Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edith Araceli Téllez Delgadillo escriba una noticia?

Discriminacion de los derechos humanos a personas que viven con VIH sida por parte de los servicios públicos en México

20/11/2015 07:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, ha reconocido al VIH/SIDA como una realidad que reclama la atención decidida de políticas de salud, pero también como un problema de derechos humanos

La palabra discriminación se emplea habitualmente en dos sentidos: en primer término, Como distinguir, separar; en segundo, implica dar trato de inferioridad.

Ahora bien, con el propósito de entender cabalmente dicho concepto, así como de propender a su resguardo se hace indispensable que nos aproximemos analíticamente desde su negatividad, como el derecho a no ser discriminado en el horizonte normativo de la igualdad.

¿Por qué es peligrosa la discriminación contra las personas que viven con VIH o SIDA?

Debido a concepciones erróneas sobre la enfermedad, en México, al igual que en todo el mundo, las personas que viven con VIH o SIDA enfrentan muchas formas de discriminación, las cuales van desde las más sutiles y difíciles de detectar, como las que se expresan a través de la utilización del lenguaje o chistes ofensivos y discriminatorios, hasta las más crudas y evidentes, como las formas de exclusión o restricción de derechos por vivir con VIH o SIDA. A estas formas de discriminación se añade otro tipo de atropellos igualmente graves, como la negación de servicios de salud o la negativa de acceso a medicamentos necesarios para el control de la infección.

En buena medida, la discriminación en relación con el VIH y el SIDA obedece al estigma generado al inicio de la pandemia, al asociar al SIDA con poblaciones previa e injustamente estigmatizadas por la sociedad: personas homosexuales, las y los trabajadores sexuales y los usuarios de drogas, sólo porque en esas poblaciones se detectaron los primeros casos en Estados Unidos de América. Hoy no sólo ellos son los únicos afectados, sino también las mujeres y los niños, entre otros sectores de la población. Muchas mujeres, a pesar de ser monógamas, corren el riesgo de infectarse por ignorar el estado serológico de su pareja (independientemente de haber él adquirido el VIH antes o durante la relación, e independientemente de la vía de infección por la que él pudiera haber adquirido el virus). Una madre que vive con VIH puede trasmitírselo al producto antes de nacer si no recibe un diagnóstico o tratamiento oportuno.

¿Qué consecuencias tiene la discriminación y la intolerancia?

La discriminación aumenta el miedo al VIH y con ello la vulnerabilidad a la infección, e impide detectarla y tratarla oportunamente. La discriminación favorece el autoestigma y dificulta que las personas se perciban como sujetos de derechos.

En relación con la discriminación, la Constitución establece, en el mismo numeral, párrafo quinto, que: Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas. (Piñón, 2012)

Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de las personas con Sida

El derecho a ser tratado como un igual es fundamental, y el derecho a un tratamiento igual es derivativo. En algunas circunstancias el derecho a ser tratado como un igual puede implicar un derecho a un tratamiento igual, pero no en todas las circunstancias. Siguiendo la línea de análisis anterior, es posible sostener que la política de trato diferenciado positivo o preferencial debe constituir una estrategia de promoción o compensación de algunos grupos sociales tradicionalmente excluidos; que se traduzca, finalmente, en una igualdad genuina de oportunidades. (Rios, 2012)

Los derechos humanos de las personas que viven con VIH o SIDA son iguales a los de todos:

Por tal razón la CNDH pone en tus manos esta cartilla, que enuncia los derechos de las personas que viven con VIH o SIDA, esperando que te pueda ser útil para identificar y denunciar las formas de discriminación arbitraria que puedan cometer en tu contra instituciones y/o funcionarios públicos.

Además, mediante la reforma constitucional de 2011 en materia de derechos humanos, en el articulo 1o., párrafo tercero, de nuestra Constitución, se indica que:

Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.

En relación con la discriminación, la Constitución establece, en el mismo numeral, párrafo quinto, que:

Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas. (Piñón, 2012)

 


Sobre esta noticia

Autor:
Edith Araceli Téllez Delgadillo (1 noticias)
Visitas:
11692
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.