Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chrish escriba una noticia?

Desarrollo y subdesarrollo II

19/07/2016 11:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El catedrático de Bangladesh Muhammad Yunus inventó el concepto de los microcréditos y de la garantía social en 1976

Lucha contra la pobreza

El catedrático de Bangladesh Muhammad Yunus inventó el concepto de los microcréditos y de la garantía social en 1976.

Según Yunus la actitud de los bancos, siempre solicitando avales, no podía constituir una solución para la pobreza ni constituyen una alternativa al alcance de los emprendedores con menos recursos. Siguiendo su experiencia comenzó a pedir como aval que el proyecto que solicitara créditos estuviera integrado en el pueblo o ciudad donde se solicitara.

La concesión de un microcrédito se consigue si el emprendedor demuestra que su comunidad, pueblo o ciudad, le acepta y acudirán a él para satisfacer sus demandas, más aún si hay otros solicitantes a la espera de microcréditos que se esforzarán porque el proyecto salga bien para obtener ellos también dineros.

Un microcrédito puede obtenerse desde unos 25 dólares estadounidenses y el índice de morosidad o de impagados ha demostrado ser inferior a la media de las entidades de crédito.

La idea ha sido un éxito completo y el fondo ha más que quintuplicado sus fondos y sus beneficios. Sin embargo, la idea también cuenta con detractores. Según el diario español El Mundo algunos estudios afirman que los microcréditos pueden ayuda a los menos pobres o a personas que pasan apuros sin ser pobres. En contra proponen, para poder ayudar a las personas más necesitadas de la tierra, regalar cabras u otro tipo de ganado en lugar de cargarlas con créditos.

Por su parte el indú Jockin Arputham propone la opción de que los ayuntamientos concedan la tierra a las personas o familias que tienen instaladas en ella sus infraviviendas. De esta forma se consigue cierta seguridad frente a posibles derribos o desalojos, lo que a su vez permite instalar negocios, recibir servicios públicos como la luz y el agua corriente e incluso solicitar prestamos y créditos avalados por su propiedad.[] A este respecto distintos ayuntamientos esgrimen la dificultad de localizar al auténtico inquilino de las infraviviendas, debido a varias causas como cambios constantes de manos o recelo ante los poderes públicos.

La deuda externa: FMI y Banco Mundial

Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional tuvieron su primer antecedente en el Plan Marshall de ayuda a la Europa Occidental. Las dos fueron creadas para, entre otros fines, estudiar y conceder créditos y préstamos a las naciones para poder acometer grandes inversiones en infraestructura, educación o sanidad principalmente y ayudar así a progresar al país, casos estos más relacionados con el Banco Mundial, o para conceder fondos con los que hacer frente a situaciones en las que los gobiernos no cuentan con liquidez para los distintos pagos que deben realizar, función esta del Fondo Monetario Internacional. Sin embargo para realizar la concesión de préstamos o créditos ambos organismos exigen una serie de garantías y a veces reformas estructurales, especialmente el Fondo Monetario Internacional

Tras la posguerra se logró la reconstrucción de las naciones europeas y Japón (lo que se conoce como el Milagro Alemán y Milagro Japonés). Además todas las naciones participantes consiguieron una convivencia pacífica dentro de la Guerra Fría. Estos dos éxitos hicieron pensar que la política de reconstrucción por medio de préstamos y créditos podía ser exportadas a todas las naciones.

En segundo lugar, durante los años cincuenta y sesenta se vivió un proceso de pujanza económica más o menos permanente. Estas décadas de bonanza parecían indicar que se había encontrado la fórmula del capitalismo en continuo crecimiento.

Entrada a la sede del Banco Mundial. Esta institución facilita créditos para el desarrollo y el avance económico, pero su poder y requerimientos han sido duramente criticados.

En este contexto las dos instituciones y la banca privada comenzaron a prestar grandes cantidades de dinero con muy pocas garantías de devolución, que no se consideraban necesarias. De esta forma olvidaban, según Marc Raffinot, los problemas de devolución vividos en los años treinta.[]

Pero sí se pidió un aval, el del propio pueblo solicitante. Así los fondos se entregaban a empresas privadas, muchas creadas para tal fin, para que realizaran las inversiones que necesitaban o decían necesitar; pero, en caso de impago, la deuda la asumiría el país. En muchos países, como los iberoamericanos, este proceso creo toda un fenómeno conocida como el de la plata dulce.[]

