Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Diego Casimiro, promotor de arte

01/05/2016 23:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este es un hombre que se ha hecho a sí mismo, no pasó por institutos ni universidades sino que desde muy temprana edad asumió el mundo laboral, superó su humilde origen, fue empresario de heladerías, tras su divorcio hizo las travesías del desierto y tiene pasión por el arte, el ajedrez y las manifestaciones culturales. En el agitado mundillo artístico, donde tanto abundan las filias y las fobias, donde siempre hierven los encontronazos, es bueno que aparezca alguien con iniciativas en favor de los demás. Aunque siempre habrá opiniones críticas, está claro que Diego Casimiro Cabrera (1947), representante de artistas y hombre polifacético, pone su entusiasmo en aglutinar artistas plásticos, fotógrafos, poetas, gente que andaba dispersa y adormecida en las manzanas de oro del Edén siempre presentido pero nunca alcanzado. La vida cultural suele funcionar con francotiradores dispersos, cada cual refugiado en su cueva particular, cada cual embebido con su propia obra, comprometido con su propio trabajo solitario. Porque así es la creación: para un pintor, un músico, un escritor o cualquier artista, lo esencial acontece entre las cuatro paredes de su cuarto de trabajo. Pero con el tiempo puede llegar la desmotivación.

Para este hombre en esta época de crisis mover la cultura no requiere grandes dineros sino sobre todo imaginación. Y tanto organiza una colectiva con motivo del Día de la Mujer o recupera las estrellas del cine de México como convoca a otros sectores de la actividad. Siembra energía, convoca artistas noveles y consolidados porque además de ser marchante es un agitador, siempre acompañado en sus exposiciones por la escritora Rosario Valcárcel, que realiza la crítica de arte con su acostumbrado tono poético, y que acaba de publicar Hymne an das leben/Himno a la vida, libro alemán-español con la traducción de Karl Müller desde Colonia.

Diego estudió en el Colegio Leopoldo Matos de San Cristóbal, a los 9 años empezó a trabajar en la Barbería Fígaro, con 11 entró en Beltrá de la calle Muro para hacer recados y llevar pedidos. A los 16 lo dieron de alta, pasó a ser ayudante, aprendiz, encargado y finalmente propietario. Gracias a Radio Ecca obtuvo el graduado escolar, fue árbitro de fútbol y jugador, era interior izquierdo como Germán. Tuvo varias heladerías y posteriormente fundó una sociedad para distribuir productos de heladería, pastelería y alimentación.

Gracias a que su trabajo estaba al lado de la librería Selecciones pudo leer sin costo en las horas de cierre, de la una a las cuatro tenía a su disposición el teatro, la poesía, la novelística, los libros de cultura general. En los 70 frecuentaba la Galería Vegueta y Attiir, el galerista Nano Doreste confió en él. Empezó a coleccionar pintura y montó un club de ajedrez, fue vicepresidente de la federación y organizó doce trofeos internacionales.

Padre de tres hijos, en el 94 entró en la masonería. Fue marchante del pintor tinerfeño Emilio Machado, le organizó una muestra en Estocolmo. Ahora es comisario de exposiciones y representa a artistas de origen extranjero y algún pintor local: Isabel Echevarría, Katerina Spevakova, Irena Hosnova y otros. Organizador nato, hasta presidió y saneó una murga organizando una cena para 420 personas.

"El presente es ilusionante porque en cultura no hay que depender del partido de turno ni de las subvenciones. Lo importante frente a la crisis es despertar conciencias, poner en marcha iniciativas que supongan la máxima implicación", sentencia. Por eso desde hace seis años actúa como agente cultural independiente, curador-comisario, y organizador de diferentes eventos. Piensa que "la situación de la plástica en Gran Canaria es bastante lamentable. No se puede entender ni comprender que una ciudad tan importante viva de cara al mar, al turismo, y de espalda a la cultura. No se puede comprender que solo se tenga un espacio expositivo para la gran cantidad de artistas residentes. Las necesidades se cubren gracias a instituciones privadas que ceden sus instalaciones, y al esfuerzo de algunos gestores culturales independientes que de forma altruista están paliando la demanda de estos colectivos que salen de la docena de talleres privados y de las escuelas municipales, sin apoyo ni estímulos de los responsables políticos que ni siquiera hacen acto de presencia. De ahí la desazón y la apatía de muchos jóvenes y menos jóvenes, que terminan abandonando, unos los pinceles y los otros los proyectos haciendo imposible completar la creación de una amplia base de practicantes de todas las edades. No nos quejemos después si no hay renovación de generaciones de artistas y tengamos que esperar unas cuantas décadas más para contemplar otra como la de la generación plástica de los 70, bastante anquilosada por cierto."

Desde los 80 se ha dedicado al coleccionismo, y actualmente ?en un pequeño y atiborrado piso de la calle Federico Viera, en Schamann? acumula casi 200 obras, de diversos formatos, cuya obra a veces adquiere fuera de Canarias a través de subastas. Entre los pintores con taller propio han expuesto con él Paco Navarro, Juan Cabrera Elva Ramírez, Juan Hernández y otros. Ha realizado actos en museos, galerías y salas, dentro y fuera de Gran Canaria: Casa de Colón, Museo Domingo Rivero, Real Club Náutico, Hotel Neptuno, Galería Edsvik Konsthall Öst, Casino de Las Palmas, Museo León y Castillo, Galería S/T, Sala Lola Massieu, Club de Prensa, Club Mercantil, Casino Aridane en la isla de La Palma y la Sala de la segunda planta del Centro Comercial El Muelle. Entre las muestras recientes figuran Ana Luisa Benítez, Abdoulaye Diop, Tres continentes, un archipiélago (colectiva de seis), Clodobaldo González, Emilio Almoguera o el Rastrillo Nuevo Futuro, en Las Arenas. Convoca pintores de Polonia, Senegal, México, Chile, Alemania, Cuba, Italia, Austria, Haití, Uruguay, EEUU, Líbano, Cabo Verde, Argentina, Ghana, Marruecos, Paraguay, Bosnia, Colombia, Filipinas, Perú, Suecia, Venezuela, República Checa, etc.

En el C.C. El Muelle ha organizado en los dos últimos años más de una docena de exposiciones con unos 150 pintores, escultores y fotógrafos. Recientemente convocó las fotografías de Osvaldo Cipriani (Argentina) y hasta el domingo 15 está abierta In Memoriam Shakespeare y Cervantes, con 40 pintores de 20 nacionalidades. Aprovecha el flujo de visitantes de los cruceros, el máximo se logró en la dedicada a Frida Khalo, con cuatro mil personas. Dignas de recordar son las colectivas de Harry Potter, 3 Miradas, Poemas al mar (homenaje a Néstor), Leda y el cisne o La manzana en la historia. El Ballet Gelu Barbu, de Miguel Montañés y Wendy Artiles, interviene con frecuencia en la inauguración, con mucha asistencia. También colabora con la Fundación Cascos Históricos de Canarias, el Centro de Investigación Médica Aplicada, CIMA, de la Universidad de Navarra, y Nuevo Futuro, donando obras de su propiedad, y recauda fondos a través del Área Cultural AC/DC. Finalmente, agradece el apoyo que le prestaron Mariluz Romero Mur, en el Hotel Neptuno de Playa del Inglés, y la Sala Los Corotos; añade que tres veces se arruinó en la Bolsa, pero hoy vive feliz con una modesta pensión de jubilado.

(Foto: Diego Casimiro y Rosario Valcárcel, en el C.C. El Muelle)


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (982 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
1949
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.