Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Dieta reducida en grasa y carbohidratos baja el riesgo cardíaco

11/08/2010 14:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Escasos carbohidratos: salud del corazón.Aumento colesterol bueno, baja de presión diastólica.Ambas dietas: mejor perfil cardíaco.Menos grasa, menos colesterol malo.Pocos carbohidratos pero más grasa: aumento colesterol malo.Riesgo de enfermedad cardíaca.Carbohidratos

DIETA REDUCIDA EN GRASA Y CARBOHIDRATOS BAJA EL RIESGO CARDÍACO

Las dietas reducidas en grasa y en carbohidratos pueden ser igualmente efectivas para que los adultos obesos adelgacen en el largo plazo y también reduzcan los factores de riesgo cardíaco.

Escasos carbohidratos: salud del corazón

Los autores de una investigación sostienen que los regímenes disminuidos en carbohidratos ayudan a la salud del corazón.

Aumento colesterol bueno, baja de presión diastólica

En dos años de seguimiento, el equipo observó que las personas tratadas con un plan alimentario con quita de carbohidratos obtuvieron mayor aumento del nivel de colesterol HDL o "bueno" y una disminución más significativa de la presión diastólica (valor mínimo), que aquellas tratadas con una dieta con carencia de grasa.

“Aun así, eso no significa que toda persona que quiere adelgazar opte por una dieta reducida en carbohidratos”, precisó el doctor Gary D. Foster, de Temple University, en Filadelfia.

Ambas dietas: mejor perfil cardíaco

Ambas dietas, dijo, ayudaron a adelgazar a los participantes y a mejorar el perfil de riesgo cardíaco. De modo que Foster indicó que lo importante sería elegir los cambios alimentarios que se mantengan en el largo plazo.

Los resultados, publicados en Annals of Internal Medicine, surgen de 307 adultos obesos de mediana edad que, al azar, cumplieron un plan bajo en grasas o en carbohidratos, más un programa de estilo de vida.

En el primer año, todos los participantes adelgazaron unos 11 kilos; en el segundo año, conservaron unos 7, 5 kilos perdidos. No hubo diferencias significativas entre ambos grupos.

Menos grasa, menos colesterol malo

En los seis primeros meses del estudio, el grupo tratado con la dieta reducida en grasas obtuvo más ventajas en cuanto al colesterol LDL o "malo". En ese grupo, el LDL se redujo unos 10 mg/dL, de 124 mg/dL iniciales (los niveles por debajo de los 100 mg/dL son "óptimos").

Pocos carbohidratos pero más grasa: aumentó colesterol malo

En el grupo que llevó adelante un la régimen reducida en carbohidratos, el LDL aumentó inicialmente durante los primeros trimestres, quizás, según Foster, por la libertad que sentían los participantes de comer grasas sin límites.

Pero, al segundo año, los dos grupos poseyeron niveles de LDL varios puntos por debajo de los iniciales y sin diferencias considerables entre ellos.

Los niveles de triglicéridos (otro tipo de grasa en sangre) y la presión sistólica (el valor máximo), asimismo, cayeron de manera similar en ambos grupos.

Riesgo de enfermedad cardíaca

Al analizar el HDL, el nivel promedio en el grupo tratado con la dieta reducida en carbohidratos aumentó casi 8 mg/dL de 46 mg/dL iniciales (los niveles de HDL por debajo de 40 mg/dL son un factor de riesgo de enfermedad cardíaca; idealmente, el HDL debe ser por lo menos de 60 mg/dL).

Los niveles de HDL en el grupo tratado con la ingesta de pocas grasas aumentaron casi 5 mg/dL, de 45 mg/dL iniciales.

El grupo con bajo consumo de carbohidratos logró una ventaja modesta en la presión diastólica, con una reducción de 3 puntos a los tres años, comparado con medio punto en el grupo sujeto al régimen reducido en grasas.

Por ahora, dijo Foster, el mensaje es que las dietas con disminución de grasas y carbohidratos funcionan en el largo plazo.

Carbohidratos

Los constituyen: azúcares, productos lácteos, legumbres, verduras ricas en almidón, panes y cereales, frutas, golosinas, bebidas no dietéticas, harina blanca, arroz blanco, entre otros alimentos.

FUENTE: Annals of Internal Medicine


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
5111
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.