Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que David Rey escriba una noticia?

El desierto de la Tatacoa en Colombia

03/07/2009 05:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Un desierto en Colombia? Haciendo un viaje a San agustín, en el camino encontramos un desierto. Por su curioso y maravilloso paisaje e historia, pensamos y decidimos compartir nuestra experiencia

Este desierto colombiano (¿cómo puede haber un desierto entre tantos ríos y montañas?) se encuentra en la región de Villa Vieja, a una hora de Neiva, la capital del departamento del Huila, a donde llegamos después de viajar toda la noche desde Bogotá. Esta zona desértica le debe su nombre a un antiguo reptil del suborden de los Anfisbenios y como nunca está de más aprender algo nuevo, encontramos algunos datos sobre estos animalitos:

"Anfisbénido, nombre de cualquier miembro del suborden de los Anfisbenios, que comprende unos 24 géneros y unas 140 especies, distribuidas por las regiones tropicales. Los anfisbénidos, denominados comúnmente culebrillas ciegas, son reptiles de cuerpo cilíndrico adaptados a una vida exclusivamente subterránea. La cabeza y la porción terminal del cuerpo son muy similares; los ojos están muy reducidos y debido a la utilización de la cabeza para excavar en el suelo, el cráneo está muy osificado. Otra consecuencia de la adaptación a la vida subterránea es la pérdida de las extremidades anteriores y las posteriores; sólo un género conserva los miembros anteriores, las llamadas culebritas con manitas, que se ayudan con ellas y con sus pequeños dedos —3 o 5, según la especie— para escarbar las arenas húmedas de las riberas, donde forman túneles de entre 20 y 40 cm de profundidad. Los anfisbénidos presentan el cuerpo cubierto de pequeñas escamas que están distribuidas en anillos a lo largo del cuerpo; esta característica permite diferenciar a los anfisbénidos de otros reptiles. Además del número de anillos se distinguen de otras especies, e incluso entre sí, por la presencia más o menos desarrollada de una quilla cefálica que hace las veces de herramienta para cavar.

Se sabe poco sobre su biología; se alimentan de invertebrados como hormigas y termitas, y parece ser que son ovíparos. Algunas especies representativas de América Latina son la culebrita ciega de Cuba, de color pardo y con una línea que se extiende a todo lo largo del cuerpo; la ibijara, presente en parte de las Antillas, Colombia, Paraguay y Brasil, que alcanza los 60 cm de longitud y vive en los hormigueros y termiteros; la víbora de dos cabezas de Bolivia, Paraguay, sur de Brasil, Uruguay y norte de Argentina, que llega a medir 35 cm, llamada así porque la cabeza y la cola son muy parecidas, al grado de que se confunden y, por último, la tatacoa de Colombia, de unos 45 cm de longitud y con manchas claras sobre fondo oscuro.

En la península Ibérica hay un solo género con una única especie, la culebrilla ciega, que no está ni en las islas Baleares ni en las Canarias. Rara vez supera los 20 cm de longitud y presenta un surco longitudinal en cada costado. Vive casi exclusivamente bajo tierra donde excava largas galerías y se alimenta de hormigas, lombrices y otros invertebrados.

Clasificación científica: los anfisbénidos componen el suborden Amphisbaenia perteneciente al orden de los Escamosos. Se dividen en 4 familias: Amphisbaenidae, Bipedidae, Rhineuridae y Trogonophidae. Las culebritas con manitas, endémicas de México, se incluyen en el género Bipes, que sólo cuenta con 3 especies. La culebrita ciega de Cuba es Amphisbaena cubana, la ibijara Amphisbaena alba, la víbora de dos cabezas Amphisbaena darwinii y la tatacoa Amphisbaena fuliginosa. La culebrilla ciega se clasifica como Blanus cinereus.

