Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Josep Pont escriba una noticia?

Una día para la FE, una hora para la Esperanza

28/04/2014 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La reflexion de un pecador converso, ante la inaplazable cita con la Muerte

Cando el paso de los años, aunque sean con excelente salud y una nada despreciable calidad de vida, nos van a proximando a estas edades proclives  al final de los días, cualquier persona juiciosa, que haya tenido una sólida formación religiosa, piensa seriamente en le final y en el encuentro con EL, el Creador, el Redentor, Cristo....Dios en suma.

Y mas que en el encuentro, en el juicio de sus actos a lo largo de la vida.Se acerca el instante supremo de rendir cuentas.

A mi me impresionó la reacción de un familiar, profundamente religioso, que llegó a la vispera de su muerte con una serenidad propia de quien se sabe reconciliado con Dios y los homres, sin miedo, a hlenado el cruzar la frontera con el mas allá, para reencontrarse con su esposa fallecida un año antes, pero con el convencimineto de la vida eterna en plenitud.

La FE, se califica de virtud Teologal, pero, para mi es un don divino para mitigar las miserias de la vida terrenal, miserias que todos sufrimos en uno u otro grado, por muy felices que hayamos sido. Quien tiene FE auntentica, sin ningun género de dudas, a buen seguro ha tendo una vida especialmente rica en acciones positivas, y espera  " la corona de gloria" de la que habla el apostol Pablo, como recompensa por nuestros actos siguiendo las enseñanzas de Jesucristo.

Lo que necesitamos cuando nos sentimos a punto de morir, es una gran dosis de Esperanza, en que Dios nos ayudará en el paso a la otra vida, y que se comportara mas como padre que coo juez.

Se que los no creyentes, se sonrien cuando oyen frases como esta, y que rememoran a quienes califican la "religion como opio del pueblo" que necesita creer en algo tangible para subsanar en la otra vida los sinsabores de esta.

Pero noy hay duda que cuando uno se "pone a bien con DIos" como rezaban los antiguos catecismos y manueales piadosos, experimenta una fuerte sensación de paz interior, que le otroga fuerza para soportar los ultimos instantes de su vida, sean estos muy rapidos o muy prolongados  en el tiempo.

Por esto aconsejaria a todos, que en estado de lucidez, en ausencia de enfermedad, se planteasen el simulacro de los últimos dias de su vida, de una forma bien consciente. Seguro que la experiencia resulta altamente positiva e invita a un cambio de vida personal en sus relaciones con Dios y cvon el projimo. Una dia para la Fe, una hora para la Esperanza


Sobre esta noticia

Autor:
Josep Pont (99 noticias)
Visitas:
1887
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.