Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Detective Salvaje escriba una noticia?

El día que acabó el siglo XX

18/06/2010 18:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Diez años después de su publicación, es interesante recordar este relato periodístico, que reflexiona sobre la caída del muro de Berlín

Crónica de una época en la que todo lo imposible se volvió posible, y en el que el mundo bipolar surgido de las cenizas de la II Guerra Mundial se vino abajo sin que nadie ni nada pudiera evitarlo. La caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989 todavía sorprende a propios y extraños, aunque una nueva revisión de los hechos por parte de historiadores contemporáneos es capaz de indagar y encontrar motivos más que suficientes para desdeñar aquel famoso axioma de la-caída-que-nadie-previó.

Diez años atrás, cuando hacía diez de la caída del muro, el periodista J.M. Martí Font, corresponsal de El País en Bonn, publica El día que acabó el siglo XX, en el que desgrana sus impresiones de aquel momento histórico que él vivió de primera mano; y lo hace con estilo ameno y didáctico, narrando una historia directa y sin concesiones analíticas, pero hilvanando el proceso temporal de aquel año que supuso el fin de una manera de entender el mundo. Para los jóvenes (y no tan jóvenes) de la actualidad será bueno redescubrir qué supuso la perestroika de Gorbachov y en qué sentido desató la ansiedad del pueblo de Alemania del Este frente a un régimen anquilosado. Aquella famosa expresión de “votar con los pies”, que muchos alemanes hicieron realidad durante el verano del 89 fue el punto de partida sin marcha atrás hacia una nueva geopolítica que hoy día todavía pervive. Y Martí Font es capaz de plasmarlo en su relato con esa distancia e ironía del gran periodismo, a través de una contextualización de los hechos en el que nada es excesivo, porque el mismo proceso histórico deja el pálpito de lo imposible. Así, en El día que acabó el siglo XX se plasma aquel famoso beso de Gorbachov a Honecker (el famoso “beso de Judas”) y aquella voz, expresada con un grito por los ciudadanos de la RDA, de “Somos el pueblo”, que acabaría convirtiéndose en “Somos un pueblo” y que daría la oportunidad a Kohl de plantear sin remilgos el proceso de reunificación alemana.

Así, en El día que acabó el siglo XX se plasma aquel famoso beso de Gorbachov a Honecker (el famoso “beso de Judas”)

Acostumbrada Europa a una historia sangrienta, sorprende todavía esta narración de primera mano en la que una revolución incruenta (la llamada “revolución de terciopelo”) puso en primera fila la capacidad de los movimientos de masas, así como la necesidad primigenia del ser humano de liberarse de cadenas que hoy en día (de otra forma y bajo otras circunstancias) todavía existen en gran parte del mundo. Y Martí Font es capaz de narrarlo todo sin caer el análisis fatuo, sino elevando su reflexión más allá de los hechos, haciendo hincapié en el poder omnímodo de la Stasi, un poder que (sorpresas del devenir) se desplomó como un castillo de naipes. Veinte años después de la caída sería bueno revisar este magnífico libro, una acertada crónica de un momento en la historia de los pueblos, narrando algo que, no lo olvidemos, sucedió realmente.


Sobre esta noticia

Autor:
Detective Salvaje (61 noticias)
Visitas:
5821
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.