Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Álvar Núñez Cabeza De Vaca escriba una noticia?

¿Por qué es tan difícil generar empleo en España?

31/05/2011 16:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La excesiva protección del trabajador por parte de los sindicatos y la falta de flexibilidad laboral, fruto de una esperada reforma que nunca llega, impiden una contratación fluida

A decir verdad, si nos atenemos a la subida de las exportaciones habría que pensar que trabajo hay, sin embargo al mismo tiempo ha subido otra vez el número de parados, por lo tanto hay algo ahí que no cuadra, y es que debe ser que menos trabajadores están realizando más horas para atender la demanda extranjera o se ha disparado la productividad, es decir, se produce más con el mismo personal y empleando el mismo tiempo.

Tasa de paro en Europa

Tenemos que preguntarnos por qué ocurre algo así, como puede ser que habiendo más trabajo no haya también más contrataciones, ¿qué impide a los empresarios a contratar más personal? Pues aunque parezca que no debería ser así, uno de los principales problemas es la falta de flexibilidad laboral, que no es otra cosa que la facilidad o dificultad que tiene un empresario para contratar o despedir personal según sus necesidades productivas, y esta depende de:

El sueldo de cada empleado comprende la parte que la empresa paga por él a la seguridad social, la cotización por desempleo, el porcentaje destinado al IRPF, el seguro de accidentes y el salario neto, esto hace que lo cobrado por el trabajador represente la mitad de lo que paga el empleador en total, si a esto le sumamos la dificultad o sobre coste que conlleva un despido, entonces la facilidad para la alternancia de personal según la demanda de trabajo disminuye y cualquiera preferirá pagar más horas extra antes que contratar a otra persona más para cubrir el exceso laboral.

Para la empresa es más caro el contrato a tiempo parcial que pagar las horas extra

También están los problemas de mala organización dentro de la empresa en el momento de realizar las tareas: los métodos usados no se van actualizando ni mejorando con los años, en ocasiones porque el trabajador no siente que se le vaya a valorar económicamente esta mejora y por eso no la sugiere.

Hace algún tiempo, cuando los sindicatos hicieron tanto hincapié en la jornada laboral semanal de 35 horas, tratando de igualarse a los trabajadores de otros países de Europa, quería prohibirse la realización de horas extra y limitar la jornada laboral a 7 horas diarias, con el fin también de conciliar el trabajo con la vida personal, la familia, los estudios, esas aficiones que casi son un trabajo de por si…, pero como es lógico, en España, que el salario está ligado al IPC y por lo tanto sube conforme a un porcentaje fijado desde fuera de la empresa que independiente de la producción, resultó que excepto en convenios internos, el sueldo mensual bajaría en la misma proporción y entonces la propuesta no salió adelante. Lo que no se explicaba, porque seguramente no se quería ver ni exponerse a ello, es que en aquellos países que envidiábamos por sus 35 horas semanales, la productividad era más alta, es decir, cada trabajador hacía en 7 horas lo que un español hacía en 8 o en algunos casos en 10. Esto era posible porque se está más descansado cada día, las condiciones laborales son mejores (la empresa cuida al buen trabajador para que no se vaya) y porque hay un mayor compromiso entre ambos. El personal es un activo importante, pasa a ser capital humano que hay que cuidar, invertir en su formación, pero también este debe comprometerse con la calidad que vende la imagen de la empresa en el exterior para hacerla cada vez mejor y beneficiarse ambos.

Http://fonoteca.esradio.fm/2011-05-28/entrevista-de-luis-del-pino-a-alberto-recarte-28584.html

La división que hacen las ideas laborales socialistas de principios del siglo XX afines a muchos sindicatos actuales que enfrentan a trabajadores y empresarios como enemigos aún hoy en día, no reparan en que ambos son interdependientes y que en la actualidad, la situación es, gracias al buen sindicalismo, muy diferente. Esto daña las dos partes si esta es su forma de entender la empresa; al dueño porque no cuida las condiciones de trabajo de sus empleados y a estos porque no se sienten parte de la empresa sino como una mera herramienta más, que se sustituye cuando da problemas en vez de cuidarla para no perderla. Por lo tanto no se saca el potencial global de la mano de obra y esta termina desconfiando de su puesto y limitándose únicamente a hacer su trabajo sin interesarse en mejorar los procesos.


Sobre esta noticia

Autor:
Álvar Núñez Cabeza De Vaca (140 noticias)
Visitas:
5900
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.