Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

Diana de Sanz

26/12/2009 20:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando tal vez el estaba teniendo una nueva relación intentaba que termináramos esto, yo suplicaba, yo lloraba, yo gritaba, yo gemía, no puedo, me muero sin ti

Cuando tal vez el estaba teniendo una nueva relación intentaba que termináramos esto, yo suplicaba, yo lloraba, yo gritaba, yo gemía, no puedo, me muero sin ti.

Esta relación dependiente y adictiva la tuvo Diana a los 24 años pero desde los seis años empezó a sufrir cuando abusaron de ella.

Cuando un vecino abusa de ti, te dice te callas y punto y si no te hace daño, crees que ya no vales, aunque no sabes exactamente lo que paso, aunque hay algo por dentro que no te da paz, hay algo que te da culpa, hay algo que te hace sentir sucia y sientes vergüenza.

Diana no compartió con nadie lo que le había sucedido y por el contrario se refugio en la soledad. Era usual verla visitando cementerios, sentada sobre las tumbas durante horas y horas.

image

Estar en ese lugar me daba paz yo sentía una especie como de contacto con algo, con algo que no sabia que era pero me gustaba estar ahí Me atraía todo lo que era muerte, todo lo que era oculto.

Así transcurrió la niñez de Diana, Su adolescencia no fue muy diferente, seguía sola, muy sola.

Al llegar a mi habitación, me sentaba y empezaba a ver la pared horas y horas, unas seis como mínimo, mientras que el mundo fuera de mi casa seguía normal, yo seguía enfocada viendo la pared.

Otro refugio que Diana encontró fue el deporte, el esgrima llegó a ser su preferido porque le permitía esconderse detrás de una máscara.

El hecho de ponerme una mascara me hacia sentirme mejor, porque la vergüenza no se me quitaba pero cuando me ponía la mascara era otra persona.

Diana llegó a ser la campeona de El Salvador. Cuando se trataba del deporte de las espadas, los sables y floretes, no había a quien la venciera, pero había un combate que no podía ganar que era cuando se enfrentaba a la vida.

image

Cuando me quitaba la mascara era de nuevo Diana, la pequeña que yo siempre veía sola, la que veía tan poca cosa.

La soledad fue mayor aún cuando los padres de Diana se separaron, y su madre la culpaba.

‘Maldita, maldita te has paseado en mi vida' me decía mi madre, en ese momento que ellos se habían separado era cuando yo mas amor necesitaba y no lo tenia.

Hubieron muchas ocasiones donde me lo grito, me maldecía y tiraban mi ropa fuera de casa y en esos momentos no sabia que hacer.

Con el tiempo la situación empeoro, hasta el punto de pensar en el suicidio como la única salida, tomando pastillas después de tomar mucho licor, un frasco de pastillas, no una vez, unas tres veces, no quería vivir, definitivamente no quería vivir.

A pesar de los intentos por quitarse la vida, Diana nunca pudo lograr su cometido. Las cosas parecieron cambiar cuando conoció a un hombre durante un viaje.

Según yo era lo mejor que podía pasarme en la vida, te encuentras una persona soltera, libre y que te ama y dices ok, lo encontré.

image

El hombre se mostró muy atento y cortés, además tenía mucho dinero, le ofreció matrimonio y un apartamento para que estuvieran juntos. Para Diana no había porque no hacerlo, estaba viviendo su propio cuento de hadas pero la historia no tendría un final feliz.

A los meses de estar con el salí embarazada y cuando tenia varios meses me dijo: ‘Te tengo una sorpresa, soy casado y no puedo casarme contigo'

A pesar de que fue un golpe muy duro Diana siguió con él y prefirió callar.

No dije nada y lo acepte porque dentro de todo había logrado un objetivo, salir de mi casa. Y lo pensé, y dije ok ni modo.

De esa relación nacieron dos hijos e el hombre cortes y atento poco a poco fue mostrando su verdadera forma de ser.

Diana

El maltrato empezó, fue verbal muy pero muy fuerte, el decia que yo era prostituta desde los seis años y eso te duele mucho, además que te digan que eres fea, que no vales y que te acusen incluso que el bebe no era de él.

Pero Diana estaba dispuesta a soportar cualquier cosa, más bien cuando él quería dar por terminado todo era ella la que rogaba que siguieran.

image

Dame una oportunidad, que voy a hacer sin ti.

Era tal el grado de dependencia que le tenia a es relación que yo suplicaba, le decia que sin él me iba morir, no puede ser pensaba, que voy hacer, pensaba que no podía salir adelante sin él. Ya no era una especie de amor, yo lo llamo idolatraba, yo creía que era lo máximo en mi vida.

Corina rivera la mejor amiga de Diana comento: “Ella era una mujer tremendamente infeliz, irónico porque tenia todo, todo lo que una mujer quisiera, un Mercedez del año, membresía en el mejor club del país, viajes, joyas, mas sin embargo una vida de frustración, de dolor de amargura con ansias de ser feliz pero imposible”.

En medio de su dolor Diana elevó su grito al cielo preguntando porqué le estaba pasando esto y finalmente recibió la respuesta.

Una noche llorando mucho sentí las manos del Señor donde me arrullaban, como cuando se tiene un bebé en los brazos, yo sentí que me dijo: él o YO, una frase tan sencilla y yo únicamente le dije te escojo a ti.

image

Como consecuencia de escoger a Cristo y haberlo aceptado en su corazón como señor y salvador la vida de Diana empezó a cambiar.

Pero cuando el Señor me puso a tomar una decisión me metí con el Señor como quien se mete a una piscina y no retrocedí, no retrocedí ni para agarrar impulso, empecé a estudiar su palabra y a tener amor a mi misma, empecé a perdonar a muchas personas que me causaron mucho daño.

Diana dejó al hombre, a pesar de las criticas de quienes no entendían que perdía su status económico, pero que por fin podía luchar sin mascaras. Hoy Diana definitivamente es otra, y brinda ayuda y consejos a mujeres que están presas en relaciones como la que ella tuvo.

Porque ahora yo me amo y se que valgo mucho, había sentido el perdón de Dios una noche y sentía que el daño y el abuso de mi niñez había sido como una especie de peldaño para mi valor, que mi experiencia había sido pagada, primeramente por el en la cruz y segundo porque ahora empezaba yo a valorarme realmente.

Corina: “Su transformación ha sido la obra de la mano de Dios, es una mujer segura en el señor, ya no confía en el dinero ni en el poderío, ya no confía en lo que material que antes tuvo, ahora confía en el poder de Dios que la sano por dentro.”

A los dos años de haber terminado la relación Diana y sus hijos empezaron a clamar por un esposo y un padre.

Yo había hecho una lista de las cualidades que quería en un esposo, tanto físicas como espirituales y recuerdo que lo había pegado en la nevera, debido a eso se burlaban y se reían de mí. Como crees que Dios te va a dar esto, entonces yo les decía si, Dios puede porque ÉL sabe que eso es lo que yo quiero.

Cinco años después de estar sola Diana estaría diciendo si en el altar ante un hombre tal y como lo pidió en aquella lista. Valió la pena haberle dicho a Dios, valió la pena haber dejado aquella relación adictiva.

Mis amigas me decían pero es que no ves lo material, tus viajes, tus carros, tus Mercedez Benz, tus cuentas en Miami, no me importo, no tengo nada de eso en este momento, pero no me interesa, porque lo que yo tengo ahora no lo podría comprar ni con todo el dinero del mundo.

<


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
3140
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.