Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogelio Paniagua escriba una noticia?

Diabetes: la enemiga silenciosa

21/04/2010 05:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La diabetes mellitus es una enfermedad que incapacita al cuerpo para metabolizar o usar eficazmente los carbohidratos, las proteínas y las grasas. Debido a que no produce mayores molestias, la enfermedad puede causar graves daños al organismo

Un azúcar llamado glucosa, que es fuente de energía para el cuerpo, entra en el torrente sanguíneo, el páncreas ordena a la insulina que salga al torrente circulatorio y transporte a la glucosa utilizando diferentes rutas: ruta 1: hacia los músculos; ruta 2: hacia el hígado; ruta 3 a la grasa, donde puede utilizarse como energía.

Lo anterior ocurre normalmente, pero... cuando existen factores que alteran esta sincronía, existe el riesgo de padecer diabetes mellitus, inicialmente sobreviene una hiperglucemia debido a que el páncreas no produce suficiente insulina; los músculos, la grasa y las células hepáticas no responden de manera normal a la insulina, o ambas. Tomando en consideración diversos factores puede haber tres tipos de diabetes:

Diabetes tipo 1: generalmente se diagnostica en la infancia, pero muchos pacientes son diagnosticados cuando tienen más de 20 años. En esta enfermedad, el cuerpo produce poca o nada de insulina y se necesitan inyecciones diarias de esta hormona. La causa exacta se desconoce, pero se sabe que puede ser genético, por virus o por problemas autoinmunitarios.

Diabetes tipo 2: es la más común en la población y corresponde a la mayoría de todos los casos de diabetes. Generalmente se presenta en la edad adulta, aunque actualmente se ha incrementado su frecuencia en personas jovenes.

El páncreas no produce suficiente insulina para mantener los niveles de glucemia normales, debido a que el cuerpo no responde bien a la insulina. Muchas personas con este tipo de diabetes ni siquiera saben que la tienen a pesar de ser una enfermedad grave. Este tipo de diabetes se está volviendo más común debido a la creciente incidencia de obesidad y a la falta de ejercicio.

Diabetes gestacional: consiste en la presencia de altos niveles de glucosa en sangre que se presenta en cualquier momento durante el embarazo en una mujer que no tiene diabetes. Las mujeres que padecen este tipo de diabetes están en alto riesgo de padecer diabetes tipo 2 o enfermedad cardiovascular.

Factores de riesgo: obesidad, edad mayor a 45 años, antecedentes familiares de diabetes, cardiopatías, vida sedentaria, niveles altos de colesterol y triglicéridos, dietas altas en carbohidratos y azúcares, diabetes gestacional durante algún embarazo, intolerancia a la glucosa.

Pruebas y exámenes:

Glucemia en ayunas: se diagnostica diabetes si el resultado es mayor de 126 mg/dL en dos oportunidades. Valores entre 110 y 126 se consideran factores de riesgo para la diabetes tipo 2 y sus complicaciones.

Prueba de tolerancia a la glucosa oral: se diagnostica diabetes si el nivel de glucosa es superior a 200 mg/dL luego de 2 horas (esta prueba se usa más para la diabetes tipo 2).

Glucemia aleatoria (sin ayunar): se sospecha la existencia de diabetes si los niveles son superiores a 200 mg/dL y están acompañados por los síntomas clásicos de aumento de sed, micción y fatiga. (Esta prueba se debe confirmar con otra de glucemia en ayunas.)

Análisis de orina: para buscar glucosa y cetonas producto de la descomposición de las grasas. Sin embargo, una prueba de orina sola no diagnostica diabetes.

Hemoglobina glicosilada (HbA1c): cada 3 a 6 meses. La HbA1c es una medida de la glucemia promedio durante los 2 a 3 meses anteriores. Ésta es una forma muy útil de determinar qué tan bien está funcionando el tratamiento.

ENEMIGA SILENCIOSA: los niveles altos de glucosa pueden manifestarse de diferentes maneras, como visión borrosa, sed excesiva (polidipsia), hambre excesiva (polifagia), micción frecuente (poliuria), pérdida de peso, fatiga crónica.

Sin embargo, debido a que la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente, algunas personas con niveles altos de glucosa son completamente asintomáticas. Esto da pauta para que las personan con este padecimiento no le den importancia a su enfermedad, y permiten que los niveles elevados de glucosa en la sangre poco a poco vayan ganado terreno y logren dañar órganos vitales.

Con el paso del tiempo, eso puede causar problemas en ciertas partes del cuerpo, tales como los riñones, los nervios, los pies y los ojos. Tener diabetes también puede aumentar el riesgo de tener enfermedades cardíacas y trastornos óseos y articulares. Otras complicaciones a largo plazo de la diabetes incluyen problemas con la piel, problemas en el aparato digestivo, disfunción sexual y problemas en los dientes y las encías.

Las personas diabéticas también pueden tener urgencias médicas debido a los niveles muy altos o muy bajos de azúcar en la sangre. La causa puede ser una infección subyacente, algunas medicinas o inclusive las medicinas que toma para controlar la diabetes. Si tiene náuseas o se siente cansado o tembloroso busque atención médica de urgencia.

Las neuropatías de la diabetes son problemas serios que deterioran un órgano o una función y difícilmente son reversibles, por el contrario son progresivas e incapacitantes llegando la mayoría de las veces a causar la muerte.

Tratamiento: Los objetivos a largo plazo del tratamiento son: prolongar la vida, reducir los síntomas, prevenir complicaciones relacionadas con la diabetes, tales como ceguera, insuficiencia renal, cardiopatía y amputación de extremidades.

Estos objetivos se logran a través de: autocontrol cuidadoso de los niveles de glucemia, educación, ejercicio, cuidado de los pies, planeamiento de las comidas, control del peso, uso de medicamentos (hipoglucemiantes o insulina)

No existe cura para la diabetes. El tratamiento consiste en medicamentos, dieta y ejercicio para controlar el nivel de azúcar en la sangre y prevenir los síntomas, algo muy importante es la aceptación de la enfermedad, tomarlo como algo serio y considerar que aunque es una enfermedad que inicialmente se sobrelleva sin mayores problemas; la disciplina y el esfuerzo de voluntad son factores muy importantes en el control; si los valores de la glucosa en sangre se mantiene en rangos normales, las posibilidades de desarrollar complicaciones serán mínimas y la calidad de vida será igual al de una persona normal.


Sobre esta noticia

Autor:
Rogelio Paniagua (127 noticias)
Visitas:
3615
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.