Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crecer-sano-y-feliz escriba una noticia?

Disfruta del Sol en familia sin riesgos

09/06/2011 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Llega la temporada de piscina y tod@s queremos disfrutar del sol sin correr riesgos. Aquí os damos información sobre qué cosas hay que tener en cuenta para proteger a toda la familia a la hora de tomar el sol.

¿Cuál es mi fototipo?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es nuestro tipo de piel y saber cuánta exposición solar podemos soportar sin que sea un riesgo para la salud. Para ello vamos a describir los principales fototipos:

Fototipo I: Personas de piel muy blanca, ojos y cabello claros y pecas durante todo el año. Las personas de este fototipo se queman con facilidad y no se broncean. Deberían evitar exposiciones al sol de más de 10 minutos diarios.

Fototipo II: Personas de piel blanca-rosada, pelo y ojos claros, con pecas sólo en verano. Son personas que casi siempre se queman pero que a veces se broncean. No deberían exponerse al sol durante más de 15 minutos al día.

Fototipo III: Personas de piel blanca que cogen color con facilidad. Generalmente se broncean y de vez en cuando se queman. No deberían permanecer bajo el sol más de 30 minutos diarios.

Fototipo IV: Personas de piel morena, cabello y ojos oscuros. Cogen color enseguida y casi nunca se queman. No deberían exponerse al sol durante más de 45 minutos al día.

Fototipo V: Personas genéticamente pigmentadas (poblaciones nativas americanas, asiáticas y mediterráneas). Pueden permanecer bajo el sol entre 50 y 60 minutos diarios.

Fototipo VI: Personas de piel negra. Pueden exponerse una hora o más bajo el sol sin quemarse.

El caso de l@s niñ@s es especial ya que su piel es mucho más sensible y no han desarrollado todavía las funciones de autoprotección como la capacidad de pigmentación que se alcanza alrededor de los 6 años. Antes de los 3 años debe evitarse casi totalmente la exposición. L@s niñ@s de esta edad deben ir siempre protegidos con filtros físicos de más de 25 SPF, además de ir cubiert@s con ropita holgada, gorra y gafas de sol.

¿Filtros químicos o físicos?

Vamos a explicar la diferencia entre los filtros químicos y los filtros físicos:

Los filtros físicos son barreras protectoras a base de productos naturales que protegen de ambos tipos de radiación (UVB y la UVA). Están compuestos por minerales como dióxido de titanio, óxido de cinc, etc. y no son absorbidos por la piel sino que crean una potente y duradera barrera física que protege de las radiaciones. A pesar de ser los que mejor protegen y los que menos riesgos implican para la salud, no suelen ser muy populares porque dejan una capa blanquecina sobre la piel. En la actualidad se están desarrollando filtros físicos que han sido sometidos a un proceso de micronización que, convirtiendo los compuestos en nanopartículas, evitan la coloración de la piel durante la aplicación. Desgraciadamente las nanopartículas tampoco son seguras ya que pueden ser absorbidas por la piel.

Los filtros químicos, por el contrario, no dejan restos y son la base de la mayor parte de los productos convencionales. El problema es que, aunque reducen la absorción de radiación UVB, no está demostrado que reduzcan eficazmente la radiación UVA (la que es cancerígena a largo plazo) y se degradan fácilmente con la exposición al agua y aire. Además contienen agentes de efecto hormonal que se absorben por la piel cuyos efectos a largo plazo no son conocidos. Entre sus principales componentes se encuentran sustancias que podrían resultar dañinas para la salud, pudiendo incluso ser cancerígenas como: 4-methyl-benzylidencamphor (4-MBC o MBC), otyl o ethyl-hexyl-methoxycinnamate (OMC), benzophenone-3 u oxybenzon, homosalate, octyl-dimethyl-para-aminobenzoic-acid (OD-PABA), diethyl phtalate y 3-benzylidencamphor. Los aromas y perfumes que contienen pueden producir reacciones alérgicas. Algunos de ellos son compuestos policíclicos tóxicos que tienden a acumularse en el tejido graso; polietilenglicoles (PEGs), que aumentan la permeabilidad de la piel o incluso derivados del peligroso y cancerígeno formaldehido.

Por lo tanto, a pesar de que no son tan estéticos, es preferible optar por una protección de barrera física a poder ser de origen ecológico.

Preparando la piel para el sol

Hay muchas otras cosas que también pueden ayudarnos a protegernos de los efectos dañinos del exceso de sol. Es importante preparar nuestra piel para la exposición solar. Para ello será importante mantenerla hidratada aplicando aceites naturales después del baño y bebiendo abundante agua durante la temporada más calurosa. Es también importante consumir en esta época alimentos ricos en betacaroteno, un pigmento natural que previene los procesos degenerativos de la piel y que está presente en alimentos como zanahorias, albaricoques, calabazas, mangos, melones, etc. El té verde es también un importante antioxidante con efectos probados como preventivo contra el cáncer de piel.

Recomendaciones generales

  • Para resumir, antes de tomar el sol es importante que tomemos ciertas precauciones:
  • Tener en cuenta nuestro fototipo para calcular la exposición máxima.
  • Aplicar un filtro físico, mejor ecológico, de un SPF superior a 20, de 20 a 30 minutos antes de la exposición solar. Lo mejor es aplicarlo en casa, antes de salir, y renovarlo después de cada baño. Si no nos bañamos, debemos de calcular que un flitro SPF 15 nos protegerá de las quemaduras de los rayos UVB durante aproximadamente 150 minutos pero no nos estará protegiendo de los efectos perniciosos de los rayos UVA (los causantes del envejecimiento prematuro de la piel y el cáncer). Por lo tanto usar una protección más alta no nos permite una exposición más prolongada si queremos evitar los riesgos para la salud.
  • Aplicar el filtro solar de manera generosa: se calcula que la mayoría de la población utiliza menos cantidad de filtro solar de la necesaria (entre1/4 y 2/3 de lo necesario para alcanzar la protección SPF del protector que usan). Usando la mitad de la cantidad recomendada de un protector con SPF 50 obtendremos sólo una protección de SPF 7.
  • Protegerse del sol con ropa, sombreros y gafas de sol para reducir la cantidad de piel expuesta a la radiación solar.
  • No exponerse entre las 12 y las 16 horas, ya que son las horas de mayor insolación.

Mariana Duffill Gavito


Sobre esta noticia

Autor:
Crecer-sano-y-feliz (31 noticias)
Fuente:
crecersanoyfeliz.com
Visitas:
290
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.