Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

Desastres y tragedias de la exploración espacial 2: las peripecias del caminante Leonov

27/09/2009 08:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta historia no es ni un desastre ni un fracaso, más bien todo lo contrario. Pudo ser una tremenda tragedia por muchas razones y por eso la recojo aquí. Queda puesto aquí de relieve la tremenda pericia y valentía de Alexei Leonov, un Astronáuta con mayúsculas

Desastres y tragedias de la exploración espacial 2: las peripecias del caminante Leonov 1ª parte

Esta historia no es ni un desastre ni un fracaso, más bien todo lo contrario. Pudo ser una tremenda tragedia por muchas razones y por eso la recojo aquí. Queda puesto aquí de relieve la tremenda pericia y valentía de Alexei Leonov, un Astronáuta con mayúsculas.

En el marco de la carrera espacial entre americanos y rusos, la Unión Soviética se apuntó un buen tanto en 1965 cuando Alexei Leonov realizó el primer paseo espacial en 1965.

El paseo espacial de Leonov no sólo resulta una gran hazaña sino que diversas circunstancias que sucedieron lo llevaron a la categoría de leyenda.

La URSS y los Estados Unidos seguían caminos casi paralelos en el espacio. El programa Geminis y el Voskhod tenían en común que erán naves más grandes con capacidad para dos astronautas iniciados a mitad de la década de los 60 y como preparación al asalto a la Luna.

Sergei Korolev el cerebro del programa espacial ruso consideraba que la capacidad de los astronautas de realizar actividades fuera de la nave era algo crucial para la exploración espacial venidera.

El paseo espacial es todavía es el momento más emocionante de cualquier viajero espacial: se abre la escotilla, un astronauta con su traje emerge hacia el vacío mortífero del espacio...

Korolev sabía que los Estados Unidos estaban desarrollando la nave Geminis al mismo tiempo, que iba a permitir a la tripulación despresurizar la nave y trabajar fuera. En lugar de esa estrategia Korolev ordenó a sus ingenieros encontrar una forma de adaptar una escotilla especial para la nave Voskhod.

Se realizaron varios diseños para la compuerta, algunos rígidos, otros flexibles y algunos que podían enrollarse en espiral antes del lanzamiento. Finalmente se escogió una compuerta cilindrica, y que estaría comprimida en 36 pertigas hinchables.

Alexei Leonov

Leonov declaró en una entrevista reciente que su misión estaba aprobada en febrero de 1964. Alrededor de marzo de aquel año, una réplica de la nave fue presentada a un grupo de 20 cosmonautas, Leonov entre ellos.

Korolev dijo a los jóvenes astronautas: "El marinero del barco debería saber nadar." recuerda Leonov. Korolev le dijo a Leonov que se pusiera un traje y que intentara un paseo espacial simulado.

Según los planes el astronauta iba a estar unido con su nave mediante un cordón umbilical. El cordón iba a suministrarle oxígeno y proporcionar una línea de comunicaciones con el comandante y el control de tierra. Una mochila contendría suministro de oxígeno de emergencia.

Los dos cosmonautas iban a llegar trajes espaciales dentro de la nave, de forma que si durante el paseo espacial hubiese una emergencia como un estado de inconsciencia el comandante podría despresurizar la nave, y salir afuera para salvar a su compañero. El comandante debía acoplar el cordón a los hombros de su colega siniestrado y tirar de él hasta la compuerta para que la cabeza entrase primero.

La nave Voskhod alcanzó la órbita con éxito el 18 de marzo de 1965. La tripulación comenzó a preparar a continuación el paseo. El comandante Belayev ayudó a Leonov a preparar su mochila de emergencias y acoplar el cordón.

Leonov salió sin contratiempos por la escotilla despresurizada y abandonó la nave. "Me sentía bien e iba informando de lo que veía" añadió Leonov. Sin embargo, a los 10 minutos del paseo Leonov descubrió un problema. "El traje espacial se estaba comportando de una forma muy diferente a lo que lo había hecho en la Tierra".

El traje se hinchaba, dificultando los movimientos y tirando de sus manos y pies hacia afuera del traje. En el momento que Leonov estaba dispuesto a regresar a la nave las cosas se salieron de control.

"A pesar de que había un buen ajuste mis pies se salían de las botas del traje y mis manos de los guantes", recuerda Leonov. "El trabajo se volvió imposible, traté de agarrar las asas [de la escotilla] pero mis dedos no funcionarían porque no se ajustaban a los guantes y se iban a doblar delante de mi."

Diagrama de la nave Voskhod 2

La situación se complicó por el hecho de que Leonov llevaba una cámara que había recogido del borde de la escotilla.

En ese momento Leonov, sin consultar con el control de Tierra decidió usar una válvula especial para bajar la presión interna del traje en un 200%. "Decidí que había respirado oxígeno el suficiente tiempo para evitar que el nitrógeno provocase burbujas en mi sangre (la llamada narcosis del nitrógeno que sufren los buceadores)", dijo. "había riesgo, pero no tenía otra cosa que hacer, y cuando lo hice todo volvió a la normalidad."

"No pregunté al control de tierra. Me imaginé que no tenía tiempo para ello. Me podía imaginar todas las discusiones [sobre qué hacer]", explicó Leonov. "De todas manera, tendría que ser yo el que lo hiciese todo."

Continuación


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Visitas:
11674
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.