Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Discapacidad mental, trabajo esclavo en China

29/03/2011 06:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Xinjiang Metropolis News

Una investigación realizada por un periodista de Hong Kong reveló que funcionarios del Partido Comunista de la provincia de Sichuan en China, están detrás de una estructura que secuestra a discapacitados mentales y a vagabundos, para trabajar como esclavos. De acuerdo a la investigación, los detenidos inicialmente contratados como obreros vienen de lugares tan lejanos como la provincia de Xinjiang, al oeste de China. Para convertirlos en "buenos trabajadores", los golpean y reciben descargas eléctricas en inhumanas condiciones de vida.

Explotados y maltratados

Los primeros elementos de la historia fueron publicados por el Xinjiang Metropolis News. Según el reportaje, más de diez personas con discapacidad mental del "Grupo Autónomo de Discapacitados" de la jurisdicción de Qu (provincia de Sichuan) trabajan en la planta química Jiaersi de Toksun en la provincia de Xinjiang. Durante más de un año, no les pagaron y vivían en condiciones descritas como "peores que cerdos y perros". Todos los que intentaron escapar fueron golpeados salvajemente, prosigue el informe.

Titular del Xinjiang Metropolis News muestra las condiciones de vida insalubres de los trabajadores discapacitados secuestrados (Xinjiang Metropolis News)

Esta historia fue transmitida rápidamente por otros medios de comunicación chinos. Durante las siguientes semanas, varios periódicos aportaron al caso nuevos elementos y a veces detalles sorprendentes.

Por ejemplo, el Diario de Yunnan, explica que los recién llegados fueron golpeados en cuanto arribaron al Centro Autónomo para que fueran dóciles, antes de entrenarlos. Zeng Lingquan, el jefe del centro, ya detenido, azotaba las asentaderas desnudas de los discapacitados con alambres eléctricos. Cuando ese tratamiento no era satisfactorio, usaba una picana eléctrica, "lo que hace obedientes a los trabajadores."

La esclavitud

La investigación publicada en el blog de Yuan Ling, periodista del semanario Phoenix reveló que el contrato que ligaba a la planta química Jiaersi con el Centro Autónomo era conseguir trabajadores discapacitados. El contrato estipulaba que la fábrica debía alimentar a los trabajadores, pero los salarios se pagaban directamente a Zeng Lingquand.

Además, se pone de relieve que era ni más ni menos que una red de trata de esclavos, implicando a dos institutos de ayuda a personas sin hogar y a discapacitados mentales de la jurisdicción de Qu.

Yuan Ling dice que en Qu, uno de los campos de esclavos, llamado "Centro de Rescate y Asistencia de la Estación de Taipingzhai", era sostenido por el gobierno local.

El centro de asistencia intercambiaba esclavos con el Centro Autónomo de Zeng Lingquan. Los esclavos eran enviados para trabajar hasta la provincia de Xinjiang, con el fin de estar más cerca de las fábricas locales de ladrillos, las obras en construcción y los campos agrícolas de Qu. A cambio, los salarios regresaban al Centro de Asistencia de Taipingzhai, y sus benevolentes protectores de la administración local.

La estación Taipingzhai fue una vez un sitio de cuarentena para enfermos de lepra. En el año 2000, fue arrendado por la estación de alojamiento y repatriación de Qu para hacer un sitio de reeducación. De hecho, fue un campo de trabajo. Hasta el 2003, se suspendió oficialmente el programa de repatriación en China, la estación se cerró.

Veinte días después, se volvió a abrir con el nombre de Centro de Ayuda y Asistencia, con el objetivo oficial de proporcionar refugio y asistencia a los mendigos, vagabundos y discapacitados mentales, pero dice Yuan Ling, que se convirtió en un lugar donde obligaban a estas personas a trabajos forzados bajo la amenaza de perros, macanazos y latigazos.

Liu Dingming, director del Centro de Qu explicó a Yuan Ling que entre 2005 y 2006 la esclavitud estuvo en su apogeo. En ese momento, trabajaban todos los días alrededor de 70 esclavos.

