Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Embarazarte escriba una noticia?

Desmontando mitos nutricionales del embarazo y la lactancia

15/04/2010 00:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En este artículo mencionamos y desmontamos los mitos nutricionales más comunes en el embarazo y el postparto, a la vez de brindar unos cuantos consejos nutricionales

Numerosos mitos se entretejen alrededor de la nutrición de la embarazada y de la mujer lactante en el postparto. Algunas de esas creencias hablan de alimentos “prohibidos”, mientras que por otro lado se exacerba las propiedades de otros alimentos. En ambas situaciones lo que debe lograrse es el equilibrio.

El primer mito es que la embarazada debe comer por dos: para ella y para el bebé en el vientre, lo cual es falso, e incluso contraproducente, porque lo que se va a lograr con esa práctica es el sobrepeso de mamá.

Los antojos: científicamente no se sabe exactamente cómo ni por qué se producen, pero se intuye que están relacionados con las alteraciones hormonales que experimenta el cuerpo femenino durante la gestación, que provocan cambios en la sensibilidad gustativa y olfativa. La consecuencia es la aversión por ciertos alimentos y/o marcada apetencia por productos cuyo consumo antes no era habitual. Los antojos también pueden ser provocados por un factor psicológico legitimado por las creencias culturales. En todo caso no deberían ser excusa para comer de más.

Igual como se han creado mitos, también hay pequeños “trucos nutricionales” que sirven para solventar algunas molestias que se puedan presentar durante el embarazo.

Los problemas de estreñimiento se pueden evitar aumentando la ingesta de líquidos, efectuando ejercicios e incrementando el consumo de fibra en la dieta. Una recomendación útil es el consumo de ciruelas pasas remojadas en agua o preparadas en jugo.

Como durante las primeras semanas de gestación suelen sentirse náuseas, es aconsejable comer pequeñas cantidades con mayor frecuencia. Ingiera lo que le atraiga, confíe en su “instinto”, pero sin abusar. Si tiene vómitos, prefiera aquellos líquidos que contengan electrolitos porque le ayudan a reponer los que va perdiendo. Los alimentos salados ayudan a algunas mujeres a no sentir náuseas. La limonada y la patilla también pueden contribuir a aliviar los síntomas, así como mordisquear jengibre crudo o hervido.

Para sortear las náuseas matutinas, hay un paliativo sencillo: pan tostado, galletas saladas (de soda o tipo cracker) o cereal seco antes de levantarse, porque ayuda a absorber los ácidos estomacales.

Mitos nutricionales para la lactancia

Se cree que para aumentar la producción de leche la madre debe consumir preparados hipercalóricos que la engordan

Popularmente se recomiendan “preparados” de leche, ajonjolí y/o malta –entre otros ingredientes-, para que la madre aumente la producción de leche. La mayoría son merengadas hipercalóricas, cuyo verdadero impacto es el aumento de peso. El auténtico “secreto nutricional” para una lactancia exitosa es beber toda el agua que el cuerpo requiera (de hecho, durante las primeras semanas de amamantamiento da mucha sed), más la succión del bebé y la buena disposición psicológica de mamá para atender la “libre demanda” de su hijo.

También se mencionan alimentos prohibidos como los granos (frijoles, lentejas, caraotas) y el coliflor, porque se piensa que producen gases en los bebés. No existe evidencia científica que indique la veracidad de estas creencias, pero lo cierto es que la mayoría de las mujeres se eximen de ingerir este tipo de comida sin fundamento.

Un consejo reiterado durante la lactancia es mantener un alto nivel de calcio asociado únicamente con los lácteos. Pues resulta que se facilita la absorción de calcio por medio de los vegetales verdes, como el brócoli, la espinaca y la acelga, preferiblemente cocinados al vapor para conservar sus valores nutritivos. También el ajonjolí o sésamo es una excelente fuente de calcio.

Para aquellas mujeres que en el postparto les cuesta volver a su ciclo menstrual (amenorrea), se les indica el consumo de remolacha y alfalfa, que contienen progesterona en forma natural.

Desde el año 2008 Embarazarteabrió el servicio permanente de “Evaluación nutricional”, además de ofrecer un viernes al mes el taller “Comiendo para dos”, a cargo de la nutricionista, consejera de lactancia materna y mamá Francia Sanoja. El próximo taller se realizará el 14 de mayo en la sede de Embarazarte, ubicada en el edificio Roxul, Piso 15, ofic. 153, 1a. avenida de los Palos Grandes con avenida Francisco de Miranda, Los Palos Grandes (a una cuadra de la estación de Metro Altamira). El cupo debe ser reservado por teléfono.

Embarazarte refresca su imagen en la web

La página web de Embarazarteacaba de ser redimensionada y rediseñada, incluyendo la permanente actualización informativa e incorporando una sección de artículos sobre educación prenatal, nacimiento y postparto, en donde la familia hallará muchos datos de interés. Igualmente en el site se pueden ver videos educativos y otras novedades.

Se invita a las embarazadas y madres con bebés a registrarse en www.embarazarte.com, y recibirán quincenalmente un boletín sobre educación prenatal, con tips prácticos de estimulación intrauterina, nutrición y yoga prenatal, orientados a fortalecer el vínculo afectivo con bebé y vivir de manera diferente el embarazo.

El primer mito es que la embarazada debe comer por dos: totalmente falso

También recomendamos unirse al grupo Embarazarte. Educación prenatal y postnatalen Facebook. Más información a través del email prenatal@embarazarte.com o de los teléfonos: 285.65.54 / 395.63.51.


Sobre esta noticia

Autor:
Embarazarte (16 noticias)
Visitas:
11024
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.