Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Por qué la deuda pública es un problema y los déficits comerciales no lo son

22/11/2018 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageA medida que el déficit comercial de los EE. UU. se ha ampliado por cuarto mes consecutivo, los expertos en mercados y negocios parecen desconcertados una vez más por los acontecimientos y no están seguros de cómo reaccionar ante ellos. Por un lado, se habían opuesto con vehemencia al aumento de los aranceles comerciales ya la guerra comercial que ha sido noticia este año. Pero, por otro lado, ahora encuentran que el déficit comercial de los EE. UU. que alcanza su nivel más alto registrado, los aranceles precisos del déficit que se pretende reducir, es muy preocupante. Además, mientras luchan por ajustar sus costos y planes de producción a la creciente incertidumbre de las relaciones comerciales mundiales, que incluyen aquí no solo las disputas comerciales de Estados Unidos con China, sino también la salida planificada del Reino Unido de la UE y las relaciones complicadas en la OMC, las empresas globales están también prestando menos atención a las políticas monetarias de la Fed y otros bancos centrales.

No es difícil ver por qué están confundidos. La confusión política está destinada a hacer que la navegación en los mercados globales sea mucho más difícil y la planificación fluida es casi imposible. Al mismo tiempo, la falacia de que los déficits comerciales son perjudiciales para una nación en sí misma está muy arraigada en la opinión pública. En comparación, los déficits del Estado y las políticas monetarias fáciles, el verdadero culpable de la pérdida de riqueza y la caída del poder adquisitivo, reciben mucha menos mala prensa de la que merecen.

Por lo tanto, vale la pena recordarnos que los déficits comerciales en sí mismos no son en absoluto problemáticos. Como Mises (2009, 448) explicó:

Mientras que la balanza de pagos de un individuo transmite información exhaustiva sobre su posición social, el saldo de un grupo revela mucho menos. No dice nada sobre las relaciones mutuas entre los miembros del grupo. Cuanto más grande es el grupo y menos homogéneos son sus miembros, más defectuosa es la información que garantiza la balanza de pagos.

Si uno quiere describir la condición social y económica de un país, no necesita lidiar con la balanza de pagos personal de cada habitante. Pero no se deben formar grupos distintos a los que están compuestos por miembros que son, en general, homogéneos en su posición social y en sus actividades económicas.

Más sobre

El problema radica en el gasto gubernamental y la inflación monetaria, precisamente aquellas actividades que a las empresas globales se les ha enseñado a ignorar o, peor aún, a abrazar y presionar. Las deudas privadas contratadas, como las que forman parte de un déficit comercial, se pagan de manera privada. Sin embargo, los contribuyentes pagan las deudas contraídas públicamente, como las que se registran en las deudas del gobierno y los déficits presupuestarios y que se financian con la expansión del crédito. El mismo Mises (2009, 227-8):

Pero si el Estado invierte fondos sin éxito y no hay resultados de superávit, o si gasta el dinero para gastos corrientes, el capital prestado se reduce o desaparece por completo, y no se abre ninguna fuente desde la cual se puedan pagar los intereses y el capital. Entonces gravar a las personas es el único método disponible para cumplir con los artículos del contrato de crédito. Al solicitar impuestos para tales pagos, el Estado hace que los ciudadanos respondan por el dinero despilfarrado en el pasado. Los impuestos pagados no son compensados ??por ningún servicio actual prestado por el aparato del gobierno. El Estado paga intereses sobre el capital que ha sido consumido y ya no existe.

Aquí también hay un breve extracto de Murray Rothbard, que explica en menos de dos minutos y con un estilo característico, por qué los déficits comerciales son inocuos en comparación con la deuda pública:

https://www.youtube.com/watch?v=r26wNDhGH0U

El artículo original se encuentra aquí.

Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1725 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1472
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.