Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Américo Valadez escriba una noticia?

El Diálogo Infinito: El Presuntuoso

07/08/2010 01:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Cuanta veces al hablar con un tipo, nos bombardea con sus mas de míl relatos inzondeables, en dónde el único, protagonísta, heroe, ejecutor, sabio, intelectual y aguador es solamente él? Aquí va un relato para sobrevivir a esta clase de neuróticos

En un punto Y dentro de la zona X (sin tocar el punto G), el hombre que describía la importacia de sus "valiosos" cursos para la vida, la fortuna y el amor ( y lo más importante, él mismo) se debatía en crear y condenar a todo aquel que no tuviera tan importante información, y pudieran perecer en el intento de triunfar en esta cosa llamada vida y existencia:

-¡Así es jovén amigo - decía alegremente y sin dejar de verse a sí mismo cual ser supremo -, este conocimento que he acumulado durante toda mi próspera vida me ha servido para acunar el éxito que posa sobre mis ciens cual corona de olivos dorados, y [...] - dejo un respiro para el lector por no quere que se duerma aun no llegando a la mitad del relato!- [...] Y dicho de otra forma, con lo que yo pudiera transmitirle, tendría uste mismo la [...] fama y la fortuna que hoy día me rodea.

Dicho interlocutor, trataba de estar interesado en ésta últimas palabras, pero por más que intentaba, más era su manía por dormir parado, ya que desde hacía 15 minutos, lo estaba; pero una y otra vez su cabeza giraba sobre su aparentemente flacido cuello, cual roca a balanceandose y a punto de caer de su infimo pedestal. Al ver esta visible muestra de astío, el profesor, cambió el tono de voz y se dirigió al grano del asunto, mientras le pudiera distraer de alguna forma, mientras él se distraía al ver a una estudiante de mini-falda de la mesa del café vecino:

-Por ello, le ofesco esta única oportunidad, de tomar los siguientes y económicos cursos que [...] yo imparto para la vida:

  • Curso #1.- "Como decir No Sé, en tres mil y un palabras (sin parecer bobo)"

(En este punto, su oyente se había despavilado, y su sensual vecina se había inclina sobre la mesa dejando ver sus grandes totes femeninas).

  • Curso #2.- "Conozca el Mundo sin salir (de deudas)"

¿Si estos consejos le han servidos? ¡Felicidades! Pues olvidelos ya que no tienen nada que ver con el relato

(Al mencionar el siguiente rectivo, el alumno tenia los ojos desmesurádamente abiertos por el interes, al igual que el profesor al seguir viendo a la alumna de la víspera).

  • Curso #3.- "Juzgue un libro desde su portada (y gane dinero en la crítica)"

(Con ésto, el alumno ya se sentía conocedor de la verdad absoluta y el profesor ya conocía toda la verdad absoluta de la chica descuidada a no ser por su nombre y su teléfono celular).

  • Cursos #4 y 5.- "El Lechuguísmo ante la falta de talento I y II (para tontos)"

(Estos dos reactivos tuvieron un fuerte efecto sobre su oyente, al tiempo que, trisitemente, la chica de rosas pantaletas tomaba asiento y las ocultaba a bajo de ella).

  • Curso #6.- "El secreto de la seducción (leale su futuro en sus manos)"

(algo anda mal, la chica estaba pidiendo la cuenta con trazas de retirarse de la vista de él, quien ya no le hacía caso a su alumno).

Por último tenemos la especialidad:

  • Seminarió: Olvidese de los dercho de autor (escriba a costillas de otros).

Pero el laureado profesor ya no pudo más, y esto al ver como la jovén abandonaba por fin su sitio en el cafe, cuando pronunció por último:

- Si cree que esto es demaciado valiso para su vida práctica, no vacile en llamarme a mi número telefónico.- Y diciendo esto, arrojó una tarjeta de presentación sobre la radiante cara de sus alumno -, pero no diga nada a mi esposa. ¡P-pero que descudo...! Tengo que alcanzar a esas hermosas nalg... ¡Digo! Esa hermosa mujer para leerle su suerte en sus manos y... ¡Que suerte la mía!

Y se alejó de ahí, dejando al alumno boquiaberto, el cual, después de mucho buscar entre sus ropas, encontró y colocó el aparato para la sordera en su oído, y todavía trato de alcanzar al profesor con la voz:

Dedidcado Al Profesor Julián Castruita Momán

-¡Pro-porfesor, ¿qué me decía usted que no lo oí...?!


Sobre esta noticia

Autor:
Américo Valadez (58 noticias)
Visitas:
7676
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.