El Centro de Ayuda de Taipingzahi obtuvo enormes ganancias gracias al trabajo de los obreros. Por ejemplo, cuando una empresa pagaba de 30 a 50 yuanes por día a cada trabajador, la cantidad se enviaba al centro de ayuda y no a los propios trabajadores, esto se puede leer en el blog de Yuan.

Liu habla de un contrato con una ladrillera de un pueblo cercano, donde decenas de personas con discapacidad han trabajado durante dos años. Los trabajadores esclavos del Centro de asistencia de Taipingzhai no tenían nombre, sólo números y apodos. Vivían en un sótano húmedo sobre el suelo de cemento ligeramente cubierto de paja. En cuanto a los alimentos, casi siempre era papas hervidas con un poco de arroz, la carne se servía pocas veces al año. Constantemente hambrientos, robaban tofu o carne cruda cuando trabajaban en el pueblo.

El centro de ayuda de Taipingzhai está rodeado en tres lados de abruptos acantilados, por lo que cualquier fuga es peligrosa. Algunos lo han intentado, sin éxito. Los abandonan afuera en el frío, algunos mueren de hambre. Otros saltaron al vacío o murieron de enfermedades sin tratamiento.

Los pobladores testigos de un intento de fuga de un esclavo contaron a Yuan lo que vieron. Al joven lo golpearon brutalmente y lo ahorcaron, luego lo arrojaron desde el acantilado. Cuando un campesino informó del incidente a la policía, el personal del Centro se apresuró a recuperar el cuerpo y a enterrarlo.

De acuerdo con un aldeano, en el verano, las personas sin hogar y los discapacitados mentales comienzan su jornada laboral muy temprano por la mañana y terminan a las 22 horas. Incluso en el calor del día, trabajan sin ningún tipo de protección contra el sol. Yuan dijo que los campesinos denunciaron los hechos a la jurisdicción y a los funcionarios, pero nadie quiso juzgar a los responsables.

Investigación

Cuando esta historia salió en los medios de comunicación, un semanario del sur declaró que la estación de Taipingzhai transfirió a todos los trabajadores esclavos a los asilos de las jurisdicciones y ciudades circundantes.

Varios aldeanos y un vigilante de la estación de Taipingzhai confirmaron que algunos trabajadores esclavos eran simplemente personas secuestradas. Una persona con discapacidad física, contó su desventura al Southern Weekly. Mientras caminaba por la calle, una camioneta se detuvo bruscamente a su lado. Fue detenida y arrojada dentro del vehículo, fue así que se convirtió en trabajadora del Centro de ayuda de Taipingzhai.

El pueblo chino se sorprendió por estos acontecimientos, quien normalmente no puede acceder a la información de abusos perpetrados por las autoridades a los ciudadanos, en lo que se refiere a hospitales psiquiátricos o campos de trabajo forzados con sus sistemas de "reeducación".

De acuerdo a un informe del 10 de junio de 2010, China cuenta con 12 millones de personas con discapacidad mental. El 21 de octubre de 2010, el periódico The Epoch Times publicó las conclusiones de un informe de dos organismos de asistencia pública chinos, Salud Mental y Control Social por un lado y la Iniciativa por la Equidad y la Justicia por el otro. El informe, pasaba bajo la lupa el sistema chino de atención a la salud mental y lo describió como profundamente defectuoso. Debido a las dificultades financieras, muchos enfermos mentales no pueden recibir atención. Al mismo tiempo, las campañas políticas obligan a personas en su sano juicio a entrar en los hospitales psiquiátricos. Ese es el caso de algunos militantes por la democracia, personas en conflicto con el Partido Comunista y miembros del movimiento de la escuela buda de Falun Gong.

El informe señala también que de acuerdo con las estadísticas del Centro de Prevención y Control de enfermedades, más de 100 millones de chinos sufren de una forma u otra de una enfermedad mental. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en China las enfermedades mentales representan el 20% de todos los problemas de salud del país, más del doble del promedio mundial.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1012 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
3129
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.