Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jcardonavelez escriba una noticia?

Deshumanización de la medicina

01/06/2009 00:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A partir del siglo XVIII, la medicina ha venido sufriendo una serie de cambios a nivel global, gracias a la intervención del mercado y del comercio. Aquí manifiesto una posición crítica de lo que sucede en mi país, Colombia

La deshumanización de la medicina, cabe destacar, en un principio corresponde a las políticas empleadas por las grandes empresas y corporaciones vinculadas a la salud para ganar un patrimonio más vasto, incluso del mismo gobierno y del poder legislativo que emana de él, buscando permanentemente la expansión del capital a costa de cualquier cosa, incluso de la dignidad de la persona humana y más importante aún, su vida.

Haciendo uso del poder que poseen estas entidades, se somete a las personas que trabajan para ellas a cumplir con las reglas que dictaminen, reglas que inciden directamente sobre la población y su forma de vida.

Es por eso, que a los médicos se les ha mirado en ocasiones como los culpables directos, sin antes examinar la impotencia que manejan como simples trabajadores que deben cumplir con una serie de pautas instauradas, y que deben efectuar para satisfacer sus necesidades básicas de supervivencia.

Por otra parte, está la misma actitud de los médicos, la relación médico-paciente que operan cotidianamente y que debe ser eficaz, ya que se habla del trato a una persona integral y no de un simple organismo vivo; una persona que siente y especialmente sufre por una molestia que le incomoda. Consecuentemente, el médico debe hacer un estudio no solo biológico, sino psicológico y social, porque toda enfermedad lleva consigo un componente psicológico, y por lo tanto social, agregado.

La misión médica debe ir dirigida con cierta empatía al trato integral de la persona humana, ya que el paciente encuentra en el médico aquel amigo incondicional al cual le puede confiar sus más íntimos problemas, y por lo tanto lo mínimo que espera de él, es que le brinde la atención adecuada. Pero en ocasiones no es así, porque el trabajo médico se ha mecanizado tanto que indiferentemente de la persona a tratar, lo único importante para ellos es encontrar la oportunidad de avanzar en sus contribuciones científicas y económicas

En vista de la mala distribución económica global, y así mismo de los poderes que en el mundo se establecen y que además se hayan concentrados, en su mayoría, en las manos de unos pocos que se aprovechan de dicha situación para moldear los estilos de vida de muchos a su manera, sin temor a ser juzgados, por las libertades que les confiere la manipulación de gentes como lo deseen y para su propio beneficio, en vista de su notable supremacía (económica y política).Las mayorías no solo se sienten sino que literalmente son privadas de toda capacidad de raciocinio, de voz y de voto ante los acontecimientos públicos, especialmente si se habla de injusticias; porque aunque sean escuchadas, nunca serán parte importante para una organización económica, serán solo una simple e insignificante masa comercial, que genera ingresos constantemente. Es por eso que aunque seamos conscientes de los atropellos que se cometen y que violentan infatigablemente nuestros derechos, nunca podremos actuar frente al gobierno que nos maniobra y determina nuestro quehacer.

Saliéndonos un poco más de las apreciaciones políticas y económicas, encontramos otro aspecto de mayor importancia y que está ligado al planteamiento natural del acto según los principios morales que encarna la ética. En este punto me refiero a la madurez que todo ser humano debe alcanzar para desenvolverse en la vida social y para enfrentar las diversas realidades humanas -económicas, políticas, científicas- junto con las presiones del medio externo que las acompañan. Pero aquí es cuando aparece quizás el motivo principal de toda deshumanización: la incertidumbre. La incertidumbre hacia lo inevitable, hacia el futuro, hacia el éxito y la realización personal, hacia aquello que tememos, hacia la muerte, hacia el fracaso; y esta a su vez se ve involucrada por las necesidades acuciantes de cada día a las que se suman la creciente simpatía hacia la diversión, el placer y la vida fácil, a las que nos invitan insistentemente nuestra sociedad de consumo, apoyada por los medios masivos de comunicación. Es así como se genera el interés de satisfacer todas aquellas preocupaciones y necesidades, para superar el sufrimiento a cualquier precio, así sea por la vía de la mancipación de los derechos y oportunidades del otro, hasta de su misma dignidad; todo sea para sentirse seguro en un mundo de injusticias y para tener una vida privilegiada en la cual no se tenga que luchar ni esforzarse para cumplir con un fin. Pero este es quizás el mayor problema, el hecho de no luchar, ni de comprometerse para el cumplimiento de un objetivo; ya que se pierde la sensibilidad humana característica del hombre, se pierde el amor por el prójimo, se pierde la esperanza de un mundo nuevo auspiciada por el trabajo un comunidad.

Aunque contra las políticas empleadas por formas de poder superior no se puede hacer nada para contrarrestar las órdenes que comprenden respecto a la salud, porque estas están envueltas en un medio de egoísmo y corrupción; puedo precisar que sí se trabaja para formas de gobierno posteriores. Mediante la educación que se emplea en la familia- como núcleo primordial de la sociedad-, en la comunidad religiosa a la que se pertenezca- no puede negarse el peso que suponen los principios religiosos de una persona para reformar sus normas éticas de conducta-, en los centros educativos-colegios, universidades…- en donde se cimientan ideas firmes sobre los principios de convivencia ética, que conducen a la persona a ser respetuosa con lo que lo rodea, a la concordia y al amor; no mediante el conocimiento de un frio código ético sino mediante el conocimiento racional del por qué y para qué de sus deberes. Puede que para muchos no sea gran cosa, pero es un comienzo, un gran comienzo para combatir con las injusticias, ahora con argumentos y cimientos muy fuertes que resultan de una verdadera concientización del problema, ya que se ha tenido una interacción y una experiencia muy cercana con él.


Sobre esta noticia

Autor:
Jcardonavelez (1 noticias)
Visitas:
23983
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.