Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Disentería: enfermedad de países tropicales, atención para los turistas

04/12/2009 12:18

0 Bacteria Shigella, contagio fecal-oral, disenteria bacilar y amebiana, profilaxis, medios de transmisión de la afección, prevención, cuidados con alimentos, evolución, síntomas,

0

DISENTERÍA:ENFERMEDAD DE PAISES TROPICALES, ATENCION PARA LOS TURISTAS

La bacteria Shigella disentariae llega al tubo digestivo del hombre por ingesta de agua, u otros alimentos contaminados, y se aloja en el intestino grueso, con posibilidad de contagio fecal-oral.

Provoca la llamada disentería bacilar, que se da con mayor frecuencia en las regiones tropicales del planeta con higiene deficiente, pero por ser sumamente contagiosa produce brotes epidémicos en todo el mundo.

El período de incubación es entre uno a cuatro días. En los niños pequeños el comienzo es dramático: fiebre, irritabilidad, náuseas y vómitos, dolores abdominales y diarreas profusas, que se acentúan en 48 horas, acompañadas por pérdida de sangre.

El adulto es más resistente a la enfermedad, pudiendo tener un cuadro clínico leve.

Se trata de una diarrea autolimitada que rara vez sobrepasa la afectación intestinal, llegando a alcanzar el carácter de gravedad, en especial en niños y ancianos.

En los niños se puede complicar con el Síndrome Urémico Hemolítico (un trastorno que sucede generalmente cuando una infección en el aparato digestivo produce sustancias tóxicas que destruyen los glóbulos rojos; con frecuencia afecta los riñones).

Las heces de los enfermos y de los portadores sanos contienen grandes cantidades de bacterias. Las moscas transportan las bacterias en sus patas, en su saliva y en sus heces; depositándolas en los alimentos expuestos al aire libre.

Para prevenirla se deben eliminar sanitariamente las excretas, al igual que purificar el agua, combatir las moscas y proteger la fuente de abastecimiento de agua de la contaminación fecal.

Profilaxis:

Lavado de manos antes de manipular los alimentos.

Hervir la ropa interior y la de cama

Disentería amebiana

Causada por el parásito (ameba) Entamoeba histolytica, es endémica en muchos países tropicales, sobre todo por falta de higiene.

Es fecuente en Filipinas, Indonesia y el Caribe, y se observa en algunos países de clima templado.

La disentería amebiana se transmite por el agua, por los alimentos frescos contaminados y por los portadores humanos sanos.

Cuando la enfermedad se hace crónica las amebas traspasan la pared intestinal y colonizan el hígado, formando abscesos hepáticos. En raras ocasiones se forman abscesos en otras localizaciones. Si se deja evolucionar, puede provocar la muerte.

Para tratar la enfermedad se emplean varios fármacos: metronidazol, ementina y preparados de yodo. Los abscesos hepáticos deben ser tratados mediante cirugía.

Disentería bacilar

Es ocasionada por algunas especies no móviles de bacterias del género Shigella, causa de una diarrea autolimitada que rara vez sobrepasa la afectación intestinal. Se propaga por contaminación del agua y los alimentos. Las heces de los enfermos y de los portadores sanos contienen grandes cantidades de bacterias.

Tanto las moscas como las hormigas transmiten la enfermedad.

Para el tratamiento de la disentería bacilar es fundamental la correcta reposición de agua y electrolitos. Como antibióticos se aplican las sulfonamidas, las tetraciclinas y la estreptomicina. El cloranfenicol es efectivo para tratar las cepas resistentes.

Las quinolonas (norfloxacina, ciprofloxacina) asimismo son efectivas.

Tratamiento

La disentería amebiana se trata con metronidazol (Flagyl, Metronidazol EFG). La dosis para el adulto es de 750 mg cada 8 horas durante al menos 5 días. En el transcurso del tratamiento no se puede ingerir alcohol.

Puesto que el metronidazol no es activo frente a las formas enquistadas, el tratamiento se suele continuar con paromomicina (Humatín) por una semana sobre todo para impedir la propagación.

Es importante extremar las medidas higiénicas: lavado de manos con jabón después de ir al cuarto de baño y antes de comer o manipular alimentos.

En el caso de infectados sin síntomas (portadores) es suficiente un tratamiento con paromomicina. Si hay complicaciones o afectación fuera del intestino grueso será necesario un tratamiento hospitalario complejo.

Prevención

El turista que viaja a países tropicales debe evitar el consumo de agua o alimentos potencialmente contaminados.

Adoptar medidas higiénicas en cuanto a bebidas y agua.

Usar agua embotellada.

No ingerir agua de grifos, fuentes o manantiales sin hervirla previamente durante varios minutos.

No añadir cubitos de hielo a las bebidas porque pueden estar hechos con agua contaminada.

No lavarse los dientes con agua de grifos o fuentes.

El vino, la cerveza, las bebidas enlatadas o embotelladas y las elaboradas con agua hervida (café y té) se pueden considerar seguras.

Beber directamente de la botella en lugar de recipientes.

Alimentos

Evitar los puestos callejeros y lugares de poca higiene.

No ingerir alimentos crudos, poco cocidos o no cocinados recientemente.

Evitar las ensaladas y otras comidas a base de vegetales crudos.

Comer fruta después de haberla pelado personalmente.

No existe ninguna vacuna. Podría ser útil llevar metronidazol al viajar.

Evolución

El pronóstico en casos asintomáticos y disentería clásica es bueno. Por el contrario, la enfermedad intestinal con complicaciones y la afectación de órganos fuera del intestino reúnen una mortalidad elevada, incluso con tratamiento correcto.

Síntomas

Fiebre: se presenta bruscamente alcanzando los 40ºC

Mialgia: dolores musculares

Astenia: debilidad física y psíquica

Diarrea acuosa con cólicos

Sangrado

Moco

Pus

Tenesmo: inflamación intestinal con necesidad imperiosa de evacuar

Cefalea

Fuente: Emory Health Care, Atlanta, Georgia.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en