamental de reformas a la ley minera de 1963. El ministro de Comercio e Industrias, Roberto Henríquez, indicó a Notimex que el gobierno se decidió a actualizar la legislación minera ante el interés manifestado por empresas extranjeras ante el incremento en el precio de los metales. Según Henríquez hace un par de años una onza de oro costaba 400 dólares y ahora se cotiza en mil 400 dólares, mientras una libra de cobre, de 70 centésimos de dólar pasó a 4.50 dólares por libra. “Es el mundo entero, son las empresa que se dedican a esto en el mundo, las que se han activado su interés; cuando esto ocurre estas empresas van buscando los yacimientos que hay en el mundo que no han sido explotados y expresan su interés”, dijo. La propuesta del gobierno incrementa los cánones pagados por las empresas mineras sobre las ganancias, de 2.0 a 4.0 por ciento, además de también aumentar las multas. La iniciativa permite la participación en la industria minera incluso de personas jurídicas integradas por estados o gobiernos extranjeros “renunciando expresamente en el contrato de concesión a la reclamación por la vía diplomática”. Las autoridades panameñas afirman que gobiernos de Singapur y Corea del Sur están interesados en invertir en la industria minera. Pero la ambientalista Raisa Banfield, quien junto con cinco organizaciones juntó más de 20 mil firmas para exigir una moratoria en la minería dijo que en el interés del gobierno sólo está impulsar una industria sin la debida protección ecológica. “Como las cosas se están poniendo muy difíciles para las empresas afuera, aquí simplemente les abren las puertas para decir vengan”, indicó Banfield. “Lamentablemente no se discute si una actividad nos conviene o no, sino la ampliación de esa actividad para permitir que otros países vengan al nuestro a extraer nuestros recursos naturales”, advirtió Banfield. La ambientalista pronosticó que ante el empecinamiento del gobierno “va haber muchas situaciones no queridas de violencia porque allá los indígenas y campesinos están dispuestos a defender con su vida sus tierras y sus recursos”. Durante la semana, cientos de indígenas de la etnia Ngöbe Buglé fueron reprimidos por la policía en la occidental provincia de Chiriquí cuando cerraron la Carretera Interamericana en rechazo a la iniciativa gubernamental. En las consultas celebradas entre el martes y viernes, también se evidenciaron posiciones encontradas, con connatos de violencia, entre grupos indígenas opuestos a las reformas y otros quienes apoyan la minería. Los opositores a la reforma dan por un hecho la aprobación de la nueva ley minera debido a que cuatro partidos pro gubernamentales cuentan con los votos necesarios para ratificar la iniciativa del presidente Ricardo Martinelli. Banfield dijo que Panamá debería imitar la decisión de Costa Rica -su país vecino- de decretar una moratoria a la industria minera, pero según Henríquez “es muy fácil renunciar a lo que no se tiene”. “Costa Rica Rica no tiene el potencial minero metálico en cantidades suficientes para que sea atractivo para las mineras”, dijo Henríquez. El director ejecutivo de la Cámara Minera de Panamá, Zorel Morales, dijo a Notimex que el país del istmo, por su posición geográfica tiene enormes yacimientos, sobre todo de oro y cobre, ubicados en las zonas de mayor pobreza del país. “En 12 yacimientos de seis mil hectáreas tenemos entre oro y cobre una riqueza valuada a pecios de hoy en 240 mil millones de dólares, de los cuales el 50 por ciento se quedaría en el país”, comentó Morales. Tan sólo Cero Colorado, en la comarca Ngöbe Buglé, en el occidente, tiene reservas de cobre por 25 millones de toneladas, las segundas más grandes del mundo. Por esa área ha manifestado interés el gobierno de Corea del Sur. Mientras la oposición a la minería crece, Henríquez asentó que “si no pasamos estos cambios al código, sino actualizamos el sector minero, los proyectos va a seguir porque no dependen de esta actualización”.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
3464
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.