Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

Desafíos para Latinoamérica en Desarrollo Sustentable (I): Tendencias Internacionales

26/08/2009 10:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ya es un hecho que la tendencia a nivel internacional irá en relación a la implementación a nivel tecnológico de sistemas de captura de Gases de Efecto Invernadero

Ya es un hecho que la tendencia a nivel internacional irá en relación a la implementación a nivel tecnológico de sistemas de captura de Gases de Efecto Invernadero con la consecuencia de sistemas de comercio de las mismas para empresas que no puedan realizarlo. Esto, a pesar que la industria en sus inicios ha planteado “potenciales” efectos en la pérdida de utilidades y competitividad por el aumento de sus costos industriales.

Sin embargo, la postura ha empezado a cambiar debido principalmente a que los líderes de opinión como políticos han reconocido al interior de sus legislaciones los efectos de las emisiones sobre la salud pública incorporando reformas a las normas de calidad primaria a favor de la salud pública. Los sistemas de Cap and Trade o Límite y comercio a las emisiones no es un sistema nuevo; este fue creado en la década de 1980 por el Dr. Dan Dudek, un economista del Environmental Defense Fund en vista de combatir la lluvia ácida. Sus estudios convencieron al primer presidente Bush a incluir en el Acta Ley de Aire Limpio de 1990, y en 2000 límites a las emisiones de dióxido de azufre principal agente de la lluvia ácida, resultando en la disminución de las mismas a una pequeña fracción de las estimaciones originales, con un cumplimiento del 99% porque su mandato era inevitable.

Hoy, este sistema ha empezado a ser aplicado a las emisiones de carbono siendo adoptado internacionalmente desde el protocolo de Kyoto lo cual ha permitido premiar indirectamente a las empresas que pueden ser altamente eficientes en reducir sus emisiones; permitiéndoles además valorar en el mercado tales esfuerzos, los cuales pueden ser vendidos a empresas que no poseen tal capacidad. Sus implicancias van directamente a la inserción de nuevas tecnologías, disminución de sus costos y obviamente la implementación de sistemas eficientes de energía como de estilos y mejoras en la calidad de vida de los ciudadanos.

En relación a lo anterior, el presidente de la comisión de Desarrollo Sustentable de UK, ha planteado dar un impulso extra al desarrollo de tecnologías de Captura de carbono y almacenamiento debido al inevitable aumento del consumo de carbón para la generación eléctrica. Por el contrario a la tendencia mundial, la generación termoeléctrica no se ha estigmatizado debido a sus emisiones sino que por el contrario se le ha exigido la implementación de estos sistemas que ya en Alemania funcionan en diversas fuentes fijas, pero que ahora deben ser escaladas a gran escala mediante el plan de demostración de estos sistemas a nivel de generación de 300MW. Esto de pasada envía una fuerte señal al sector de transporte aéreo en la reducción de sus propias emisiones incluyendo los procesos de pirolisis de conversión de desechos a energía. Aunque usted no lo crea, la interconexión de mercados funciona, ya que en EEUU y en China se ha empezado a poner este tema en debate, tanto en la reducción de emisiones en cada vuelo, como de la producción de nuevos Biocombustibles para tal industria incentivando incluso la construcción sustentable de aeropuertos y pequeñas ciudades autosustentables alrededor de estos. Ah, sí, EEUU y China han creado acuerdos de cooperación en términos de promover el desarrollo de industrias verdes, algo que re posiciona el mapa desde la competencia entre estos Estados a la cooperación en temas ambientales.

Para países en vías de desarrollo puede parecer injusto el adoptar compromisos de reducción de emisiones; sin embargo, estas pueden ser una gran oportunidad para atraer inversiones y sustentar una nueva industria verde que nos permita mantener competitividad como la absorción de conocimientos desde países desarrollados. Tal oportunidad proviene en la medida que a pesar de tener los fondos para tales inversiones los espacios de crecimiento son escasos, debiendo Latinoamérica aprovechar estas instancias para realmente producir una “segunda fase exportadora”.

Ahora bien, estos nuevos estándares no sólo van a ser aplicados a la industria sino también al sector comercial, siendo en Latinoamérica, Chile y Brasil especialmente dos naciones con las capacidades de liderar un movimiento sudamericano donde en Copenhague se negocie el compromiso de transferir tecnologías a cambio de crecer de forma verde. Si no me cree mire el ejemplo de India y China quienes a través de generaciones han atraído a su recurso humano con postgrado los cuales ya han empezado a dejar las multinacionales para formar ellos mismos sus propias empresas y donde ahora la idea no es sólo copiar sino hacer y de calidad.

A nivel de política internacional, después del desconocimiento patético a estas tendencias de la administración Bush, la administración de Obama está desarrollando un plan integral de ahorro y eficiencia energética liderado por el Dr. Steven Chu (premio Nobel) por medio del actuar de instituciones gubernamentales como “ciudadanas”, las cuales de forma conjunta se encuentran incluyendo proyectos de más y mejor investigación, como también el desarrollo de plataformas para la creación de puestos de trabajo al interior de las mismas industrias que serán creadas o reformadas y que promuevan la sustentabilidad ambiental.

