Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Despojarse de la envidia y convertir la mala suerte en buena

07/03/2011 04:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Clearharmony.net

Historias antiguas

Esta historia tuvo lugar durante la dinastía Song

Song_Taizu (Dominio público)

Jiang Yuan tenía diez hijos: uno jorobado, otro inválido de las dos piernas, otro tenía los miembros enjutos, otro estaba lisiado de los pies, otro estaba loco, otro desequilibrado mental, otro sordo, uno ciego, uno mudo y otro murió en la cárcel. Al ver esto Zigao preguntó: "¿Qué ha hecho? ¿Por qué soporta tan mala suerte?"

Jiang Yuan dijo: "En toda mi vida, nunca he hecho nada malo, pero siempre tuve envidia de los demás. Cuando alguien hace algo mejor que yo, tengo envidia. Quiero a los que me halagan. Cuando oigo que alguien más ha hecho algo bueno, tengo dudas, pero cuando alguien hizo cosas malas, no lo cuestiono. Cuando veo que otros obtienen beneficios, lo siento como si hubiera tenido pérdidas, pero si otros pierden algo, tengo la impresión de haber ganado una fortuna."

Zigao suspiró: "Su corazón es tan malo. Su mala suerte no sólo es lo que ya sufrió, toda su familia entera podría ser exterminada."

Al oír esto, Jiang Yuan estaba muy avergonzado. Zigao dijo: "Aunque el cielo está muy por encima de nosotros, ve claramente lo que pasa en el mundo humano. Si puede corregir sus errores, su mala suerte se transformará en alegría. No es demasiado tarde para enmendar sus errores."

Desde entonces, Jiang Yuan se convirtió en considerado y atento, estaba determinado a corregirse. En unos años, sus hijos fueron rehabilitados, uno tras otro.

La envidia provoca en la gente amargura. Lo peor, es que hace que se cometan malas acciones y se ofende al cielo. La envidia es la manifestación del egocentrismo y el egoísmo. Al principio, Jiang Yuan era muy envidioso y no tenía compasión. Debido a esto, tuvo que enfrentar retribución. Después de corregir genuinamente sus errores, la desgracia se convirtió en felicidad. Exactamente como en el viejo adagio: "Las familias que acumulan buenas acciones son bendecidas, mientras que las que acumulan malas acciones se enfrentarán a su retribución."


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1064 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
1775
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.