Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jchpaez escriba una noticia?

"Nuestros desaparecidos" de Juan Mandelbaum

03/10/2009 11:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Nuestros desaparecidos", documental escrito, producido y dirigido por Juan Mandelbaum, es el más serio candidato para quedarse con el premio al Mejor Documental del festival Docúpolis 2009

Nuestros desaparecidos, documental escrito, producido y dirigido por Juan Mandelbaum, es el más serio candidato para quedarse con el premio al Mejor Documental del festival Docúpolis 2009. Hermoso, emotivo, desgarrador, Mandelbaum narra con maestría las historias de los seres queridos que dejó cuando viajó a los Estados Unidos.

Por José-Christian Páez

No es un documental más sobre uno de los períodos más oscuros de la historia argentina. Nuestros desaparecidos es un filme imprescindible para quienes deseen acercarse desde una visión mesurada, pero profunda, para conocer, para comprender. Dotado de una línea histórica paralela a la historia central y a las historias que de ella derivan, da las pinceladas justas para ambientar las vidas que se nos cuentan. Estamos ante un guión y una dirección inteligentes, que engarzan los testimonios y los hechos históricos, con las imágenes necesarias para acercarnos poco a poco al nudo central de la obra. Hay aquí un gran trabajo de investigación, una criba larga, y una producción perseverante para conseguir imágenes de época. La música de Gustavo Moretto, nos acerca más al corazón de esta obra.

El comienzo

Los golpes de Estado parecían parte de la cotidianeidad histórica, hasta que el 24 de marzo de 1976, el general Jorge Rafael Videla inició un período (1976-1983) que será recordado de manera tétrica por los más de 30 mil desaparecidos. Ese 24 de marzo, para Mandelbaum y los suyos, comenzaba una nueva pesadilla, este nuevo golpe pareció un despropósito de la vida, una equivocación más de la historia. El hogar seguro, el refugio que había sido la Argentina para ellos que habían escapado de la barbarie nazi, se tornaba a una cueva hostil, fría y oscura.

Le había antecedido una época de ideología candente, en la cual, para los grupos de izquierda, la opción de la violencia aparecía como una vía aceptable con tal de alcanzar los ideales de igualdad social. Mandelbaum expresa que, por su experiencia, la suya y la de su familia, rechazó siempre esa vía, y optó por el trabajo social con los niños, por los campamentos de verano, por ofrecerles la oportunidad de una nueva vida, por abrirles nuevas ventanas a sus ojos.

Pero ese golpe militar provocó una escisión en sus vidas, un nuevo antes y un nuevo después. Mandelbaum, sabiéndose inseguro, buscó un nuevo hogar y viajó a los Estados Unidos. Dejó una vida, dejó ese trabajo con los chicos, su desamparo era el desamparo de muchos. Treinta años después busca el rastro de su ex-novia, Patricia Dixon y descubre con dolor que es una de esos 30 mil desaparecidos. El shock es total. Se decide a saber la verdad de cómo esta mujer sensible, delicada, pasó a formar parte de esa lista infame.

A través de la huella de los amigos de ella y de sus propios amigos y conocidos, va entretejiendo esa parte de la historia que conectará ese pasado con su presente. Jorge Luis Chinetti, María “Mini” Adelaida Viñas, Carlos Goldenberg, los hermanos Beláustegui (Valeria, Rafael José, y Martín), Marcelo Weisz y su esposa Susana, son nombres que acompañan nuestras lágrimas. La historia se va armando con los testimonios de quienes les conocieron. Vamos comprendiendo porqué se hicieron montoneros o se integraron al Ejército Revolucionario del Pueblo. Están aquí también las traiciones que padecieron de parte de los dirigentes y de los políticos de la época.

La vida hoy

Los únicos que no traicionan son sus amigos vivos, porque aunque ellos no están, permanecen vivos por el recuerdo de sus familias, de sus amigos y de sus conocidos. Porque como dice Ruth Weisz, la mayor maldición que conoce la tradición judía “es la de que te olviden”. Profundamente emotiva, Nuestros desaparecidos mantiene el equilibrio de la emoción recordada en la tranquilidad (sigo a Wordsworth), lo cual le confiere una atmósfera poética, no obstante la tragedia y lo escabroso de los hechos que aquí se narran. En este documental no cabe la palabra olvido, ni la palabra odio, sólo cabe la palabra amor, porque esta obra es un flujo y reflujo para sentir y para comprender. No hay reproche. No hay ánimo de venganza. Hay meditación y un hombre que observa desde una sensibilidad que defiende el derecho a la vida.

"Nuestros desaparecidos" es un filme imprescindible para quienes deseen acercarse desde una visión mesurada, pero profunda, para conocer, para comprender

El año 1992, la hermana de Patricia, Alejandra, escribió un poema y lo publicó en Página 12/ como recordatorio de sus hermanos: ella, Tete y Guillermo:

A Patricia L. Dixon

Secuestrada el 5 de septiembre de 1977

Hoy que todavía falta

lo que faltaba hace tiempo

aún nos queda la memoria

aunque prefiera el silencio.

Aunque ya no esté de moda

aunque parezca vencida

sigue esperando serena

y se lame las heridas.

Duerme en medio del naufragio

y sueña que se despierta

en el corazón de un hombre

que se sacude la pena.

(Publicado en Página 12, sábado 5 de septiembre de 1992)

Mandelbaum pareciera ser ese hombre “que se sacude la pena”, pero puede ser cualquier hombre, o cualquier mujer, que descorre un velo con tanta suavidad que todo aquello nos parece un sueño, un mal sueño que no se debe olvidar. Porque historias como la de este período, en cualesquiera de los lugares donde acaecieron, suelen ser material fácil para la morbosidad.

Sin embargo, Nuestros desaparecidos no es un documental más por eso, porque es un continuo ejercicio de amor escrito desde el amor, en tiempos en los cuales el amor es tan difícil conservarlo. Y no sólo es una reivindicación y una salvación para quienes padecieron los horrores de lo más bajo del instinto humano, es también una luz para todos nosotros.

Se proyectará este sábado 3 de octubre de 2009, a las 20:10 horas, en el Auditori del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB, Montealegre, 5, 08001 Barcelona. Adhesión: 4 euros), compitiendo por el premio al Mejor Documental.

Ficha Técnica

Documental: Nuestros desaparecidos

Duración: 99’ (EEUU, 2008)

Guión, producción y dirección: Juan Mandelbaum

Montaje y co-producción: David Carnochan

Director de fotografía: Vicente Franco

Música: Gustavo Moretto

Productora asociada: Lucía Mandelbaum

Más información

Las producciones más arriesgadas (Sies.tv)

Docúpolis


Sobre esta noticia

Autor:
Jchpaez (18 noticias)
Visitas:
19175
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.