A nivel local, los municipios también han sido llamados a sumarse por medio de promover el desarrollo de planes sustentables de crecimiento para sus pueblos y ciudades, involucrando una socialización global de estos temas a modo de hacer una “bajada de página” al ciudadano común. El ciudadano “de a pie” como usted o como yo agradece no sólo el tenor educacional de los temas de sustentabilidad sino que también la capacitación asociada para ocupar los puestos de trabajos que serán creados de acuerdo a las nuevas necesidades de la industria.

Ojo, cuando me refiero a las nuevas necesidades de la industria me refiero a cosas tan básicas ejemplificadas en que para la instalación de techo verde se necesitan obreros calificados no sólo en su instalación sino también en su mantención así como jardineros especializados en el tipo de especies que pueden ser utilizadas.

Ya es un hecho que la tendencia a nivel internacional irá en relación a la implementación a nivel tecnológico de sistemas de captura de Gases de Efecto Invernadero

Las políticas globales y locales obviamente ha llevado a fortalecer la industria del reciclaje y de la minimización de residuos, permitiendo además extender los tiempos de vida de los rellenos sanitarios los cuales ahora pueden contar con materiales de desecho ricos en materia orgánica desde los cuales se puede extraer gas para ser transformado en energía eléctrica distrital.

Aunque usted no lo crea, la “bajada de pagina” se ve reflejada en campañas que no han sido AISLADAS sino integrales a nivel de políticas públicas. Estas campañas son como las que usted ya conoce a modo de “comparte el auto”, “reutiliza tu botella de agua”, “rescata el agua lluvia para regar las plantas”, “reutiliza las hojas caídas como material de compostación”, “camina más (también tema de salud)”; “usa el transporte público cuando sea necesario”, entre otras tantas. En conclusión el tema no se ha focalizado sólo en la industria, sino también en el ciudadano.

A nivel privado, al conversar con empresarios una de las preguntas recurrentes se relaciona al cambio tecnológico y acerca del cómo financiar tal revolución tecnológica. Aunque usted no lo crea, numerosos inversionistas en tecnología están buscando poner billones de dólares en tecnologías rupturistas desde Silicon Valley a Shangai apostando al éxito que alguna vez tuvieron innovaciones como Amazon y Google.

A diferencias de las inversiones anteriores los modelos de inversiones actuales apuestan a ser una mezcla entre los Venture Capital y los modelos conservadores de inversión siendo aplicados ya al desarrollo de energías limpias. Esto ha impulsado incluso a la creación de agrupaciones bajo modelo de Fondos Mutuos enfocados a este tipo de tecnologías ganando cada vez más adeptos y forzando a las escuelas de finanzas a formar “nuevos líderes financieros” con un lenguaje altamente técnico y cada vez más fuera de los números.

Esta “nueva ola” de inversiones está siendo focalizada en nuevas y actuales industrias quienes ya han hecho el esfuerzo de reducir sus emisiones como de ser altamente eficientes energéticamente, transformándose en polo de atracción a créditos, préstamos e inversiones para nuevos intra-emprendimientos. Incluso es más, los nuevos emprendimientos ya no sólo están asociados a las grandes industrias de generación de energía sino a toda la cadena asociada a esta, la cual va desde el desarrollo de software, nuevos materiales, sistemas de almacenamiento de energía y nuevos sistemas de construcción por nombrar algunos. Uno de los modelos de negocios que se encuentra tomando cada vez más fuerza se relaciona al cofinanciamiento para disminuir el riesgo entre el sector público y privado, creando una especie de “Banco Verde” el cual subasta los créditos de carbono futuros a recibir, transformado en préstamos a tiempo actual; es decir, si una empresa demuestra que su inversión producirá US$X millones por venta de bonos, alguien presta hoy aquellos US$X millones a cambio de tenerlos a su disposición futura, los cuales obviamente valdrán más (los límites a las emisiones aumentarán encareciendo el valor de la emisión) y que será el retorno de la inversión. Esto está llevando a la innovación de los actuales modelos de negocios algo que en la cultura latinoamericana aun no existe.

Estimados, esta es la primera de numerosas columnas que empezaré a escribir acerca de ejemplos de acciones conjuntas que fortalecen la implementación del desarrollo sustentable y que Latinoamérica pudiera implementar.

Lo anterior es una muestra del cómo acciones conjuntas y NO PUNTUALES ayudan a forjar una economía verde. Una “guinda para la torta”: En Washington reportes han sugerido un movimiento de inversiones silenciosas por más de US$150 billones que no sólo levantarían al actual desempleo sino también la creación de nuevas rutas para la creación de nuevos puestos de trabajo (fuente del Instituto de Investigación de Economía Política) en estudios realizados por el Dr. Sekou Franklin. Estos han estimado el potencial de creación de 15.000 puestos nuevos en una sola región los cuales requerirán desde profesionales con postgrados hasta puestos relacionados a jardinería, electricistas, metalúrgicos y maestranzas entre otras, con la consiguiente creación de nuevas conductas al interior de la ciudadanía y aumento de la calidad de vida.

Creamos o no en el cambio climático, la acumulación de gases de efecto invernadero es real y efectos de algún tipo tendrá; y que por lo menos ya los tiene a nivel de adopción de políticas públicas y nueva economía.

Por tanto ya es tarde hablar de enfrentar el cambio, lo correcto es decir hay que adaptarse a él.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
12897
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.