Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Descarta México se repita en Cancún frustación de Copenhague

13/08/2010 12:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El embajador especial de México para el Cambio Climático, Luis Alfonso de Alba, descartó hoy aquí que la próxima Conferencia de Naciones Unidas en Cancún repita la frustración que generó la falta de acuerdos en la pasada cita de Copenhague. En entrevista con Notimex con motivo de un viaje de trabajo por países europeos, el diplomático mexicano apuntó que la estrategia de cara a la cita en su país es la mayor inclusión posible de países a los beneficios que se pueden alcanzar en Cancún. El balneario en el sureste mexicano será, del 29 de noviembre al 10 de diciembre, sede de la 16 Conferencia de Partes de la ONU sobre Cambio Climático, que busca un acuerdo para reforzar la lucha global contra el fenómeno, tras fracasar en diciembre pasado en Dinamarca. Entre los objetivos está reforzar el compromiso para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, crear mecanismos de financiamiento para programas de adaptación y mitigación al cambio climático, y un esquema para un segundo periodo de implementación del Protocolo de Kyoto, a partir de enero de 2013. Explicó que de cara a Cancún, México ha buscado volver a generar confianza de los países hacia el esquema multilateral de la ONU, y con ello buscar rescatar “lo positivo de la experiencia de Copenhague y buscar un acuerdo que responda a las necesidades de todos”. “No estamos concentrados en un grupo de países pequeño o mediano, sino que todos con sus responsabilidades comunes pero diferenciados se beneficien de los avances tecnológicos, recursos financieros y formación de capacidad en contexto multilateral donde todos los actores tienen voz”, dijo. Señaló que se trabaja en un esquema “de abajo hacia arriba: primero busca atender las preocupaciones de un gran conjunto de países y finalmente solucionar dificultades que eventualmente se presenten entre los principales emisores que tendrán que hacer las mayores aportaciones financieras y políticas en el proceso”. “No vamos a esperar a nadie, este es ejercicio en donde ningún país puede detener el compromiso y avance que la mayoría de países de la comunidad internacional está dispuesto a hacer”, afirmó sobre los intereses específicos de algunas potencias económicas y emisoras. De Alba indicó que se ha trabajado sobre una base de “acciones y medidas que generan expectativas realistas en Cancún, no falsas esperanzas”, por lo que una de las opciones es que no necesariamente se logre un acuerdo jurídicamente vinculante, sino varios acuerdos. Recordó que existe ya un régimen con instrumentos jurídicamente vinculantes en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), que “es posible fortalecerlos con uno o cuatro instrumentos”. “Preveo que el Protocolo de Kyoto continuará, ya estamos en negociación para renovar el compromiso para el segundo periodo de compromiso y preveo la necesidad de instrumentos adicionales sobre reducción de emisiones, incluir a países que no estén en él, como Estados Unidos”, mencionó. Expuso que se pueden tomar decisiones que no requieren de un formato jurídicamente vinculante a través de la ratificación de cada uno de los países, como acciones para mitigación y adaptación al cambio climático, fondos financieros, transferencia de tecnología, reforestación y otras. El embajador mexicano comentó que a pesar de la frustración que generó la Conferencia de Copenhague, debido a la falta de un solo acuerdo, sus resultados tienen elementos que “son un paso importante” para el proceso, y cuentan con un respaldo mayoritario. No obstante, reconoció que los compromisos establecidos son aún insuficientes para evitar que la temperatura del planeta aumente por encima de los dos grados centígrados en las próximas décadas, pero se trata de acciones que antes de Copenhague no estaban contempladas. “El esfuerzo no deja de ser importante por el hecho de que sea insuficiente, y de ahí que sea crítico que en Cancún concretemos compromisos; y no sólo eso sino que definamos pasos adicionales para acortar la distancia entre éstos y los que se requieren para mantener la temperatura”, refirió. Consideró que las estimaciones actuales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero se pueden ajustar con el tiempo, hacia arriba o hacia abajo, en función de desarrollos tecnológicos y de investigaciones científicas. “Es un proceso donde nos debemos ajustar gradualmente para ir buscando el mayor compromiso, transición a economías bajas en carbono, modelos de consumo sustentables, y esos esfuerzos se van a ajustar en función de la ciencia”, subrayó. Sobre las negociaciones para los fondos financieros en la lucha global contra el cambio climático, De Alba aseveró que una vez aprobada la creación del Fondo Verde que México propuso para la cita en Copenhague, ahora se trabaja en su materialización. Recordó que se constituyó un grupo asesor de la ONU, que presiden en este momento los primeros ministros de Etiopía y Noruega, para identificar recursos, fuentes de financiamiento, y completar en Cancún el esquema que se quiere para su implementación. El embajador descartó que la posición de algunos países que rechazan la participación del sector privado o la del Banco Mundial en este proceso, pueda limitar el alcance de los esquemas financieros que se quieren estructurar. Aclaró que no se tratar de crear una estructura nueva, aunque sí un esquema especializado con directrices que apoyen los Estados en la Conferencia de Partes, y para ello México propone que haya mayor acceso a los recursos para los países menos desarrollados. Lamentó que actualmente algunos esquemas hagan que los recursos vayan a países en vías de desarrollo grandes y no a los más pequeños o con menos capacidad, lo que se quiere modificar en la cita de Cancún. Con relación a los fondos aprobados en Copenhague, de 30 mil millones de dólares entre 2010 y 2013 aportados por los países más desarrollados para programas en países en vías de desarrollo, enfatizó que también sobre eso se necesita “un ejercicio de transparencia”. “Estamos en varios ejercicios para trasparentar esos recursos, saber qué volumen es, de dónde vienen, identificar recursos adiciones, y no reetiquetar recursos de cooperación internacional ya existentes y ahora ponerlos para la lucha contra el cambio climático”, indicó.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
3263
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.