Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Desea Liga Árabe exclusión aérea en Gaza, Israel y Hamás alto al fuego

10/04/2011 15:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La propuesta de la Liga Árabe para que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declare una zona de exclusión aérea sobre Gaza fue aprobada hoy por los embajadores permanentes en la sede de la organización panárabe en El Cairo. Los integrantes de la Liga, que reúne a los 22 países árabes y otros de la región con carácter de observadores, pedirán al Consejo que estudien "la agresión israelí contra Gaza". Asimismo, piden que se obligue a ese país a que "levante el bloqueo" a la Franja, impuesto hace cuatro años, y "se imponga una zona de exclusión aérea para proteger a los civiles". La decisión, señala una nota de prensa del organismo, intenta parar las "continuas masacres israelíes" con la población de Gaza, que en los últimos días vuelve a vivir bajo el constante paso de aviones de guerra y en situación de emergencia. Unos 20 palestinos han muerto desde el jueves en ese territorio gobernado por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), que no logró por ahora un acuerdo sólido con las milicias, por un lado e Israel, del otro, para cesar las hostilidades. En los últimos dos días la Unión Europea (UE), la ONU y varios países del Medio Oriente intentan convencer a todas las partes de frenar la espiral, y aunque los principales actores coinciden en su voluntad de hacerlo todos lo condicionan a que la otra dé el primer paso. "Si los ataques sobre civiles israelíes persisten, el Ejército responderá severamente", amenazó el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, al comenzar la reunión de su gobierno, en la que gran parte del orden del día se dedicó a la situación en el sur del país. Unos 750 mil israelíes, según el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, están sometidos a la amenaza de los cohetes disparados desde Gaza, que han llegado a alcanzar ciudades como la de Beer Sheva, a unos 40 kilómetros. En los últimos cuatro días los grupos palestinos lanzaron 130 morteros y cohetes contra Israel, y aunque algunos de ellos fueron derribados por un nuevo sistema llamado Domo de Hierro, la situación de la población no ha variado y la mayoría de los civiles siguen en los refugios antiaéreos sin poder salir. Lo de la Liga Árabe "es una propuesta ridícula. Primero, no habla de los ataques palestinos, ni siquiera menciona el atentado contra un autocar infantil con un cohete para blindados”, reprocharon diplomáticos hebreos. “Segundo, no exige a Hamás que detenga el fuego y el contrabando de armas", dijeron las fuentes diplomáticas israelíes, al conocer la "inaceptable" idea de una exclusión aérea y el "paralelismo" trazado con la situación en Libia. La paradoja de la situación es que, en esta ocasión, tanto Israel como Hamás parecen estar por una vez del mismo lado de la cerca y ambos expresaron públicamente su deseo de un alto el fuego. "Hemos recibido de distintos gobiernos mensajes de que está interesado en un cese de hostilidades", confirmó Ehud Barak, quien mostró la disposición de su país a levantar el guante. En medio de ambos, y de cualquier resolución internacional, se interponen pequeños grupos armados, casi incontables en número, con una agenda propia, y que no siempre reciben órdenes de dirigentes locales. Jamil Mazhar, del Frente Popular, sostuvo que el momento para una calma no ha llegado porque "Israel no interrumpe sus agresiones y crímenes contra el pueblo palestino", por los que sería un "error" acordar una tregua de la que "sólo HAMAS está hablando". Este movimiento había informado antes que las facciones, incluida la más reaccionaria Yihad Islámica, habían aceptado el alto el fuego y que tenía un acuerdo de principio con Israel para implementarlo. A juzgar por la reducción drástica en las últimas 24 horas de los bombardeos israelíes y de los cohetes disparados por los palestinos, pareciera que ambas partes intentan verdaderamente frenar la situación. Otro ejemplo es la orden que Netanyahu dio a sus ministros -con la excepción de los relevantes en Defensa y Relaciones Exteriores)- para que no se expresen públicamente sobre la situación en el sur del país, luego que en los últimos días se escucharan amenazadoras declaraciones de varios de ellos que en estos momentos empeorarían la situación. Oficialmente, como ya ocurrió en circunstancias parecidas en el pasado, Israel dice no haber respondido a las propuestas de alto el fuego, pero consciente de facto que "si no nos disparan, tampoco lo haremos nosotros". En entrevistas con medios israelíes, el ministro de Defensa insiste en que Hamás, que tienen el control de Gaza, es "responsable de todo lo que ocurre allí y de todas las facciones", mientras Netanyahu se expresa a favor de "restaurar el orden". "Esta es nuestra intención y espero que sea también la de Hamás", consintió el primer ministro en una visita esta tarde a la zona de conflicto. Una de las varias razones atribuidas a la voluntad de Israel de no entrar en mayores hostilidades es que la semana próxima se celebra una de las fiestas más importantes del país. Este festejo conmemora el éxodo de Egipto que es mencionado en el Antiguo Testamento, y una operación militar representaría un severo golpe para el ambiente de fiesta. Para el movimiento islámico la posibilidad de una contienda que castigue duramente a la población, como ya ocurrió a principios de 2009, es impensable, pues esta vez se podría arriesgar a perder el poder que tienen sobre Gaza en una revuelta popular similar a la que hubo en otros países árabes en los últimos meses.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
1669
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.