A continuación la opinión de un ingeniero geólogo cubano que observó las fotos que le enviamos:

"En esta foto (al menos en esta que me mandas), lo que veo es una zona de clima seco a muy seco que debe alternar con períodos de fuertes lluvias, esto lo deduzco del alto grado de erosión (destrucción y acarreo de las partículas de la superficie, sea suelo o roca). Todo parece indicar que se trata de una zona semidesértica como la que existe en Cuba en la costa sur entre Santiago y Guantánamo o la que existen en el pie de monte andino de Venezuela (estado Lara). En fin semidesierto o desierto lo cierto es que está más pelao que un plátano" (ver foto 1)

En fin, que en este mágico lugar se puede apreciar la obra impresionante y maravillosa de la Naturaleza, además de conocer una parte no tan conocida del paisaje de estas tierras

Al enviarle la segunda foto vía e-mail comentó "Esta está muy buena. Esta estructura que me muestras es fenómeno de erosión diferencial (la roca de arriba es mas resistente a la erosión que la de abajo) se llama testigo o relicto de erosión, específicamente este tipo se llama “dam con coifé” (se traduce como dama con cofia) esto refuerza lo que decía... hay mucha seca pero alternando con períodos cortos de fuertes precipitaciones (la lluvia hace estragos en la superficie desprovista de vegetación) que destruyen y arrastran el suelo y la roca, lo cual a su vez contribuye a que no se acumule suelo y por ende no crezca la vegetación."

Al enviarle la tercera foto comentó "Esta matica espinosa pero sabrosa por la sombra se llama en Cuba aromo o aroma, en Venezuela se llama cují, es una madera excelente para hacer muebles por lo dura y porque no le caen bichos, pero también es una excelente leña y da un mejor carbón."

En fin, que en este mágico lugar se puede apreciar la obra impresionante y maravillosa de la Naturaleza, además de conocer una parte no tan conocida del paisaje de estas tierras. También se puede apreciar la hospitalidad de los habitantes del desierto, que se dedican a la cría de cabras y ofrecen al visitante la leche recién ordeñada, el queso, la experiencia y la amistad. También se ha construido en este lugar un laboratorio astronómico pues es un sitio especial para observar las estrellas y astros en las noches.

En realidad, resultó una experiencia muy interesante y provechosa y seguimos nuestro viaje hacia San Agustín muy gratamente impresionados por la visita.

Sobre San Agustín también encontramos esta información:

"San Agustín (yacimiento arqueológico), zona arqueológica del suroeste de Colombia, el mayor depósito arqueológico del país, situado a 20 km del nacimiento del río Magdalena, en el actual departamento de Huila. Comprende un vasto territorio, en el cual se encuentran dispersas estatuas y necrópolis, defendido por las cadenas montañosas del Nudo de los Pastos. Aunque se han registrado monumentos y algunos monolitos de finales del IV milenio a.C., la denominada cultura de San Agustín (que recibe su denominación de este yacimiento, pero que se extendería además por territorios del actual departamento del Cauca), se puede fechar desde mediados del siglo VI a.C. hasta el siglo XV d.C. La primera referencia histórica la dio fray Juan de Santa Gertrudis hacia 1576 en su obra Maravillas de la Naturaleza. Además de la casa-museo, en la cual se exhiben esculturas y cerámicas encontradas en la región, los lugares más destacados son: el Bosque de las Estatuas, con 35 monolitos regados en la selva; las Mesitas A, B, C y D: templos, sarcófagos líticos, estatuas con figuras antropomorfas; la fuente de Lavapatas, formado por piletas con figuras talladas antropomorfas; el alto de Lavapatas, con grandes monolitos; el alto de los Ideales, constituido por decenas de monolitos con figuras antropomorfas; así como Delicias y el Alto de las Piedras, donde se halla la estatua más imponente del yacimiento."

En realidad la visita a San Agustín resultó extraordinaria...pero bueno, ésa ya sería otra noticia y otra historia...


Sobre esta noticia

Autor:
David Rey (1 noticias)
Visitas:
16267
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.