Por desgracia para las dos instituciones y especialmente para los pueblos valedores, la corrupción suele ser muy alta en las naciones subdesarrolladas y buena parte de ese dinero fue sacado del país y llevado por distintos caminos a cuentas en extranjeras. Se calcula que Brasil algo menos del 20% de sus préstamos; pero naciones como Venezuela o Argentina desviaron más del 90%. De esta forma la década de los ochenta del siglo XX se dedicó casi por entero a pagar la deuda y los intereses de esa deuda externa. A esa época se la conoce como la Década perdida, pues en ella poco se avanzó en el desarrollo. En numerosas ocasiones, políticos, intelectuales y ONGs reclaman la condonación de esta deuda por considerarla imposible de pagar, retardadora del desarrollo e incluso inmoral porque resultaba imposible que los prestadores de la misma no supieran todas o parte de las consecuencias que produciría. No pocos artista y humoristas como Frank Delgado le quitan la "x" en sus obras para indicar el carácter de perpetua. Sin embargo, y remarcando el carácter sumamente controvertido del subdesarrollo, la posibilidad de condonar dicha deuda es rechazada no sólo por las naciones o entidades prestatarias (debe recordarse que la mayor parte de la Deuda la concedieron y conceden entidades privadas) sino por autores comprometidos con el desarrollo, es el caso de Donato Ngdongo quien afirma que para la deuda externa existe otra solución más rápida y sencilla, la cual consistiría en que la pagaran los líderes de esos países, se refiere a países africanos, de su propio bolsillo; porque, continua el autor, podrían hacerlo en un solo día y aún les sobraría dinero.[]

Así mismo las reformas estructurales exigidas por el Fondo Monetario Internacional han sido contestadas y discutidas duramente por distintos autores y organismos. Es el caso de la CEPAL, institución que ha criticado la demanda de abrir el mercado de la nación solicitante para permitir la entrada de productos extranjeros, generalmente más baratos y/o de mejor calidad que los nacionales.

Pero las críticas a estas dos instituciones traspasan lo meramente económico. Desde muchos ámbitos distintos, sociales, culturales e incluso de seguridad y militares, se ha criticado el poder que estas instituciones llegan a reunir y las condiciones pedidas o simplemente insinuadas; condiciones que llegan incluso a cuestiones de seguridad interna y soberanía nacional con consecuencias a veces dramáticas. Un ejemplo lo da Greg Campbell; durante la Guerra civil de Sierra Leona la presión de estos dos organismos privó al gobierno de Freetown de una fuerza mercenaria contratada a Executive Outcomes para defenderlo. A cambio de esa privación los dos organismos no ofrecieron alternativas para proteger a la población más que promesas de enviar una fuerza panafricana. La amenaza de no concederle créditos surtió efecto y Executive Outcomes se retiró dejando indefenso al gobierno a la población civil que fue víctima de la Operación Nada con Vida. En esa operación, continua relatando el autor, miles de personas fueron asesinados o sufrieron violaciones y mutilaciones en manos, pies y labios por los soldados del FRU.

Desarrollo y subdesarrollo. Conclusión

En el tema del subdesarrollo y la lucha contra él las conclusiones son desoladoras por lo escaso de las mimas.

Una de ellas es la falta de consenso. No está claro las causas del mismo, ni las medidas para superarlo ni siquiera lo que es realmente el Subdesarrollo. Del mismo modo los hechos no arrojan conclusiones sobre si es superable o insuperable por existir multitud de países que han tratado de desarrollarse consechando grandes y sangrientos fracasos, mientras que otros lo han logrado en pocas décadas.

Otra conclusión unánime es la magnitud del problema, no ya para los pueblos subdesarrollados, sino para toda la Humanidad; pues acarrea multitud de problemas en forma de inmigración incontrolada, destrucción del medio ambiente, piratería... pero al mismo tiempo también es una ventaja para otras naciones en forma de explotación barata de recursos naturales. venta de armas y otros productos industriales, etc. Por tanto el abandono del subdesarrollo es beneficioso y perjudicial al mismo tiempo.

Sobre las causas sólo el clima cuenta con consenso sobre su gran influencia decisiva, sino determinante. Así mismo se descarta la idea de que la raza tenga alguna influencia, pero este tema sólo entre los expertos, porque esta idea sí está muy extendida en determinados países.

En el otro extremo la forma de abandonar el subdesarrollo desde los años ochenta del siglo XX ha ido perdiendo unanimidad. Se consideraba que la industrialización era la forma de superar el subdesarrollo, pero con la revolución informática de los ochenta y la telemática de los noventa la industrialización ya no se considera como la única vía para ello y, aún suponiendo que fuera la única vía, no existe consenso sobre los principales pilares para lograr industrializar una país o región. O, por afinar aún más el problema, no existe consenso sobre la jerarquización de las medidas para lograr la industrialización (seguridad, educación, transporte, sanidad, energía, capitalización, mano de obra formada...) y, si se considera que todas son igual de importantes, la conclusión sería un nihilismo en las actuaciones; pues es imposible atenderlas todas a la vez con la intensidad suficiente.

Así pues el tema del subdesarrollo permanece abierto, pese a la considerable teorización realizada ya desde la Escuela Alemana del siglo XIX, entre otras cosas porque, como se ha dicho ya, permanece la pregunta no ya de cómo se mide, sino ¿qué es el desarrollo?


Sobre esta noticia

Autor:
Chrish (64 noticias)
Visitas:
2304
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.