Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dmdima escriba una noticia?

Despedir el año en la cubierta de un barco-casa

15/12/2010 20:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Amieira Marina propone pasar unas navidades diferentes realizando un crucero fluvial por el Grande Lago, el mayor embalse de Europa, situado en el Alentejo portugués

Faltan muy pocos días para que lleguen las navidades y cada vez más personas buscan un plan diferente para esos días. Además, son fechas en las que se suele disponer de días libres que se convierten en una fantástica ocasión para llevar a cabo una de las últimas o primeras, según se mire, escapadas del año. Amieira Marina, empresa náutica situada en el Grande Lago de Alqueva, ofrece a los viajeros que busquen pasar unas fiestas inolvidables un plan irrenunciable en un enclave privilegiado.

Gracias al alquiler de uno de los barcos-casa de la compañía, donde puedes alojarte con la familia o los amigos, se podrá disfrutar de un sinfín de actividades diferentes tanto en Navidad como en Fin de Año, que harán que se entre con fuerzas en el 2011 y con la mejor de las sonrisas. Además, no se necesitan conocimientos previos de navegación. Tras un sencillo curso de media hora, los viajeros podrán navegar por el lago artificial más grande de Europa, disfrutando después de una agradable cena y una copa de cava a luz de la luna. Sin lugar a dudas, despedir el año comiéndose las uvas en la cubierta de un barco puede ser una experiencia que se recordará toda la vida.

Amieira Marina se sitúa en el embalse de Alqueva, cuya superficie es de 250 km2 y tiene una longitud total de 83 km. A muy pocos kilómetros de la frontera entre España y Portugal, en pleno Alentejo portugués, este lugar se caracteriza por su tradicional sequedad, con una flora y fauna característica, en donde se puede disfrutar de la naturaleza en todos sus matices. De este modo, a lo largo de los 1.160 km por los que se extienden los márgenes del lago, los marineros dispondrán de mayor superficie para navegar que si lo hicieran a través de la costa portuguesa del Océano Atlántico y tendrán la oportunidad de entrar en el nuevo año disfrutando de la brisa marina de un marco incomparable.

Capitán de tu propio barco

Amieira Marina ha creado un servicio de alquiler de barcos a motor, con capacidad de entre dos y diez personas, que pueden ser tripulados por uno mismo tras recibir unas pequeñas lecciones de navegación que duran alrededor de media hora. Precisamente la facilidad de manejo de las naves y la posibilidad de elegir cualquier recorrido en la amplia superficie del pantano son los principales atractivos de esta nueva fórmula de vacaciones, que hasta ahora estaba limitada a los expertos que contasen con la titulación correspondiente.

Manuel Maia, director de Marketing de Amieira Marina, comenta que “el barco no es un vehículo de transporte, sino un mundo aparte que te relaja y te permite sentir todo lo que tenemos alrededor, al contrario que en los transportes tradicionales, donde la velocidad no te permite ver ni mucho menos disfrutar del recorrido. Un crucero de 3 días por el Grande Lago se vivirá minuto a minuto. Estas pequeñas vivencias son las que a la larga se convierten en nuestros mejores recuerdos y seguramente la Navidad a bordo de un barco-casa será uno de esos momentos inolvidables que se recordarán toda la vida”.

Los barcos de Amieira Marina pueden tripularse desde la cabina o disfrutando de la agradable brisa en la toldilla exterior mediante unos controles muy sencillos, que consisten en un volante similar al de un automóvil para controlar la dirección del barco y una palanca que sirve para graduar la velocidad tanto de avance como de retroceso.

Excursiones en bicicleta, navegar en kayac o disfrutar de una copa a la luz de la luna son algunos de los placeres que se pueden disfrutar con esta propuesta

De esta forma tan sencilla se pueden descubrir los rincones más ocultos del Gran Lago de Alqueva. Para una mayor tranquilidad del navegante, todos los barcos están equipados con GPS, que muestra una imagen virtual de la zona donde se encuentra la embarcación, las boyas próximas y la ruta preferente a seguir, de la misma manera que el GPS de un coche. Además, lleva incorporado un sónar para saber la profundidad a la que se encuentra el fondo en todo momento y señalar la proximidad de rocas o posibles peligros en los que encallar.

Cada camarote está equipado con todo tipo de comodidades, como son camas dobles, armarios, cuarto de baño completo, ropa de cama y toallas. Además, en la zona común hay una cocina con frigorífico, cocina de gas, televisión, lector de DVD, mesa, sofá convertible en cama supletoria y todo el equipamiento de cocina y vajilla necesario para no tener que salir del barco en ningún momento si no se desea. En la zona exterior se puede disfrutar del solarium, preparar una barbacoa o leer plácidamente, entre otras posibilidades. Además, todos los barcos disponen de un espacio especial para poder transportar bicicletas, cañas y equipo de pesca o canoas, entre otros utensilios pensados para el disfrute.

En los alrededores

Aunque el principal atractivo de la propuesta de Amieira Marina reside en la navegación por el pantano de Alqueva, también puede optarse por atracar el barco en cualquier ribera, coger las bicicletas y descubrir un paisaje extraordinario. Se trata del Alentejo más profundo y tranquilo, una región que se extiende entre llanuras infinitas y montes bajos, con tierras fértiles colmadas de cereales, viñas y alcornoques, donde pastan los ganados y la vida salvaje retoma sus orígenes. Una región salpicada por pequeñas aldeas, carreteras comarcales y pequeños ríos vírgenes donde los más pequeños podrán disfrutar viendo cangrejos y peces. En definitiva, una zona tranquila y de gentes amables, con una identidad propia y una cultura que se quiere abrir poco a poco.

La cocina portuguesa

En cualquier rincón de la travesía se puede descubrir uno de los grandes secretos del Bajo Alentejo: su gastronomía. Si en la costa puede encontrar 365 formas de cocinar el bacalao, en esta tierra la creatividad no se encuentra a la zaga. El Alentejo es un territorio donde el trigo y el aceite han sido base de su desarrollo y unos inmensos bosques de alcornoques dan sombra a piaras de cerdos que pastan en la llanura. Por eso, el pan, el cerdo y el aceite constituyen la base de una de las cocinas más sabrosas de Portugal, en la que el aroma del campo se funde en cada plato. También la caza y el pescado, los quesos y los postres representan un apartado destacado de la gastronomía de Alentejo.

Cómo llegar

Amieira Marina está situado muy cerca de la frontera entre España y Portugal (de hecho parte del Grande Lago es común entre los dos países). El pueblo donde se encuentran las instalaciones es Amieira. La mejor combinación es llegar a Évora o Beja, a unos 100 kilómetros de Badajoz por la A-6. A partir de Evora o Beja, seguid las indicaciones hacia Portel vía IP2. Al llegar a Portel salid de la IP2 y continuad en dirección Alqueva / Moura (no hay que entrar en Portel) vía N384. Al ver la indicación vía R255, girad a la izquierda dirección a Amieira. Una vez hayáis llegado a la rotonda de Amieira seguid las indicaciones "Acceso local" y Amieira Marina.

Información y reservas:

Teléfono: +351 266 611 173/4

Móvil: +351 934 299 470 / +351 938 321 925.

E-mail: geral@amieiramarina.com

www.amieiramarina.com/espanol


Sobre esta noticia

Autor:
Dmdima (570 noticias)
Visitas:
5249
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.