Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Destacan mayor relevancia de mujeres en El Vaticano

08/03/2010 13:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mujeres que trabajan en El Vaticano aseguraron hoy que el sexo femenino ha logrado importantes posiciones en el servicio al Papa en los últimos años, y negaron sufrir discriminación. En declaraciones por separado a Notimex así lo sostuvieron dos latinoamericanas que laboran en la Curia Romana: la colombiana Ana Cristina Villa Betancourt, empleada del Pontificio Consejo para los Laicos, y la mexicana Leticia Soberón, del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales. Originaria de Medellín, Villa dirige la "Sección Mujer", la oficina del Vaticano encargada de promover e impulsar la presencia femenina en la Iglesia Católica, desde los aspectos intelectual y práctico. Según ella las mujeres ofrecen una perspectiva "complementaria y enriquecedora", que es "siempre muy bienvenida" en las labores de la Sede Apostólica, permitiendo equilibrar las ideas aportadas por los hombres. "La Iglesia no es misógina para nada; en mi experiencia personal no lo he sentido nunca, para nada he sido discriminada o no tenida en cuenta por ser mujer. Eso pertenece a una visión muy equivocada (de la institución eclesiástica)", afirmó. Reconoció que incluso entre los mismos fieles católicos se cree que los sacerdotes son los importantes mientras los demás sólo reciben los servicios espirituales, pero calificó esa idea más como "un error" de concepción que un problema de discriminación hacia la mujer. "Tenemos esa idea de que los ministros ordenados son los más importantes pero no se entiende que la Iglesia somos todos, los católicos y los sacerdotes juntos cada uno con sus carismas, cada uno con su vocación y con su servicio muy propio", insistió. Expuso que "la Iglesia necesita de todos; es como un cuerpo que necesita de sus distintos miembros, cada uno cumpliendo sus diversas funciones. Por eso la contribución de las mujeres, como en general de los fieles laicos, es muy bienvenida". Villa Betancourt reconoció que en los últimos años se ha multiplicado la presencia de mujeres en puestos de decisión del Vaticano, pero recordó que la primera de ellas en ocupar un cargo en la Curia Romana fue Rosemary Goldie, hace más de 50 años. En 1952 esta australiana rompió la marginación femenina en el gobierno central de la Iglesia y, gracias a su formación universitaria de alto nivel, ingresó a formar parte del Comité Permanente para los Congresos Internacionales para el Apostolado de los Laicos. A lo largo de su vida desempeñó numerosas tareas en Roma. Tras décadas de prestar servicios a varios Papas en 2002 se mudó a su país natal, donde falleció apenas el 27 de febrero último a la edad de 94 años. Goldie abrió brecha, pero no fue la única que logró alcanzar puestos de dirección en El Vaticano. El último caso destacado corresponde a Flaminia Giovannelli, quien en febrero pasado fue designada por el Papa como subsecretaria del Pontificio Consejo de Justicia y Paz. Italiana, experta en economía, Giovannelli trabaja desde hace 35 años en El Vaticano. Desde su nuevo puesto ahora participa a nivel directivo en la orientación de la política social de la Iglesia Católica. En sus declaraciones a esta agencia, Villa Betancourt y Leticia Soberón coincidieron en afirmar que la adquisición de poder de las mujeres en la Curia Romana es un "signo de los tiempos" y, aunque ambas declararon por separado, utilizaron las mismas palabras. Soberón, mexicana de origen, calificó de "don y un privilegio" el servir a la Iglesia en el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, desde donde coordina proyectos de conectividad de Internet entre organismos católicos en diversos países. "Mi aportación como mujer mexicana y como profesional, junto con las del resto del equipo de trabajo, ha sido gracias a Dios muy bien acogida, sin particulares problemáticas o limitaciones por el hecho concreto de ser mujer", estableció. De sus casi 15 años de servicio en Roma destaca la riqueza del trabajo de equipo en el que cada persona aporta la particularidad de sus carismas y el valor del trabajo en red, siempre en clave de mutuo servicio. Además subrayó que en los últimos años se ha ampliado el campo de acción para las mujeres en la vida eclesiástica, sobre todo gracias a la elevación del nivel formativo de muchas de ellas, que han asumido puestos relevantes tanto en las tareas eclesiales internas como en la presencia católica en la sociedad. "Juan Pablo II abrió de manera decidida campos para la aportación específicamente femenina en la Iglesia, y el Papa Benedicto XVI lo está haciendo también. Y lo vemos en numerosas instituciones eclesiales por todo el mundo. Es un signo de los tiempos", ponderó.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
4374
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.