Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Día de premios: el Nobel para un francés, el Nacional de Poesía para un andaluz

09/10/2014 15:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hoy, jueves 9 de octubre, es un día de premios. De un lado el novelista francés Patrick Modiano gana el Nobel de Literatura, (como suele suceder fallaron los pronósticos que situaban al ganador en el trío Philip Roth-Haruki Murakami-Milan Kundera) y de otro lado el andaluz Antonio Hernández, nacido en 1943, poeta memorialista, poeta regionalista, gana por segunda vez el Premio Nacional de Poesía gracias a su último libro, "Nueva York antes de muerto." Como breve muestra de su quehacer reproducimos aquí dos de sus poemas:

ESCALOFRÍO

(A mi nieto)

Jazmín, ruiseñor y fuente. La plaza de Santa Marta.

La Giralda desde el arco

chico del Patio Banderas.

Saber que no existe Dios

mas se hace el encontradizo.

Dar gracias por esa luna

narcisista por el río.

Sin soñar, ser sueño aparte.

Y joven contra natura:

que no importe haberlo sido.

Por La Palmera gritar:

"¡Viva el Betis manque pierda!"

ANDALUCÍA Me quedé en ella porque era hermosa

y necesitaba su alegría. Nunca

se puede ocultar al corazón

lo que han visto los ojos. Nunca

la alegría del canto. (Repetidamente)

fui viviendo en sus cosas y aprendí...

Por los ríos, el amor; por un pájaro,

el desvelo de la paz; por las nubes ligeras,

la forma de evitarme algún recuerdo.

Todo estaba limpio por sus tierras Hasta los pobres, en vez de dolor,

de una seguridad insuficiente hablaban.

Hasta los jornaleros, en vez de justicia,

resignación decían. Era un modo

de ahuyentar la tristeza. Se conformaban

con lo que les venía desde arriba,

y con un cante que nació en las raíces

de su pena y fue extendiéndose a las ramas

del mundo, como al amanecer la luz.

Cada día iba aprendiendo más: que el vivir no es un ave que pasa, sino un pozo

que queda allí para el que necesite beber,

que el que lleva una tierra clavada en las entrañas

vale más que haber posado un continente entero,

que morir por los brazos de una madre

es la gran solución para santificarse.

Andalucía era limpia, y por eso al renacer en ella, al darme cuenta

que no solo de fiestas se trataba

defendí su ilusión de más de mil dolores,

apoyé a la alegría cunado enmascaraba tristeza

robé a todo lo hermoso cuanto pudo mi amor.

No. No era un vino o una guitarra la escena. Era lo que quedaba dentro de cada uno oculto,

la alegría, quizá, le costaba la sangre

a aquellas tierras de secanos cuando

un campesino alzaba como un Dios

su ronquido total, su enorme queja,

su gran desolación vestida de colores


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (947 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
1925
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.