Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Agusto escriba una noticia?

Despedido por pedorro

18/02/2010 23:04 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Burton Mail, nos sorprende con una noticia un tanto escatológica, que puede sentar precedentes en los despidos laborales

La red de librerías Waterstone ha despedido por teléfono a Daniel Cambridge después de haber recibido 35 reclamaciones de sus compañeros por sus continuas flatulencias.

El joven atribuye sus constantes alivios gaseosos, a la medicación anti-depresiva que ingiere desde hace semanas, sin aclarar, si tal depresión es o no debida, al mal ambiente que se respira en su trabajo, o al Mobbing consecuente.

Daniel Cambridge, de 27 años trabajaba en el almacén de la empresa, contratado por una empresa de trabajo temporal, la cual le comunicó su baja por teléfono, informándole que su empresa había enviado un e-mail en el que se le despedía por "exceso de flatulencias en el trabajo", algo poco habitual, más conociendo a los ingleses que desayunan con abichuelas (habas, frijoles, alubias, porotos, caraotas, judias) en salsa de tomate.

Con lo fácil que es desayunarse un café con churros..

Pero bueno, cada uno se desayuna con lo que le apetece y le da la gana, otra cosa es pasarse la jornada de trabajo de pedorreo.

Les acompaño la foto del interfecto, por si se lo encuentran en el metro o lugar por el estilo.


Sobre esta noticia

Autor:
Agusto (115 noticias)
Visitas:
8900
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Gilwellian (19/02/2010)

El pedorreo también ha sido excusa para algún caso de divorcio, bueno, son cosas de la vida. Lo cierto es que yo ya estaría de baja por larga enfermedad, ya que no me da la gana de esconderlos o aguantarme; si el cuerpo lo pide, ahí va, y si hay alguien cerca, mala suerte.