Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Nutricionista Carina escriba una noticia?

Dieta para después del parto

10/08/2010 18:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Durante los tres primeros meses de haber dado a luz, no se debe hacer ninguna dieta restrictiva, pues los requerimientos nutricionales aumentan y se necesitan más energías para poder amamantar

<a href="http://www.flickr.com/photos/15381776@N08/2176902075/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/15381776@N08/2176902075/" target="_blank">teresawer</a> via Flickr

Debido al interés en este tema por parte de una lectora, he decido escribir algunas pautas que considero importantes, a tener en cuenta.

Muchas veces vemos en la televisión que algunas modelos o actrices, lucen un hermoso cuerpo a los pocos días de haber dado a luz.

Sin embargo, les quiero decir, que esto no sucede en la mayoría de los casos. Recuperar la figura, suele llevar algunos meses; la clave es mantener una dieta adecuada, lactar y hacer ejercicio.

Durante los tres primeros meses de haber dado a luz, no se debe hacer ninguna dieta restrictiva, pues los requerimientos nutricionales aumentan y se necesitan más energías para poder amamantar.

La idea es tener una alimentación colmada de proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales para favorecer la recuperación del organismo. Además, de esta forma, se estimula la producción y la calidad de la leche.

Paulatinamente se disminuirá de peso y poco a poco la figura del cuerpo volverá a estar como era antes de la gestación, esto es un proceso natural, en el cual algunas mujeres tardan mas tiempo y algunas menos, dependienod de muchos factores tales como la genética, la edad, la actividad física previa al embarazo, etc.

Inicialmente, después del parto se pierden entre cinco y siete kilos, que corresponden al bebé, el líquido amniótico, la placenta y el útero. Luego, disminuye la hinchazón de las piernas y las manos y se reduce el tamaño del abdomen.

Es posible que recuperar el cuerpo tarde otros nueves meses. “Por eso, hay que cuidar la calidad y la cantidad de los alimentos, diseñando una dieta balanceada según las necesidades específicas. Eso sí, no hay que cambiar la rutina de comer cinco veces al día”.

La ingesta de calorías debe aumentarse en 500 a las necesarias en estado normal. Además, se aconseja consumir tres porciones de proteínas (carne, pollo, pescado), tres de lácteos (leche, queso, kumis) y ocho de harinas (pasta, pan, arroz, cereales) al día. También es importante el consumo de frutas y verduras.

Dentro del menú, es indicado empezar a restringir las grasas y por eso es mejor cocinar los alimentos al vapor o a la plancha. El azúcar no debe eliminarse por completo, pero sí es adecuado ingerirlo en pequeñas cantidades.

La mejor dieta es la lactancia Amamantar es una forma fácil, sencilla y rápida para adelgazar

La ingesta de líquidos es esencial. Al día es ideal consumir entre ocho y diez vasos de agua o jugos naturales para propiciar una buena producción de leche. En general, se trata de comer de todo sin excederse en nada. Si la mujer presenta problemas de estreñimiento, es primordial que incluya en la dieta alimentos con fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales.

Es preciso tener en cuenta que el estado de ánimo a veces influye en la nutrición de la madre. Algunas mujeres con depresión posparto tratan de sentirse mejor comiendo y terminan aumentando de peso exageradamente. Este tipo de conductas hay que evitarlas porque pueden perjudicar la salud de ella, como la de su hijo.

Para evaluar el desarrollo nutricional luego del parto, es aconsejable asistir a un chequeo médico a las seis semanas después de dar a luz. Allí, se realiza un control de peso para analizar si la madre está comiendo correctamente y si es necesario, se establece un plan alimentario específico.

La mejor dieta es la lactancia

Amamantar es una forma fácil, sencilla y rápida para adelgazar. Generalmente, el exceso de calorías se destina a la producción de la leche materna y la grasa de más se convierte en alimento para el bebé. De este modo, se baja de peso.

Es recomendable eliminar el alcohol, el cigarrillo y la cafeína porque afectan el sabor de la leche y reducen la calidad y la cantidad. Además, perjudican el ciclo de sueño del recién nacido y lo pueden irritar.

Consumir alimentos con fibra permite mejorar la digestión y aumentar la sensación de saciedad. Esto sirve para comer menos. Se puede encontrar especialmente en frutas, verduras y granos.

No olvide el ejercicio

Seguir una dieta balanceada y amamantar no bastan para recuperar la figura. El ejercicio también ayuda a conseguir este objetivo.

Sin embargo, antes de realizar cualquier actividad física, es apropiado consultar al ginecólogo para estar segura de que no hay ningún riesgo. Además, es oportuno esperar a que termine la dieta del puerperio (40 días), cuando el parto es vaginal, o cerca de tres meses, en caso de cesárea. El ejercicio, entre otros beneficios, relaja, fortalece y tonifica los músculos, mejora la posición corporal, contribuye a sanar las heridas y mejora el estado anímico.

Lo mas importante es alimentarse en forma balanceada, consumiendo alimentos de todos los grupos y no omitir ninguna comida. De esta forma estamos garantizando una correcta alimentación al bebé, mediante la lactancia. Por otro lado, la lactancia además favorece el adelgazamiento de la madre. En caso de mantener o aumentar el peso, durante el amantamiento, se aconseja acudir a un profesional, para personalizar la dieta.


Sobre esta noticia

Autor:
Nutricionista Carina (6 noticias)
Visitas:
11355
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.